Sydney, a puro color

received_10156457153170048-2Rugby Tucumano sigue siendo internacional. Arrancamos la temporada de Seven 2016 con presencia en el Circuito Mundial en Australia. Guillermo Saus, nuestro colaborador, nos muestra c{omo se vive una verdadera fiesta dentro y fuera del estadio.

Estamos en Australia, Sydney. El interrogante era saber cómo se vive un Seven en el circuito mundial. Y fuimos hasta el Allianza Stadium para averiguarlo.

Al ir un ver un evento de semejante envergadura y nivel rugbístico uno sabe que se encontrará con lo mejor del deporte de la ovalada, lo mejores jugadores del mundo en este sistema de juego reducido y con figuras destacadas del rugby 15 como ser Sonny Bill Williams en Nueva Zelanda, Quad Cooper en Australia o Hoggart en Sudáfrica entre otros, pero lo cierto es que no se imagina el espectáculo, fiesta y “locura” que se vive en las tribunas y cercanías del imponente Allianz Stadium.

El colorido en las calles, gente de distintas partes del mundo que viajan de todos lados para alentar a sus equipos que quizás, no entienda tanto de este deporte, pero el hecho de llevar puesta la bandera de su país y hasta inclusive sentirse aunque sea cerca de su tierra natal, hace que el circuito Mundial de Seven sea uno de los eventos deportivos con mayor prestigio como espectáculo y show.

En el estadio y en los bares que se encuentran debajo de las tribunas podés encontrarte desde piratas, bailarinas, osos polares, mexicanos, monjas y curas, hawaianos, leñadores, hasta con los clásicos Power Rangers, etc.

received_10156457154300048-2Lo cierto es que uno puede cruzarse con todo tipo de animales y personajes históricos, entre cánticos, diferentes lenguas, en donde la gente de Fiji fue una multitud alentando sin parar a su equipo, también se pudo ver mucho público femenino y obviamente, la infaltable cerveza característica en estas fiestas australianas.

Realmente un ejemplo a imitar cómo se vive un evento así en donde no sólo el plato fuerte es el nivel rugbístico y las destrezas de algunos jugadores increíbles, sino con la frutilla del postre de una fiesta que disfrutan familias, grandes y jóvenes que con sus producidos disfraces le dan un toque especial al World Rugby Series dentro y fuera de la cancha.

Relacionados