Tucumán Rugby se sacó la mufa

Sebastián Ponce, de gran partido, se filtra en la defensa de Uni para apoyar uno de sus dos tries.

Sebastián Ponce, de gran partido, se filtra en la defensa de Uni para apoyar uno de sus dos tries.

El Verdinegro es el nuevo campéon del Regional 2015 «Héctor Gringo Odstricil» al vencer a Universitario por 43 a 40 en un PAR – TI – DA -ZO donde no se guardaron absolutamente nada. Junto a su vencido, son los más ganadores del historia de la URT.

Tucumán Rugby se sacó no sólo la mufa de los 9 años sino también, como dijeron varios de los jugadores Verdinegros, el mote de pecho frío. «Esto es para aquellos que dijeron que éramos pechos fríos», dijeron al final cuando desataron la alegría, luego de las lágrimas, los abrazos, los gritos, el delirio y el «Dale Campeón, dale campeón» que resonó fuerte en Ojo de Agua pero no de las voces que querían los locales sino que venía de la tribuna visitante.

Una tribuna visitante que llevó todo el color. Mucho fuego de artificio en el  ingreso de los quince que jugaría la final como anticipando cómo se tenía que jugar. Y eso fue lo que se vio.

Describir el partido es describir el rugby mismo. Uno espera en una final mucho juego táctico, jugar con el pie. Ya lo habían anticipado en Rugby Tucumano Radio el Chino Augusto López Salas y Agustín Rojas Alvarez: iba a ser un partido con muchos puntos. Pero ni el más iluso imaginó que en apenas 10 minutos, estén 7 a 7. Que diez minutos después estén 14 a 14 y a la media hora de juego, 26 a 26. ¡Ocho tries, cuatro por bando!!

El vértigo que le imprimieron ambos equipos hacía que se abrieran los huecos necesarios para que se filtren tanto delanteros como wingers en la defensa rival. Vamos a intentar ponerlos en orden: arranca mejor Uni que penetra la defensa con sus forwards para que D’Elía asiente luego de jugar cerca de un ruck. Seba Ponce ve cómo se abre la defensa local y se escapa para asentar y poner el empate. Uni aprovechó una jugada dentro de las 25 yardas y Ahualli se zambulle al try. Tucumán Rugby recupera la pelota y abre rápida para la línea donde Cartier se siente fuerte en su senda y apoya bajo los palos. Luego de un line, Lisandro Ahualli con gran gesto técnico entrega la pelota para que ingrese Rojas. Y minutos después, Sebastián Ponce que estaba encendido, encontró la fisura para filtrarse y también asentar para poner el 19 a 19. En el siguiente ataque, Tucumán Rugby se adelanta en el marcador por un try de Novillo pero Barrera Oro convierte tras jugar rápido un free kick. El TMO lo convalidó y en 31′ del primer tiempo, estaban empatados en 26.

Por suerte bajaron los cambios y se fueron al descanso, no sin antes intentar quebrarse mutuamente.

El segundo tiempo nos iba a regalar dos hermosas jugadas de Tucumán Rugby, que rápidamente se alejó en el marcador con dos tries diferentes pero bien jugados. El de Domínguez, fue luego de un redoble en velocidad para cambiar el ángulo de ataque dejando mal parada la defensa local y el segundo, tras recuperar una pelota en un ruck, el medio scrum patea a cargar, la pelota favorece el pique a Salas y apoya bajo los palos. Iban apenas 10 minutos y volvíamos a ver muchos tries. Era todo?

Try 2No. Universitario encontró el talón de Aquiles verdinegro. El scrum, cerca de las 25 yardas, fue aprovechado como plataforma de ataque y dos jugadas casi calcadas pero en distintos sectores, apoyó Mora a los 19 y luego otro movimiento pero esta vez de los forwards que llevaron el partido 43 a 40 para el infarto de todos los que estaban en Ojo de Agua. Sólo un penal de diferencia que pudo ser empatado pero que Martín Arregui no pudo capitalizar en el minuto 29.

De ahí en más, todo fue de Uni. Y el corazón de Tucumán Rugby defendía con todas las fuerzas que le quedaban. Ya había movido todo el banco. Y Uni iba. Una y otra vez. Con el line, con sus forwards, con sus tres cuartos, apostando al scrum. Y el tiempo corría. Y  el tiempo se acortaba. Y se terminaban los 9 años. Y la tribuna avizoraba el final. Y el grito de Dale Campeón de los que invadieron el campo de juego antes que lo termine Fernando Martorell. Y entonces sí, todo fue verde y negro para festejar, para enloquecerse, para mandar mensajes, para abrazarse, para llorar y para no saber cómo describir la alegría que se siente.

Festejo 1Porque Tucumán Rugby fue justo campeón de este Regional NOA que terminó convulsionado, con problemas en los escritorios, con medidas extremas pero con una final digna de un rugby de Tucumán que aplaude de pie los propuesto en la cancha de Ojo de Agua.