Tucumán Rugby será sede de los premios de la URT

Reconocimiento. Carlos Meschwitz recibirá el CAP.  Fue uno de los principales impulsores del rugby en Concepción.

Reconocimiento. Carlos Meschwitz recibirá el CAP. Fue uno de los principales impulsores del rugby en Concepción.

El jueves 15 a las 21, en las instalaciones del club de Yerba Buena, se entregarán las distinciones y reconocimientos a jugadores y entrenadores. El CAP este año le corresponderá al Ing. Carlos «Gringo» Meschwitz.

El jueves 15 de diciembre, a las 21 horas, se llevará a cabo la tradicional entrega de Premios y Distinciones de la temporada 2016 de la Unión de Rugby de Tucumán en las instalaciones del club Tucumán Rugby.
Durante la jornada se distinguirán a todos los campeones oficiales de la temporada, a los tucumanos que participaron en distintos seleccionados nacionales, al mejor jugador y a la revelación. El premio al mejor jugador del año corresponde a Martín Arregui (Universitario RC), jugador revelación a Nicanor Alves Rojano (Los Tarcos RC) y goleador a Santiago Larrieu (Jockey Club de Salta)
Además, como todos los años, se entregará la máxima distinción de la URT (CAP). Este año se le entregará al «Gringo» Meschwitz quien fue una de las personas más influyentes en Huirapuca para el desarrollo del rugby.
«Los niños cuando empiecen este deporte, deben fundamentalmente aprender a jugar y divertirse. Es la forma de tener buenos recuerdos», decía el ingeniero Meschwitz en una nota realizada por Radio 21 Concepción, en el año 2009.
Alejandro Molinuevo, uno de los máximos referentes del club de Concepción y actual Secretario Técnico de la URT, señaló que conoció al Gringo «cuando llegué al club. Tenía 5 años, de la mano de un íntimo amigo que se llama Isaías Miranda, y me recibió el entrenador: «Gringo» Meschwitz. Formamos la camada ’69. Eramos un lindo grupo de amigos, que se afianzó con el tiempo».
«Uno de los recuerdos más lindos que tengo, fue cuando jugaba en la décima. Viajábamos 12 jugadores en el citroen del «Gringo». La defensa del auto siempre iba muy baja. Era una locura», contó con una sonrisa y contento por el reconocimiento a uno de los trabajadores del rugby en el sur de la provincia.

Relacionados