Wallabies – All Blacks, arranque fallido

0000075462-TOOMUA WALLABIES ALL BLACKS 2014Se esperaba más entre Australia y Nueva Zelanda, pero la lluvia en Sydney complicó todo. Los Wallabies soñaban con un triunfo y lo tuvieron en sus manos. Porque jugaron los últimos 10 minutos con uno más, y en varias oportunidades quedaron al borde del try. Pero a los All Blacks, con su férrea defensa, les alcanzó para por lo menos no perder en el debut en el Rugby Championship. Un 12-12, que no debe haber dejado conforme a ninguno de los dos.

De entrada la lluvia fue protagonista, y por eso ese juego abierto y de pases que ambos tenían como intención proponer se hizo difícil. Incluso las patadas, aunque tanto Aaron Cruden como Kurtle Beale empezaron firmes en los minutos iniciales. El 10 de los All Blacks acertó tres de cuatro, y el aussie, la gran sorpresa de Ewen McKenzie en la formación, metió la única que tuvo.

Con el correr de los minutos, la impresionante defensa de los neozelandeses se fue imponiendo y le cerró todos los caminos a los Wallabies. Poco de Israel Folau, la estrella local, y casi nada de Adam Ashley-Cooper, héroe en la final ganada por Waratahs a Crusaders hace dos semanas, en ese mismo estadio. En cambio, los tackles de Richie McCaw, Luke Whitelock y Kieran Read se daban por todos lados y obligaban a cometer penales al rival.

Fue todo parejo y sin chances de try, hasta el final. Porque ahí los australianos arriesgaron. No pidieron palos de un penal factible a los palos y fueron al line. De esa jugada no sumaron puntos, pero sí vio la amarilla el pilar Wyatt Crockett. Otra vez, en lugar de descontar tres puntos, pidieron scrum por la ventaja numérica en esa formación por la amonestación anterior. Tras varios intentos, una nueva infracción ya con tiempo cumplido, y ahí sí Beale pateó. Todos pensaban en irse al descanso 9-6 y con la sensación de que el partido estaba cerca. Pero, la apuesta de McKenzie, falló. El no es un pateador confiable y lo demostró. Su envio pegó en el palo, y Australia que tenía todo para irse en alza, se fue con la cabeza abajo.

En el complemento, otra vez Australia impuso condiciones. Lo acorraló y lo obligó a cometer infracciones, muchas más que de costumbre. Y con dos penales, Beale igualó el duelo en 9-9. Pero cuando el local tenía las condiciones favorables, un error propio o una virtud de su rival, lo alejaba de la chance de pasar al frente. Por eso, sólo tres minutos después del empate del apertura australiano, Cruden tuvo su chance y dejó la chapa 12-9 para Nueva Zelanda.

Con los cambios, los Wallabies tuvieron otro ritmo. Fue clave Higginbotham, por su actitud, y el gigante Will Skelton, por su tamaño y fuerza para ganar metros. Con ellos, Australia se puso adelante. Y Beale volvió a empatar el choque con tres puntos más en su cuenta personal. Encima, los de negro se quedaban con uno menos por una infracción alevosa en un ruck del ingresado Beauden Barrett. Todo para ganar para Australia. Los 10 minutos finales y eran 15 contra 14.

Sin embargo, de la salida, Nueva Zelanda lo metió en su campo. Empezaron a pasar los minutos, y los dueños de casa no encontraban el rumbo. Bernard Foley ya estaba de 10 por Beale, pero sin chispa. El incansable Michael Hooper seguía corriendo por todos lados, y Ashley-Cooper aparecóa un poco más. Así, se fueron acercando, pero sin un juego claro. Lo tuvieron entre Nathan Charles y Pat McCabe, pero los neozelandeses los pudieron sacar en la bandera. Se escurrían las chances.

El final fue emotivo. Australia fue en busca del triunfo, ese que no se da desde el Tres Naciones 2011. Y Nueva Zelanda defendió el empate con uñas y dientes. Y lo consiguió. Incluso, la última fue de ellos. Porque el árbitro Jaco Peyper les dio un penal, y con tiempo cumplido, la jugaron de su campo. Sí, otra vez. Ya con Barrett en cancha, lo intentaron. Pero no pudieron.

Un 12-12 que no quedará en la historia. Pero que dejó abierto el futuro de ambos en este Rugby Championship. La próxima semana se verán las caras en Auckland y seguramente todo será muy diferente.

 SINTESIS:

AUSTRALIA (12): 15 Israel Folau, 14 Pat McCabe, 13 Adam Ashley-Cooper, 12 Matt Toomua, 11 Rob Horne, 10 Kurtley Beale, 9 Nic White, 8 Wycliff Palu, 7 Michael Hooper (c), 6 Scott Fardy, 5 Rob Simmons, 4 Sam Carter, 3 Sekope Kepu, 2 Nathan Charles, 1 James Slipper.

CAMBIOS: ST 26´ Nick Phipps por White y Scott Higginbotham por Fardy; 30´ Bernard Foley por Beale, Pek Cowan por Slipper y Will Skelton por Palu; 38´ Ben Alexander por Kepu.

Suplentes: 16 James Hanson, 23 Tevita Kuridrani.

Entrenador: Ewen McKenzie

NUEVA ZELANDA (12): 15 Ben Smith, 14 Cory Jane, 13 Malakai Fekitoa, 12 Ma’a Nonu, 11 Julian Savea, 10 Aaron Cruden, 9 Aaron Smith; 8 Kieran Read, 7 Richie McCaw (c), 6 Jerome Kaino, 5 Sam Whitelock, 4 Brodie Retallick, 3 Owen Franks, 2 Dane Coles, 1 Wyatt Crockett.

CAMBIOS: ST 7´ Ben Franks por Crockett; 12´ Keven Mealamu por Coles; 18´ Ryan Crotty por Nonu; 23´ Beauden Barrett por Cruden; 30´ Sam Cane por Kaino; 31´ Joe Moody por O. Franks.

Suplentes: 19 Steven Luatua, 21 TJ Perenara.

 Entrenador: Steve Hansen

PUNTOS EN EL PRIMER TIEMPO: 3´ Penal Cruden (NZ); 11´ Penal Beale (A); 15´ y 22´ Penales Cruden (NZ). Resultado parcial: Australia 3-9 All Blacks.

PUNTOS EN EL SEGUNDO TIEMPO: 4´ y 17´ Penales Beale (A); 20´ Penal Cruden (NZ); 30´ Penal Beale (A).

AMONESTADO: PT 38´ Crockett (NZ); ST 29´ Barrett (NZ)

Estadio: ANZ, Sydney
Referee: Jaco Peyper
Assistant Referees: Romain Poite, Stuart Berry
TMO: Shaun Veldsman