Un tal Sánchez (parte II)

Con este título, hace exactamente 10 años, Rugby Tucumano hablaba del apertura de Lawn Tennis que con dos jugadas había dado vuelta la final del Regional del NOA ante Universitario y el Benjamín salía campeón tras 26 años.

Hace diez años recién comenzaba a mostrarse en la Primera de su club, Lawn Tennis, siendo el reemplazante de Federico Mentz, su gran amigo en club del Parque 9 de Julio.

Había tenido una gran actuación en la semifinal del 2008 ante Universitario de Salta y, a 10 minutos del concluir el partido decisivo ante Universitario, un drop y un try suyos, sombrero incluído, fueron suficientes para que Lawn Tennis rompa el maleficio de 26 años de no salir campeón.

Esto escribía en aquella oportunidad: “Mentz dejaría la cancha porque no se recuperaría de un golpe y le dejó su lugar a Nico Sánchez que sufrió para convertirse en el apertura y el pateador. Erró un penal y un drop. El partido se iba y había que probar mientras se pasara la mitad de cancha. Ya Lawn Tennis merecía algo más porque había quebrado físicamente a su rival que no encontraba el rumbo sin su estratega en la cancha. Minuto 36′ y un drop suyo acerca al Lawn Tennis a su sueño. Pero faltaba lo mejor. Y faltaban minutos de descuento.
En otro ataque de Lawn Tennis, ya sobre el final del partido, Sánchez probó un sombrero, le picó justa y llegó al in-goal junto con Mariano Centurión muy cerca de los palos. Digo la verdad: estaba de ese lado y no puedo asegurar con certeza que fue try.
El árbitro consultó con el juez de línea y concedió la conquista. Fue la locura, el desahogo…”

Pasó mucha agua bajo el puente para este presente sin igual.  Hubo tiempo para la amargura también: en la final del 2009 del Campeonato Argentino, perdió un par de oportunidades pateando a los palos. Y Córdoba salió campeón con un drop sobre la hora.

Pero después su trabajo, su constancia, su talento y sencillez lo convocarían para sumarse al proyecto que se estaba gestando: Los Pampas, dirigido por Daniel Hourcade. De ahí, a Los Pumas, donde debutó en el 2010 ante Uruguay y luego, convocado al Mundial 2011 tras ser campeón de la Vodacom Cup 2011 de forma invicta en Los Pampas. En Nueva Zelanda, fue casi de acompañante y hay una anécdota que lo pinta de cuerpo entero: sufría todo tipo de atropellos de parte de algunos ‘históricos’ pero jamás reaccionó. Sí lo hizo otro tucumano, muy respetado en el plantel y las cosas se calmaron.

Lo mejor estaba por venir. Su viaje a Francia, para jugar en el Bordeaux, le trajo no sólo mayor desempeño en su juego sino también logró madurar su talento que explotaría en el Mundial 2015, donde salió goleador del certamente con 97 puntos algo que había hecho en el Rugby Championship el año anterior.

Regresó al país para integrar Jaguares, el proyecto que sumaría a Argentina al mejor rugby del mundo en el Súper Rugby y ni hablar: refeljó en las estadísticas su sello goleador no sólo de patadas sino con varios tries.

Pero la pluma de su rica historia no se acabaría ahí. Este último fin de semana, sumando 14 puntos ante los All Blacks, se convirtió en el primer argentino que le anota 100 tantos a los hombres de negro y, de yapa, llegó a los 655 puntos con la camiseta albiceleste superando a Felipe Contempomi.

Desde ese “Un tal Sánchez” de aquél 2008 hasta hoy, seguimos los pasos de un gran jugador. La vida también nos regalo su amistad y ser testigos de su humildad.

Esperamos seguir contando sus hazañas y sumar más páginas de gloria para la rica historia del rugby tucumano y que los infantiles no pierdan su sueño. Que los sigan como hizo Nico. Que todo llega. Que al final, hay recompensa.

 

 

Relacionados