Una experiencia única

Noguera Paz, Moyano y Orlando (Foto: La Gaceta)

Noguera Paz, Moyano y Orlando (Foto: La Gaceta)

Si alguien soñaba con recibir un regalo, Ramiro MoyanoMatías Orlando y Lucas Noguera Paz sorprendieron con algo mucho más importante que un presente material. Integrantes de Pampas XV, los tucumanos brillaron obteniendo el título en la Pacific Rugby Cup 2014, quizás la puerta de entrada para pensar en ingresar al rugby grande del hemisferio sur.

El título obtenido en el debut absoluto de Argentina en la competencia es algo así como la llave que puede abrir portón principal de competencias de mayor rodaje y sacrificio. El esfuerzo de todos fue inmenso, por el tiempo que se estuvo fuera de casa. Pero su recompensa, sin dudas, fue aún mayor.

– Lucas, ¿qué balance hacés de este hecho histórico?

– Estoy muy contento por todo lo que nos dio, este tiempo en Australia. Hubo sacrificios, sí, como estar lejos de la familia, pero nuestro pensamiento era mejorar en lo deportivo y el objetivo se cumplió.

– Matías, ¿imaginaban este final?

– Siempre estuvimos seguros de lo que queríamos como equipo. Hicimos una buena pretemporada y eso nos convenció. No conocíamos lo que era el torneo ni contra qué rivales nos enfrentaríamos. A medida que pasaron los partidos nos dimos cuenta de que estábamos para mucho más. Los resultados fueron fruto del esfuerzo que hicimos para lograrlo.

– Ramiro, vos que tenés un poco más de experiencia, ¿fue vital la conformación del grupo?

– Hubo una muy buena combinación de jugadores con ‘rodaje’ y con otros que se fueron sumando. El equipo se ensambló bien en ese aspecto y logramos una identidad propia. Nuestra bandera fue la defensa y también, al último, propusimos un juego dinámico.

– Matías, ¿la defensa feroz viene en el ADN del rugbista argentino?

– Forma parte de nuestra identidad. Los Pampas lo demostraron en la Vodacom Cup y eso mismo intentamos hacer nosotros en la Pacific Cup.

– Cambio de tema. Lucas, ¿cómo te viste siendo uno de los de quizás menor experiencia?

– Jugar este tipo de competencias a mi edad (19 años) es lo que te da experiencia. Y en mi puesto (pilar), todos los scrums son diferentes. Lo positivo es que cada formación hace que conozcas mejor a tus compañeros de pack y al rival.

– Ramiro, ¿qué diferencia hay entre la Vodacom Cup (Sudáfrica) y la Pacific Cup (Australia)?

– El ritmo de juego es distinto. La mayoría de los equipos australianos son muy rápidos.

– Y tu opinión, Matías…

– Es un rugby totalmente diferente. En la Pacific se busca dinámica y en Sudáfrica es mucho más físico, más duro. Quizás nos sentimos más cómodos jugando la Vodacom porque en sí los partidos son más lentos que en la Pacific, donde el ritmo era tremendo. Pasó que hubo momentos en que nos cansábamos y perdíamos la línea.

– Matías, ¿a qué se debe esta evolución del rugby nacional?

– Se está trabajando mejor abajo, en juveniles. Hay chicos de 18 o 19 años que juegan a este nivel, cuando antes a esa edad parecía muy lejano encarar un desafío de este tipo.

– Lucas, ¿mirás la ventana de junio como una chance de ser convocado a Los Pumas?

– Veo lo de Los Pumas como el final de un objetivo. Primero hay que superar etapas. En mi caso, el paso previo pudo haber sido la Pacific Cup. Trabajé para eso y pude llegar. Se me está dando todo muy rápido, así que por ahí no tengo tiempo de ilusionarme. Como que siempre entreno y, sin darme cuenta, me llegan las buenas noticias.

– Matías y Ramiro, una respuesta para la misma presegunta… 

– Evito las desilusiones, así que voy paso a paso. Todos los que jugamos torneos internacionales corremos con las mismas oportunidades. Y tampoco se trata de ‘llegar’, sino también saber mantenerse. (Matías)

– Todos queremos ser Pumas, dependerá de nuestro propio esfuerzo y sacrificio. (Ramiro)

Fuente: La Gaceta