Se viene el gran encuentro M35 en Universitario

Los jugadores de Uni de M35 tendrá su fiesta de rugby el sábado.

Este sabado 10 de Diciembre se desarrollara el 7º ENCUENTRO CLASSICS en UNIVERSITARIO RC. que tiene horario de comienzo a las 14. Están confirmados todos los equipos de Tucumán y llegarán de Jujuy, Corrientes, Buenos Aires, Salta, Santiago y Catamarca.

Como hace siete temporadas, el grupo Classics de Universitario organizó el Encuentro de M35 con el que se termina el año rugbístico y ya es tradicional no sólo juntarse con los amigos para disfrutar del rugby sino también el tercer tiempo con el costillar a la cruz preparado por Perico Flores. Habrá espectáculo, bandas en vivo y las ganas de compartir y confraternizar.

Este año tendrá además un agregado especial, ya que con la inscripción (de cien pesos) los equipos llevarán juguetes nuevos o usados para donar al Hospital de Niños de Tucumán en las fiestas de fin de año, gestión llevada adelante por el dr. Gustavo Muzzo, integrante de los VIJU (Viejos Jugadores de UNI ) y médico cirujano de la entidad.

Están confirmadas la participación de todos los equipos de Tucumán más equipos de otras provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santiago, Jujuy, Catamarca, en la categoria Classics (mayores de 35 años)

«Esto es un Encuentro, no un torneo. Se juega con reglas especiales y con el solo afán de compartir entre amigos una tarde-noche inolvidable», dice Carlos Prado, integrante de la comisión organizadora.

Las reglas son: dos tiempos de 20 minutos, no empuja en el scrum (el que tira, saca), no se puede levantar el 8, no se puede patear (a menos que se esté dentro de las 22 yardas), no hay contra ruck, no hay jugadas rápidas de line o penal y no se puede embestir en el primer pase (hay que dar tres como mínimo).

«Es un Encuentro esperado ya que es de todos los clubes porque en este año sólo nos juntamos en Natación y Gimnasia en el mes de  mayo. Los Classics es la división de donde salen la mayoría de entrenadores, dirigentes, managers del club», añade «Poquito» y agrega que «como alguien dijo por ahí, un club sin veteranos es como una familia sin abuelos. Algo para tener en cuenta ya que una vez que nos retiramos de las canchas los viejitos seguimos siendo muy útiles al club».