Los juveniles argentinos, luego de sus dos primeros partidos,  nos comentaron como están viviendo esta concentración nacional en Tucumán.

Jugar  con esta camiseta y en mi provincia es un sueño que me llena de orgullo, desde que jugaba en las infantiles del club soñaba con representar al país y hacerlo de local, es un sueño cumplido.

En esta concentración estoy tratando de dar lo mejor de mí, día a día, ya que esta oportunidad no se da todos los días. Estoy atento a todo lo que piden los entrenadores y lo que me dicen los compañeros, ya que algunos tienen experiencia mundialista y  trato de aprender.

Vivo este proceso día a día, dando lo mejor de mi. Hoy mi objetivo era dar lo mejor en el partido y dejar bien parados a mi club y a toda mi familia.

Los entrenadores nos piden respetar el sistema, sobre todo la disciplina tanto en lo individual como en lo grupal.

La verdad que es muy lindo que mi familia y mis amigos ne vean jugar con esta camiseta, un sueño cumplido y sentirme apoyado es lo mejor que me puede pasar y obvio esperando que pueda estar en el mundial. Ojalá que así sea. Mateo Carrera

Me sentí bien en el partido, creo que hubo muchas ganas y eso fue positivo; pero fue el primer partido del año, nos costó un pico entrar en ritmo, nada muy contento con el equipo. Creo que le metimos buena intensidad, arrancamos bien; por momentos nos fuimos del partido, la.cancha.estaba mojada, pero muy contento es el primer partido del año y es una buena plataforma para buscar llegar a lo más alto.

No me pesa ser uno de los experimentados de plantel, no me pesa. La experiencia del año pasado me encantó y me sirve para lo que viene, así que nada, tratando de ayudar a los chicos nuevos, con muchas ganas y ojalá me sirva la.experiencia del año pasado.

También soy consciente que es un nuevo proceso y ojalá pueda estar en la lista de los elegidos, tampoco me puedo relajar y ojalá pueda estar, es lo que uno sueña.

Es la primera vez que vengo a esta provincia, la gente muy amable, nos atienden muy bien, eso si se entrena con mucho calor pero nos atienden muy bien. Bautista Daireaux

Ser parte de este proceso es una sensación muy linda, que cuesta mucho llegar y por eso hay que entrenarse y darle para adelante.

Los entrenadores nos piden que seamos lo más sueltos posibles y que disfrutemos.

En mi casa, mi familia están muy contentos y felices por el momento que estoy viviendo.

La verdad que es imposible controlar la ansiedad, ya que uno no sabe si estará o no en la lista definitiva, lo lindo es que cuento con el consejo y el apoyo de todos en mi club. En el caso de no quedar vuelvo automáticamente al club.

Tengo muchas ganas de estar y cumplir mi sueño. En cuanto al partido de hoy lo vi muy duro, tuve un bajón  al principio por un nock on que cometí; pero luego revertí eso y le di para adelante.  Agustín Mansilla

Ser uno de los experimentado me hace sentir presión, la presión de saber que si uno que ya jugo un mundial se equivoca permitirá a los nuevos equivocarse, por lo que me exijo mucho.

Los entrenadores nos dan mucha tranquilidad y confianza y nos piden que disfrutemos este momento, pero te repito la presión me la pongo yo mismo.

Jugar en mi provincia y con la compañía y el aliento de mis familiares y amigos es muy lindo, saber que todos te apoyan y alientan.

Si bien ya estuve en el mundial del año pasado, formo parte de este nuevo proceso, con un nuevo staff, que nos dan toda la confianza pero hay que trabajar para quedar en la lista definitiva y ojalá que pueda ser parte de ello. Gonzálo García

Venir  a jugar a Tucumán es siempre una parada difícil, porque se conoce las ganas y el entusiasmo y  el esfuerzo, el sacrificio que le ponen los chicos de Tucumán, por eso decidimos venir, porque sabemos que es un lugar donde los juveniles se pueden medir con un muy buen rugby.

Creo que los dos partidos fueron buenos,  dinámicos. Tucumán Rugby presentó un muy buen juego a mi gusto. Y nosotros venimos llevando un proceso y preparando también un juego dinámico y estos partidos se juegan así.

En cuanto al juego hay cosas para corregir todo el tiempo, lo importante es que ello estén encontrándose dentro de la cancha, ya que son cuarenta, tenemos que lograr unificar entre todos y en el tiempo que tenemos, desarrollar nuestro juego.

Nos costó el scrum, pero hay que tener  en cuenta que son chicos de diecinueve años de promedio, que se enfrentan con jugadores muy experimentados y sólidos, fuertes de veintisiete y veintinueve años. Hay una diferencia de edad y solidez bastante importante, así que no es poca cosa; Tucumán tiene siempre buenos scrums y sólidos.

Por eso vinimos a jugar acá, porque sabemos que es un rugby muy duro. Lo que le pedimos a los chicos es que hagan lo que practicamos, esto es continuo, si logramos llevar adelante lo que practicamos los resultados pueden venir, porque practicamos eso; pero si cada uno hace lo que quiere es muy difícil que los resultados llegue. Enrique Pichot – integrante del staff técnico

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+