Los protagonistas de la Copa de Oro le pusieron calor y color a la gris tarde tucumana. Las hinchadas, los cántidos, las banderas, las trompetas… el silencio respetuoso para los pateadores. Hugo ganadores y perdedores desde lo deportivo pero para el Rugby Tucumano fue una verdadera fiesta.