Un camino lleno de ausencias

El Benja fue uno de los perjudicados por las lesiones (Foto: UAR)

El Benja fue uno de los perjudicados por las lesiones (Foto: UAR)

Por diversas causas, varios jugadores no viajaron a Inglaterra. Los tucumanos Macome, Ascárate, Moyano, Iglesias Valdez y Orlando, no lograron llegar al objetivo a pesar de que estuvieron en el proceso.

Como todo proceso que se encamina hacia algún lugar, el de Los Pumas hacia el Mundial sufrió bajas importantes en el camino. Jugadores que, por una u otra razón, no estarán en Inglaterra, cuando por sus condiciones bien podrían haber peleado uno de los 31 renglones de la lista de Daniel Hourcade.

El primero -y el único excluido por cuestiones ajenas al rugby, según el propio Hourcade- es Patricio Albacete. El segunda línea de Toulouse, peso pesado del seleccionado y parte del bronce mundialista en 2007, llamó “mentiroso” al técnico luego de que este negara haberle ofrecido la capitanía de Los Pumas, como había afirmado “Pato” en una de sus tantas declaraciones explosivas a la prensa. Tratándose de uno de los mejores y más experimentados segundas líneas del mundo, no cabe duda de que hubiera estado entre los convocados a la Copa del Mundo de no mediar semejante revuelo mediático. La posta la tomó el joven Tomás Lavanini, de Hindú. Esa segunda línea tampoco tendrá a Manuel Carizza, que llegó a participar de la preparación física en Australia pero no pasó el corte final. La decisión suscitó polémica, ya que muchos vincularon su exclusión a su amistad con Albacete, pero desde el staff aseguraron que nunca se adaptó al plan de juego.

Pero este sangrado empezó varios meses antes, en torno a esa fatídica serie de amistosos frente a Barbarians RC. El primer caído fue Gonzalo Tiesi, que pese a que llevaba un año y medio sin jugar en Los Pumas, estaba en los planes de Hourcade para ser testeado en la ventana de junio. Sin embargo, el centro de Falcons sufrió rotura del ligamento cruzado interno y externo, y los meniscos de la rodilla izquierda, y adiós Mundial.

Prácticamente la misma lesión dejó out a “La Pantera” Manuel Montero poco después, durante una práctica de cara a la revancha con Barbarians. El wing no era una garantía en defensa, pero su velocidad y su potencia física en el ataque lo ubicaban entre los favoritos de “Huevo”. Esa serie frente al combinado francés terminó siendo una desgracia, ya que también dejó entre algodones a los tucumanos Gabriel Ascárate, Ramiro Moyano y Matías Orlando, además del mendocino Rodrigo Báez, justo antes de viajar a la preparación física en Australia. Al no estar en la pretemporada, sus posibilidades de jugar el Championship y el Mundial se derrumbaron.

Apenas llegó a Sydney, el plantel sufrió otra baja difícil de digerir: Juan Figallo se lesionó el ligamento lateral de la rodilla izquierda y debió ser operado. El salteño era fija como pilar derecho, un puesto en el que Hourcade ha tenido dificultades para encontrar sustitutos. Para colmo, uno de ellos, Matías Díaz, quedó desafectado por prescripción médica (sufría palpitaciones cardíacas) después de haber sido incluido en la lista para el Mundial.

En su lugar fue llamado Juan Pablo Orlandi, uno de los seis Pumas que no superaron el corte final y quedaron como reservas. Salvo alguna baja de último momento, también se quedarán con el sabor amargo de lo que pudo haber sido. Entre ellos, dos tucumanos: Santiago Iglesias Valdez y Benjamín Macome. El joven hooker de Universitario dispuso de pocos minutos para mostrarse, mientras que el tercera línea surgido en Tucumán Rugby sufrió la falta de continuidad a causa de las lesiones. Los otros fueron el propio Carizza, Gonzalo Camacho y Tomás Lezana. La exclusión de estos dos últimos fue particularmente dolorosa para el staff y los jugadores, ya que hicieron méritos de sobra para ir, pero el wing venía de dos años de inactividad y el santiagueño pagó ser el último en llegar a una sobrepoblada tercera línea.

Fuente: La Gaceta