Santiago Rocchia Ferro apuesta a su marca personal

El segunda línea de Huirapuca inauguró un local propio de su línea de zapatillas GERF en la primera cuadra de la peatonal Muñecas, en pleno centro de San Miguel de Tucumán.

Siempre las entrevistas con Santiago Rocchia Ferro eran antes o después de un partido de rugby. Esta vez no fue así. Con la temporada 2018 ya cerrada, sin partidos ni compromisos a la vista, la excusa fue la inauguración del local comercial propio de GERF, la marca de zapatillas que es de su propiedad.

«Vengo trabajando en esto hace casi cuatro años y nos aninamos a abrir un local comercial en el centro de Tucumán porque era lo que me pedía la gente. Por suerte nuestro producto está bien aceptado y es una alegría ver realizado nuestro sueño», dice Santiago Rocchia Ferro mientras abraza a su señora, Sofía Salvatierra, con quien lleva a cabo este emprendimiento.

La empresa nació en Concepción y viene pisando fuerte. Ya tiene sucursales en Monteros y Alberdi, el oulett en la misma fábrica en Concepción por lo que caía de maduro su llegada a la capital tucumana. Además sumó un puesto de venta on line.

«Esto es un emprendimiento familiar. Mi mamá hacía ropa y comenzamos con el calzado como un complemento pero después, con mi papá, viajamos a una exposición y nos embarcamos en esto. Me metí de lleno y así largamos. Con errores pero con muchas ganas. Con Sofía, mi señora, estamos permanentemente viendo vidrieras, poniendo atención en qué se usa, cuáles son las tendencias de afuera y qué puede usar el tucumano que es muy conservador. Sin embargo ahora vamos a comenzar a traer modelos más jugados, más colores… ahora se está usando mucho el zapato con base de ébano y queremos hacerlo el año que viene», añadió.

El rugby es una marca en su piel. Jugó este año en la primera de Huirapuca y estuvo en el seleccionado mayor de la Naranja donde probó momentos dulces y amargos. Pero no siempre se puede mezclar el placer con los negocios. «No es tan fácil hacer un partida para un club o una división, que sí me piden que lo haga. Ya veremos. Por ahora la idea es fortalecernos en nuestras zapatillas que son de todo andar como el modelo Diones y luego hacer otros calzados. Trabajamos mucho, nos capacitamos. Hicimos mucha inversión y nuestra mayor satisfacción es que la gente que lleva nuestro producto vuelve porque se sintió cómoda con nuestro producto. Y es lo que queremos: que el que use GERF vuelva a usar el calzado porque se siente bien usándolo», finalizó.