Santiago Altobelli, árbitro con proyección Internacional

santiago-altobelli-arbitro-urtSantiago Altobelli el mejor de los árbitros de Tucumán del momento, estuvo en el Seven de Tafí del Valle y gentilmente accedió a esta entrevista con Rugby Tucumano para hablar de su presente.

– ¿Cómo vives la experiencia de ser convocado para asistente en la América Rugby Champioship?

– La verdad muy contento por la designación, fue una sorpresa, sobre todo en el lugar donde se juegan los partidos por un tema de logística, no me lo imaginaba. Quizás lo hubiese esperado en otra situación; pero me sorprendió muy gratamente, son dos partidos de asistente uno es el más importante, Argentina – EE.UU. que se jugará en Comodoro Rivadavia en el mes de marzo. El otro es el primero en dos semanas, Argentina – Uruguay en Bahía Blanca.

– ¿Esto es la consecuencia de lo que vienes realizando a pesar de tu corta edad?

– Sí esto es paso a paso, planteándome objetivos a mediano y corto plazo, trabajando partido a partido, semana a semana, año a año e ir mejorando. Veamos primero llegar a intermedia, luego a primera, la proyección a nivel nacional y viviendo todo lo internacional que puede llegar y que no es nada fácil.

– ¿Esto es como una caricia al rugby tucumano dado que vive momentos conflictivos en la Unión?

– Sí, sí, sí… La verdad, si bien esto es un logro personal, yo estoy representando a todos los muchachos, por lo que se transforma en un logro de todos que están detrás mío, lo que nos entrenamos juntos, los que laburamos día a día en la Unión, en cada entrenamiento. Esto es de todos nosotros.

– Pero, ¿también es fruto de tu preparación personal?

– Sí, por supuesto, me toca a mí pero yo no estaría acá si no tuviese la competencia que tenemos semana a semana con los chicos, que es sana y que nos hace creer a todos.

– ¿Cuánto te enriqueció el intercambio que hiciste en Inglaterra?

– Mucho, sobre todo en lo que tiene que ver el punto de vista del referato en inglés, que antes me salía sumamente mecanizado y automatizado la terminología que lo hacía de memoria, ahora en cambio lo puedo interpretarlo mucho más y no tengo que pensarlo y luego decirlo en inglés para que me salga directamente. Me tocó dirigir partidos en inglés y lo hago mucho más natural. Los ocho partidos en Inglaterra me sirvieron mucho para eso. Además aprendí otras cosas en cuanto al manejo de situaciones que en un lenguaje que no es propio, no es fácil. También el ritmo de juego que hay, en donde se puede encontrar equipos del estilo de juego de Lince o Cardenales pero muchos más dinámicos en un nivel de categoría más bajo como intermedia, quizá no a un nivel de primera de acá, pero con una dinámica que acá en la provincia solo Tucumán Rugby o Uni lo pueden brindar. Es muy bueno porque te permite ver partidos cortos pero muy dinámicos. O sea fases cortas muy rápidas en donde hasta un pilar te tire off loads perfectos, eso de estar encima de cada jugada todo el tiempo, tenes que correr todo el tiempo. Ese dinamismo que es difícil de encontrar acá, me enriqueció muchísimo.

– También el Seven te enriquece mucho, porque después de cada partido hay un cónclave donde se analizan las jugadas…

– Eso es lo lindo del Seven. En este caso no hay evaluadores oficiales, pero rapidito tenés todo el análisis con los colegas: el por qué la amarilla, esto estuvo mal, esto bien… Eso está muy bueno y unificás criterios para los partidos que siguen y que además en el seven son muy puntuales, porque quizás te puede definir un resultado.

– ¿Te sientes un referente?

– Bueno, sí. Hoy en dia me toca ser un referente y hay que lidiar con esa responsabilidad. Que como dicen es algo muy lindo pero tomarlo en serio y dar ejemplo, en la consulta en la cancha ya de asistente o de referee o en el entrenamiento o en todos lados hay que hacerlo, disfrutarlo pero responsablemente.

– Con los colegas es fácil ser referente pero con los amigos se complica ¿Saus no te acompaña nunca al seven?

– No Guillo es difícil, salvo que venga directamente con la conservadora, de lo contrario no aparece. No le gusta levantarse temprano. Pero tengo que agradecerles a Guillo y a Julio que me hicieron el aguante acompañandome a Mar del Plata.

 

Relacionados