Una franquicia, tres generaciones

IMG_1069

Agustín Creevy. El Capitán ya está dentro

La contratación de Creevy es una muestra de cuál es el camino elegido por la Unión Argentina para encarar el Super Rugby: promesas para el futuro, jugadores afianzados con roce internacional y referentes dentro y fuera de la cancha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con frecuencia se dice que los buenos equipos cuentan con la mezcla perfecta de experiencia y juventud y esa parece ser la fórmula que pretende combinar la UAR pensando en lo que será la participación en el Super Rugby a partir del año que viene.

Los primeros en cerrar su vínculo con la Unión fueron los jugadores que actúan en el ámbito local, la enorme mayoría sin pasado en clubes de Europa pero varios con rodaje y roce a nivel internacional. En ese aspecto, con Creevy más Landajo y Cubelli, parte de la columna vertebral de los Pumas ya tiene su futuro vinculado a la franquicia.

Ahora los dirigentes intentarán repatriar al resto de los que se encuentra en el viejo continente, pero que el primero en pegar la vuelta haya sido el capitán del seleccionado es una señal. Tuculet, en Cardiff, y Sánchez, que acaba de dejar Toulon, son parte fundamental del XV Puma y, por edad, se encuentran en un momento ideal para competir en el Super Rugby y tienen proyección hacia Japón 2019.

Hernández, que llegará a Inglaterra 2015 con 33 años, ya manifestó que seguramente el que viene será su último Mundial, pero también reiteró en varias oportunidades que le tienta la idea de jugar en la franquicia y desde la UAR lo ven con buenos ojos: tiene experiencia, liderazgo desde el juego y es, como sobreviviente de Francia 2007, el argentino más conocido en Sudáfrica (jugó en Sharks), Australia y Nueva Zelanda. El Super Rugby también se trata de negocios y el Mago tiene todo para ser la cara visible del equipo.

Fernández Lobbe, Bosch y Ayerza son titulares en los Pumas, pero eligieron renovar sus contratos y continuar sus carreras en Europa y a partir de la postura que la UAR tomó (no convocar a quienes no forman parte del sistema), los que vienen serían sus últimos meses como jugadores del seleccionado argentino. En tanto, hay expectativa por lo que pueda suceder con Agulla, Leguizamón, Lavanini y Figallo. Camacho, que lucha por volver después de su lesión, es una incógnita.

Además, González Amorosino terminará su vínculo con Cardiff y asoma como otro de loseuropeos que regresará al país, quizás acompañado por Galarza, mientras que Imhoff y Herrera tienen con Racing y Castres, respectivamente, una cláusula que les permitiría irse de sus clubes si quieren firmar con la UAR. Después del último Rugby Championship, Tetaz Chaparro fue a Lyon a sumar minutos pensando en el Mundial y es otro de los que volvería.

Lezana, Isa, Matera, De la Fuente y Montero son sólo algunos de los nombres que estarán en la franquicia y que pueden tener un largo recorrido con los Pumas. El liderazgo de Creevy, según Hourcade un “comprometido con el sistema”, más los refuerzos que pueden llegar desde Europa harían del plantel de la UAR una excelente mezcla de experiencia para sostener el presente y juventud para proyectar hacia el futuro.

Foto: (G.M.R)

Por Chris Gómez Csher (rugbyfun.com.ar)