Sueño cumplido

Con la camiseta de su nuevo club, el Benetton.

Con la camiseta de su nuevo club, el Benetton.

Rómulo Acosta, el ex pilar de Los Tarcos, se fue a mediados de diciembre del año pasado a jugar a Italia por dos meses. Ahora se queda hasta junio. Firmó la semana pasada para el Benetton. Pero tiene otro sueño que cumplir: La Naranja.

Con el nudo desatado de la corbata, la camisa blanca semi abierta y el pantalón gris que completaba el uniforme, se acercó con su vozachón y disparó a quemarropa: «¿vos tenés un página de rugby? Me tenés que hacer una nota. Juego en el seleccionado juvenil y soy de Tarcos».
Esa fue su carta de presentación con menos de 17 años cumplidos. Ya formaba parte de los Naranjitas,  con Bernardo Urdaneta a la cabeza. Y meses después, se sentó en la mesa de Rugby Tucumano Radio junto con el Marrón Matías Frías Silva, de Tucumán Rugby para analizar su pasaje a la final con la M18. Fueron campeones y el camino a la Primera de los Rojos estaba marcado. Eso sí, con un cambio de puesto: de octavo a pilasr. Al principio no le gustó pero con el tiempo, le tomó la mano y ahora consiguió su primer contrato internacional en esa posición en Italia. Tan mal no le fue.
Con la Naranja, en M18.

Con la Naranja, en M18.

«Pasó todo muy rápido. En 2 meses, estar acá la verdad es increíble. Firmé hasta junio que termina la temporada y bueno, después si Dios quiere, me quedaría. Es la idea», señaló desde Pádova donde está instalado.

«Ja, ja, ja… te acordás? Después fuimos a la radio con el Marrón antes de la final de M18. Comimos empanadas. Buenísimo. Después salimos campeones ante Buenos Aires», recordó la anécdota con la que comienza la nota.
Pero ahora hablemos de este presente que lo tiene sorprendido, no sólo con lo que le pasó sino también con lo que le ofrece la ciudad, el deporte y los compañeros.
«Te cuento como surgió todo esto… Me llamó Sergio Cerioni (un tucumano que hace tiempo viene haciendo de gestor en contactar tucumanos en Italia) quien es el que me hizo el contacto acá diciéndome que el club Petrarca Padova necesitaba un pilar y ni lo dudé. Eso fue un 15 diciembre y a los 5 días ya estaba en Italia. La propuesta era buena y muy buen club, unos de los mejores de Italia. Jugué 3 partidos en el club y durante el 6 naciones, al Benetton Treviso se les van muchos jugadores al seleccionado entonces llaman a otros chicos de otros clubes para que se entrenen con ellos. Entrené dos semanas con el Benetton y jugué dos partidos: vs. Llaneli Scarlets y vs Ospreys y me hicieron contrato…. Obviamente ni lo dudé. Es el mejor equipo de Italia y juega en la Celtic League así que muy contento», arrancó sólo el rubio jugador.
«Ya estoy entrenando aquí y estoy viviendo en Padova… Mis compañeros, todos de diez. La verdad me recibieron muy bien y tengo cuatro argentinos en el equipo. Eso me ayudó mucho también», aseguró.
En cuanto a la forma de entrenamiento, es otro mundo para él. »

Entrenamos doble turno todos los días menos los miércoles que tenemos día libre y el nivel de entrenamiento es mucho más duro que en Tucumán, ya que al ser profesional es todo distinto. Tenemos tres preparados físicos que están a la par tuya constantemente!!», se asombra del nivel profesional que repercute en el juego: «el
nivel de juego y el ritmo es increíble».
La idea de Rómulo es quedarse. El idioma no es problema porque está con otros argentinos que lo ayudan bastante. «Mi objetivo es quedarme aquí y llegar a lo más alto posible siempre. Entrenando con estos jugadores mejorás sí o sí. Son todos de la selección italiana. Tienen 17 jugadores en la selección… La ciudad es chica pero muy linda y me gusta mucho porque se vive mucho el rugby, es todo rugby aquí en Treviso así que eso está bueno también.
¿Y pensás en la Naranja?
Obvio que sí!! Cuando regrese, me gustaría jugar en la mayor. Ese fue mi sueño de chico.