Una verdadera joya para el mejor espectáculo

El estadio Ciudad de La Plata será la sede de uno de los eventos deportivos más importantes de los últimos años, y cualquiera sea el resultado, esta «joya» albergará una verdadera fiesta. De ganar los Pumas será una hazaña hecha realidad. De ganar los All Blacks los de negro se consagrarán campeones de la primera Personal Rugby Championship. Lo cierto es que tanto el estadio como el partido dos cosas dignas de admirar y que nadie se quiere perder.

Esta joya moderna tiene dos canchas móviles: mientras una trabaja adentro, la otra descansa y recibe cuidados afuera. Para el choque entre Pumas y All Blacks se optó por el que estaba puesto y no por el sin estrenar.

Para el partido del sábado, el largo del campo de juego quedará de 115 metros (ancho de 65). 10 metros  para cada ingoal y 95 metros para que los protagonistas luchen por la ovalada. Los palos también ya están paraditos: fueron mandados a fabricar especialmente y miden 14,5 metros.

Cuenta con cuatro vestuarios, el de los locales será utilizado por los All Blacks y Los Pumas utilizarán el de visitantes.

Habrá cuatro pantallas gigantes, fruto de desarmar el cubo leds que estaba colgando  en el centro de la cancha para llevarlos  al las parte superior de las plateas. Además tiene 52 palcos VIP -con lujosa vista a la cancha- para estrenar en la ocasión. En ese nivel además se inaugurarán dos espacios multiusos para gastronomía y hay cuatro family room para dejar a los niños durante el partido.

La prensa también gozará de máximas comodidades y disfrutaremos al máximo de ser parte de esta fiesta.

La capacidad rondará los 45.000, entre 40.000 lugares en el campo de juego y unos 4.500 en los palcos. Con localidades agotadas con dos meses de anticipación, no cabrá ni un alfiler.

Fuente: Olé