«Sueño con levantar la copa»

El capitán argentino, Agustín Creevy, el líder de una nueva generación. (Foto: RWC)

El capitán argentino, Agustín Creevy, el líder de una nueva generación. (Foto: RWC)

El capitán de Los Pumas, Agustín Creevy, es el símbolo de una nueva estirpe Puma. Más cercano, distendido y sin perder su origen espontáneo lidera con otro espíritu y asegura “ser el mismo”.

URTON UPON TRENT, 8 de octubre – Cuando Daniel Hourcade se puso al frente de Los Pumas designó a Agustín Creevy como su capitán. El chico del club San Luis de La Plata inscribía su nombre en una larga lista de ilustres líderes del primer equipo argentino, aunque sin lugar a dudas lo hizo con un toque muy personal.

Creevy fue y es una persona amena, cercana, divertida y espontánea. Y el hecho de ser capitán no lo alteró. Tal vez algo de su personalidad, se pueda reflejar en el juego de Los Pumas, tal vez por eso lo eligió Hourcade, o simplemente porque es el líder de una nueva generación que se quiere construir a sí misma, despojada de estereotipos.

– ¿Cómo te sentís en la función de capitán?

– Estoy muy contento adentro y afuera de la cancha. Afuera disfrutándolo mucho. En el día a día trato de estar mucho con el grupo y hacer cosas con ellos. Mi familia esta acá y no los veo mucho porque quiero disfrutar 100% esto. Estar enfocado, estoy todo el tiempo acá en la concentración, en la sala de fisioterapia, jugando a los dados, al ping pong, disfrutando. Con respecto a la capitanía estoy bien. Tuve una semana con muchos nervios antes de Georgia, hasta me salió un herpes. Era un partido muy importante, teníamos que ganar sí o sí. Después eso pasó y lo disfruto mucho, creo que el equipo me está haciendo las cosas fáciles, y eso me da tranquilidad.

– ¿Qué cambios hiciste como capitán?

– El capitán siempre durmió solo en Los Pumas, históricamente. A mí no me gusta. Mi compañero de cuarto es Lucas González, que es muy tranquilo. Nunca duermo solo, no me gusta. Lo elijo yo, lo dejo que duerma solo al Toro Ayerza porque ronca y es sonámbulo.

-¿Tomás solo las decisiones del equipo?

-No, me apoyo en mis compañeros. Las decisiones las trato de hablar mucho. El Cheto Santamarina me ayudó mucho en eso, me da tranquilidad.

– Se advierte que sos una persona divertida y descontracturada, ¿tuviste que cambiar al ser capitán?

– En la cancha o los entrenamientos no me vas a ver tan divertido, porque ese momento es cuando estamos aprendiendo y debemos mejorar algunas cosas. Yo tengo que dar el ejemplo, no por ser el capitán, sino porque es un momento para aprender y crecer. Cuando tenemos que entrenar se entrena. A los más chicos trato de ir guiándolos en las cosas que me parecen estar bien o mal. Hay chicos que tiene 20 años, como Guido Petti por nombrar a uno. Ellos se van a confundir porque yo también me confundía a esa edad. Alguna vez me he llegado a quedar dormido cuando el Tano Loffreda era el entrenador. No me lo olvido más ,tenía 20 años. Yo trato de hacérselo entender de buena manera, no como en un regimiento militar. Siempre y cuando no repitan el error. Si es así, hay que ponerse duro. Hoy los chicos vienen diferentes, hay que tratar de que les lleguen las cosas bien y que lo puedan entender.

-¿En este Mundial están más abiertos con las redes sociales, que en 2011?

-Sí, pero antes no eran tan importantes las redes sociales. A mí me gusta mucho abrirme a la gente, mostrar una foto, pero no intimidad, eso es diferente. Me parece que mostrarnos así, es algo necesario hoy en día. Si nosotros hubiésemos prohibido las redes sociales estaríamos tapando el sol con el dedo .Yo por ejemplo tengo mi página de facebook en la que expreso lo que siento en los días de partido. Cada uno tiene libertad.

– ¿Qué es lo mejor del grupo de Los Pumas?

– La honestidad es una de las mejor cosas que tiene y el compañerismo. Sin dudas es un grupo muy divertido, muy sano y muy trabajador.

– Y lo mejor y lo peor de ser capitán…

– Me gusta todo lo referente a ser capitán. Es un orgullo tener ese título marcado en el pecho. Ser capitán de Los Pumas es lo máximo. Ser líder y sentir que un equipo te responde y salen las cosas como deben salir, es una satisfacción increíble. Lo que menos me gusta… nada. Sigo siendo como antes, no cambie en nada. Por ahí cuando tengo que dar discursos enfrente de mucha gente me pongo más nervioso.

– ¿Intervenís en la designación de equipo?

– No mucho, trato de no meterme mucho. Pueden preguntarme que me parece un jugador en particular, pero el equipo lo arma el Huevo (Hourcade) y su equipo, ellos son los que saben.

-¿Nunca te tocó decidir que juegue o no un compañero?

– Me ha pasado una vez y fue duro, porque hay que pensar lo mejor para el equipo y no para uno. Ahí hay que tratar de separar lo que es el corazón de lo que es la cabeza para saber qué es lo mejor para el equipo.

– Pensando en Namibia, ¿lo mejor para muchos jugadores es el descanso?

– El descanso va a estar bueno. Venimos acumulando mucho trabajo y nos sentimos un poco cansados. Creo que es oportunidad de descansar un poquito y darle rodaje los chicos que se lo merecen y a los que no tuvieron la oportunidad de jugar todavía. Hoy todos estamos a un nivel muy bueno pero lamentablemente, solo quince entran a la cancha y ocho van al banco de suplentes.

– ¿A vos te hace falta descansar?

– Yo estoy a disposición. Me encantaría jugar todo, pero si tuviese que arrancar desde el banco no me molestaría.

-¿Que buscan con Namibia?

-Lo que buscamos con todos los equipos, pulir esos errores que venimos cometiendo y tratar de crecer para llegar a ser el equipo que queremos ser. El viernes juegan Tonga y Nueva Zelanda, y si Dios quiere y se da el resultado que esperamos, vamos a clasificar a cuartos de final. Por lo tanto con Namibia vamos a tener la oportunidad de darle más rodaje a algunos jugadores, corregir errores que venimos cometiendo y seguir construyendo el ataque ofensivo.

-¿Les alcanza lo que vienen haciendo para los cuartos de final?

– Este equipo no tiene techo, te aseguro que no tiene techo. Tuvimos errores con Georgia por cuestión de nervios, pero cuando estamos con confianza este equipo juega, y sin duda que este equipo va a seguir creciendo. Con el hambre que tiene este equipo, no me importa contra quien nos toque jugar en cuartos. Con Francia o con Irlanda, lo que tiene este equipo es que va a pelear contra esos errores que venimos cometiendo, los va a superar y esperemos que el partido sea brillante.

– ¿Ese es “el” partido?

– Sí.

– Es el que están esperando?

– Sí. Obviamente que venimos paso a paso, pero para mí, ese es “el” partido.

– ¿Hasta dónde puede llegar?

-Siempre y cuando se gane, hasta lo más alto, una semifinal o una final

-Lo más alto es ser campeón, ¿te ves recibiendo la copa?

-Sueño con eso, no sé si lo vamos a cumplir…

-¿Y si es en una final contra All Blacks, a quien nunca le ganaron?

– Perdimos por 10 puntos en este Mundial. En una final del mundo… con este equipo, quiero ver que puede pasar. No lo sé.

– Más allá de una cuestión de confianza, ¿lo decís convencido?

-Ya nos estamos yendo mucho… me están poniendo nervioso, me va a salir otro herpes en la cara, dolor de espalda. Estamos soñando mucho, vamos a jugar con Namibia primero y después vendrá Francia o Irlanda. Lo de los All Blacks te lo contesto más adelante

Fuente: RWC