Voces de la fiesta del TDl «A»

20160515_153925El ex aeropuerto se vistió de fiesta, con el colorido de una hinchada local  que se preparó de la mejor forma y un escaso número de rosarinos muy bullicioso que alentaron a su equipo, todos se fueron contentos por la entrega de ambos bandos y los protagonistas nos dejaron su palabra:

Fue una final tremenda, sabíamos que vinimos al mejor lugar para jugar una final del campeonato del interior. Tucumán es esto, pasión, es locura, es muy lindo.

Es muy lindo venir acá, ser reconocido como club, salir ovacionado, dejando too dentro de la cancha y nada que reprochar, creo que el juego fue digno de una final, muy cerrada, terminó ganando el que mejor hizo las cosas y el que menos s e equivocó.

La verdad que la cancha está en mal estado pero bueno, los partidos de rugby también se juegan con barro y también dejan enseñanzas y  que seguir aprendiendo de esto.

Ojalá que este equipo se levante rápido, porque hizo todo muy bien. le dije recién que levante la cabeza por haber dejado todo y formar parte de un gran equipo. Rodrigo Crexell, un emocionado, entrenador de Jockey Club de Rosario

Fue un partido durísimo, las condiciones no eran las mejores, la cancha estaba inundada. No se podía jugar, el scrum se caía, no se pudo hacer juego. Ninguno de los dos equipos pudieron hacer su juego, a ellos se les abrieron los espacios y a nosotros no.

La clave fue esa, porque la actitud de los dos equipos fue buena. Nosotros defendimos bien siempre, ellos encontraron los espacios. nos vamos conformes por la entrega.

Nosotros vamos a levantar la cabeza, estamos acostumbrados a levantar, la cabeza. Volvemos a entrenar y el sábado arrancamos el otro torneo. Valentín Gómez Comba, Hocker del Jockey de Rosario

Creo que merecíamos esto, hacemos mucho esfuerzos, todas las semanas, todo el año. hace un año que venimos trabajando con los mismos entrenadores y sabíamos que en algún momento se tenían que dar los resultados. y bueno gracias a Dios llegó.

la defensa fue la clave, el que vea el partido se dará cuenta que fuimos muy superiores e hicimos hincapié en lo que nos piden los entrenadores todo en el tiempo, la defensa.

Gracias a Dios se acabaron los doce años de maleficios, ya era el momento, el grupo estaba, estabamos bien y el club necesita estar donde tiene que estar y es acá en lo más alto.

Ahora vamos de a poco, el regional es más largo, este es un torneo corto que no te da tiempo a que corrijas los errores; pero ahora el regional nos va a dar mas tiempo y con mucha más paciencia aprovechar el recambio para poder llegar lo mejor posible. Hugo Salazar, tercera línea de Los Tarcos

Tremendo lo que se siente, como entrenador ver jugar a mi hijo, desde chiquito el nos acompañaba, estaba con nosotros, viajaba, compartía los vestuarios.  Mamó bien la sangre bostera por lo que estoy muy orgulloso por mi hijo y por el torneo. fue tremendo el partido que jugaron todos los chicos.

La clave pasó por el pack de forwards y la defensa muy dura nuestra, nuestra idea era terminar con el ingoal en cero. Sabíamos que ellos tienen un juego muy bueno y lo charlamos durante toda la semana de su pelota viva buena y teníamos que cortar ese circuito. La defensa hizo todo lo trabajado.

Se acabó la sequía, tras doce años de espera al fin se dio, lo que se siente el muy lindo, lo que tienen que saber los chicos es que no tienen techo, es un equipo joven, un equipo que juega mucho más, así que tienen que seguir creciendo, seguir entrenándose para mantener al club en lo más alto posible.

Mi mamá dice que la cábala soy yo y que yo tenía que llegar a la primera para que ganarán. Lo cierto es que formamos un grupo muy unido que trabajamos duro martes y jueves. Le dedico esto a toda mi familia, al club, no tengo palabras, me cuesta hablar, estoy muy contento y se lo dedico al club que es toda mi familia.  Omar y Santiago Portillo, entrenador y octavos del equipo campeón.

No te puedo compartir todo lo que siento, luego capaz que lo comparto porque estoy viendo esto que recién comienza. Pero de doce años que no se lograron títulos, yo juego hace diez en el plantel superior, siempre fue de entrenamiento y sacrificio y no alcanzamos lo que hoy.

Estuvimos cerca en el 2006, en el 2009, lo bueno es que el club recupere su lugar y luche por alcanzar lo que costó el sacrificio de tantos años.

Fue durísima la final como toda final y a nosotros nunca nos resultó nada fácil. pero siempre estuve seguro de cada uno de mis compañeros, si bien yo me incorporé al equipo para este partido, pero como defendieron estos chicos en la semifinal en Córdoba con once jugadores daba la pauta de donde esta parado este equipo y a donde llega el corazón de los chicos en defensa.

hoy festejamos y el martes a la noche de vuelta scrum, entrenamiento para darle la razón a Omar, no hay techo, falta el regional, es un año que recién empieza y es hermoso empezar de esta manera. Javier Villafañe, pilar de Tarcos.

Es una responsabilidad muy grande ser capitán de este equipo, que no era lo pensado para este año, ante la baja de Leo Bebilacqua, un jugador muy importante para nosotros, me toco agarrar el timón de este barco y creo que por mi corta edad siempre estoy respaldado por mis compañeros. Quizás me equivoco en las decisiones; pero siempre apoyado por el resto de los muchachos que aportan su cuota de experiencia y puedo sobrellevar los momentos complicados, en donde hay que tomar buenas decisiones para llevar al equipo a lo más alto.

La verdad que ser capitán y lograr el campeonato es único, lo charlabamos con los chicos en el vestuario ya que cualquier jugador que llega a la primera sueña con eso, hay gente con experiencia, que se quedó en el 2006, luego en el 2009, como dice el dicho la tercera es la vencida y hoy se dio y estamos festejando con toda esta gente que nos acompaña siempre, así que feliz.

Ahora no tenemos que aflojar, nos dimos cuenta que podemos. Quizás al equipo le faltaba un poco de confianza, un impulso para caer en cuenta de la calidad de nuestros jugadores, del compromiso que hay y que nos podemos plantar de igual a igual al que venga. Nos enfocaremos en el regional, en donde tuvimos un buen inicio yse vienen la seguidillas de partidos duros y vamos para adelante que ese el es próximo objetivo.

Tarcos fue campeón por la unidad, la humildad y el sacrificio del grupo, en una buena fusión de las camadas viejas con las jóvenes,donde cada uno aporta los suyo. Y ponemos siempre el equipo adelante, sacando al equipo de los momentos difíles y recuperar la mística del club.

Este logro es de todos, del club, debo agradecer a mi familia, a mi novia, los amigos, a todos los que están con nosotros. se dedico a todos pues lo que vivimos hoy no lo viví nunca. una verdadera fiesta. Federico Lazarte, Hocker y capitán del campeón.