Una remera, una bandera, una oración

El plantel de Tucumán Rugby con remeras y la bandera de aliento para El Avión. (Foto:

El plantel de Tucumán Rugby con remeras y la bandera de aliento para El Avión. (Foto: Martín Beckman)

Este fin de semana, antes del inicio del partido ante Urú Curé, el plantel de Tucumán Rugby ingresó con remeras y una bandera en apoyo a uno de los personajes más queridos en el club de Marcos Paz. Su historia.

Su nombre es Ignacio Retondo y volar como él, vuelan pocos. «El avión», es fanático de Tucuman Rugby, vive en Yerba Buena y es un simpático personaje del club, esos que están horas y horas y forman parte de la geografía de la institución.

«Nacho» tiene una función especial dentro del contexto de los domingo por la tarde, es el teeman oficial del equipo de Marcos Paz, el que entra corriendo a toda velocidad a dar el tee o base, donde los pateadores apoyan esa guinda ovalada para sumar en el marcador, no importa división, no importa horario, tampoco el día, «El Avión» tiene su momento, esos 30 segundos donde todos prestan atención a su corrida a toda velocidad para cumplir una función tan especial que se le otorgo.

La tribuna lo aplaude,se emociona, ríe y se sorprende de la dedicación e importancia que le da a esa sencilla pero reconfortante tarea.

Esta semana «El Avión» jugó su partido más importante. Una insuficiencia cardíaca congénita lo hizo ingresar al quirófano el lunes pasado para que su corazón verdinegro siga latiendo al ritmo de los aplausos de la tribuna.

Por eso toda la familia de Tucumán estuvo alerta y rezando.

Por eso, no sorprendió que la primera división este sábado, frente a Urú Curé en el Nacional de Clubes, ingresen a la cancha con remeras y una bandera que sentenciaba»Fuerza Avión»(foto).

Con el único objetivo que Nacho arribe lo más antes posible a Marcos Paz con un tee en la mano, listo como siempre para ser el protagonista de los 30 segundos más conmovedores de su vida. Porque al fin y al cabo de volar se trata…

Fuente: http://www.quorumtuc.com.ar/nota/opinion/411/volar-eso-se-trata-vida-misma.html