Rugbytucumano y una charla larga y tendida con Gabriel Azcárate

gaboYa todos hablaron de el y su actualidad pero con un amigo de la casa nos sentamos a charlar de todo, obvio que no publicaremos todo lo que dijimos de nosotros, ya que quien interesa es el excelente jugador nacido en el club «Blanco» de la avenida Benjamín Aráoz.

Ya es de público conocimiento tu actualidad pero queremos profundizar algunos temas dado tu cordial respuesta a nuestra invitación:

¿Cuándo empezó todo?

Todo empezó con los síntomas normales, mucho calor, en el cuello, el pecho. Uno no se quiere hacer por ahí muchos controles para no dejar de jugar y tener continuidad pero ya hace un tiempo venia sintiendo, pero en Glasgow empezó a empeorar debido a los contactos fuertes que iba teniendo, hasta que ya empezó con síntomas más fuertes

¿Cómo cuáles?

Golpes de corrientes en el pecho, la espalda, los brazos. La hernia estaba tocando un nervio y eso me hizo preocupar. Hablé con los médicos, me hicieron los estudios y me salió una hernia de disco entre la quinta y sexta vértebra. Es normal por el deporte, el problema es que zona afecte y si agarra un nervio o no, o si complica la médula. De eso dependerá el tiempo que esté parado.

¿Te vas a operar?

No. Todos los médicos que pregunte me recomendaron que no me opere. Primero porque es una operación complicada y segundo porque con una hernia podes convivir cuidándotela con fisioterapia y trabajos, así que no cambia nada, pero el riesgo que corre un deportista de contacto si se opera la hernia, generalmente, te sale otra arriba o abajo y eso puede llegar a ser peor. Me dijeron que el tiempo que tenga que esperar espere, así que haré todo lo que me dijeron para recuperarme ya sea para marzo, o junio.

¿Cómo lo tomaron en Glasgow?

Siempre agradecido al club por todo. La verdad que me sorprendí por la calidad humana que hay. Uno llega de otro lado y te puede usar para lo que quieran. Si ellos querían me ponían a entrenar juveniles y listo, pero me dijeron que querían lo mejor para mí y que me recupere de la mejor forma. Se portaron excelentes y siempre predispuestos a que me sienta cómodo, como lo hicieron cuando llegué y creo que por eso fue rápida también la adaptación.

¿Te quedaba mucho tiempo de contrato?

Tenía contrato de uno más uno. Como todos los jugadores argentinos por ahí está medio complicado, pero estaba la idea de renovar antes que me pase lo que me pasó. Pero hoy mi prioridad es otra. Quedaron las puertas abiertas. Pero si todo sale bien y tengo la suerte de seguir formando parte de los seleccionados mi apuesta está en el seleccionado nacional, después que un club se interese o no tendrá que darme permiso para  estar. En caso de no estar en Los Pumas, no sería una mala idea volver a Glasgow o a algún club profesional.

¿Cómo fue la experiencia en el Reino Unido?

Tuve la suerte de firmar sabiendo que iba a ser muy duro. Tiene más de la mitad del plantel en el seleccionado de Escocia (24 jugadores) y hay una linda competencia. Cuando me llegó la oferta me dijeron que iba a ser así y que iba a depender de mí el tener un lugar o no. Era una buena apuesta. Desde que llegue me entrene fuerte, muchas charlas con el entrenador. Aproveche las primeras oportunidades que me dio y después tuve muchos minutos, muchos partidos de titular o sino en el banco pero siempre entre los concentrados.

¿En qué posiciones jugaste?

Juegue de 12 y 13, me movieron de los dos puestos y eso me gustó mucho. Me encanta alternar entre los dos puestos. Me divierten mucho esos dos puestos. Compartir cancha con esos jugadores y jugar contra otros monstruos fue muy bueno.

¿Qué diferencias encontraste con tu anterior experiencia en el ProD2 de Francia?

Fueron muy distintas. Para primera experiencia fue buenísima la de Francia, porque aparte llegué y jugué todos los partidos y no había tantas estrellas. Había que agarrar más la batuta y la verdad que me gusta mucho eso. Ahora en Escocia me paso totalmente distinto. Llegué a un equipo lleno de estrellas, muy de punto y era acomodarte a un plantel que juega a algo, muy dinámico pero que cuando le agarras la mano, te divertís muchísimo.

A nivel profesional, ¿había mucha diferencia?

Muchísima diferencia. El blanco y el negro. Yo me iba a las 8 de la mañana de casa y volvía a las 4 de la tarde. Haces entrenamientos de destreza individual, de carrera, pesas, físico, con pelota, sin pelota. La cantidad de cosas que aprendes en tan poco tiempo es impresionante.

¿Te arrepentís de no haberte hecho profesional antes?

Nunca me voy a arrepentir de no haberme ido antes a jugar afuera. Las decisiones que tomé antes creo que fueron las mejores. No saltear ninguna etapa e ir paso a paso en cada cosa. Disfrute de muchas cosas que nadie me las va a sacar. Si no las hubiese vivido estaría arrepentido.

En lo personal, ¿de qué te sirvió estos meses?

Me sirvió muchísimo. Te preparan para todo: en la técnico, táctico, físico, individual, grupal. No regalan nada, todo el día al 100% y cuando jugas te das cuenta.

¿Te usaron como pateador?

No pateaba a los palos pero si mucho para despejar, me pedían mucho eso. Estaba Chris Paterson  de entrenador de patadas así que le saqué el jugo lo más que pude Jajaja

¿Tu objetivo es volver a jugar como profesional en Europa?

Mi prioridad es la UAR y Los Pumas. Si tomo la decisión de quedarme es porque me van a tener en cuenta y será un placer. Hay una linda competencia. Y obvio que está la gran alegría de poder decir que me quedo y poder jugar para mi club (Natación y Gimnasia). Es algo que me vuelve bastante loco. Ahora si una de esas partes no se dan, también está la idea de irme afuera de nuevo  pero mi prioridad está en los seleccionados nacionales.

¿Recibiste el llamado de Hourcade?

Daniel me llamó para ver cómo estaba. Me dijo que estaba a disposición para lo que necesitara. Se interesó mucho en cómo estaba.

¿Te favorece que sea un entrenador que te conoce?

Me favorece en ese sentido, porque me conoce mucho. Sabe dónde puedo explotar y creo que saca lo mejor de mí. Hay entrenadores que sacan lo mejor de cada uno, no sé cómo lo hacen, pero son tan claros en lo que quieren de vos que es más fácil para un jugador darle eso. Cuando una persona es clara, saca lo mejor de vos. Me pasó en Glasgow y me pasó en los Pampas, pero estoy muy lejos de tener un puesto comprado. Posibilidades me da o me dio mejor dicho, y yo soy un agradecido y siempre lo voy a ser.

¿Cómo ves el cambio de competencia de los Pampas XV?

Creo que de cada competencia uno saca cosas muy positivas. El cambio está muy bueno. Creo que te motiva, tenes otras aspiraciones.

¿Viste el plantel?

El plantel está bárbaro. Ahí te das cuenta lo que creció el rugby argentino, porque son todos muy jóvenes y muy buenos jugadores, y quedaron afuera muchos buenos también. En otro momento eran fijas en un equipo. Eso está muy bueno y está muy bueno que se apueste al rugby argentino. Le tengo fe al equipo. La rotación los va a mantener motivados a los jugadores.

Tenés amigos y admiradores adentro, como Matías Orlando

El “Tostao” es un genio. Siempre estuvimos en contacto. Es un tipo que admiro por las cosas que va logrando con mucho esfuerzo esfuerzo. Siempre tratamos de compartir, aconsejarnos entre los dos, somos muy amigos. Es un maestro.

¿Te gusta que haya jugadores tan jóvenes como Santiago Iglesias Valdéz o Lucas noguera Paz?

Cuando no aprovechas de chicos y les das que aprendan en torneos internacionales es complicado. Si venís de jugar el torneo local y al fin de semana siguiente, jugas para Los Pumas, como fue el caso de “Porrón” (Iglesias Valdéz), es imposible que rindas para Los Pumas. En cambio si los haces jugar desde chicos contra los mejores y en un par de años va a ser más sencillo. Obvio que si los pones hoy no van a hacer la diferencias que uno sabe que pueden hacer, pero creo que en un plazo van a dar que hablar. Van a estar muy preparados y te van a durar 10 años. Si a “Porrón” lo pones a los 30 años, te vas a dar cuenta que desperdiciaste un tipo muy bueno.

¿Cómo ves a Los Pumas para éste año?

Creo que si confían en el Huevo y se animan a las cosas que les gusta… Ya pasó con los Pampas. Se trata de eso. De seguir con una convicción. Aparte del juego, de faltarle el respeto al rival, de animarse. No sólo defender. Es durísimo, pero si el equipo se consolida con esta juventud y la gente grande que hay, más los couch que son tipos bastantes fanáticos del rugby, me parece que van a venir los resultados y el juego.

¿Cómo encontraste a Natación?

Está espectacular. La verdad que feliz de la vida por como creció. Antes había un merendero y estaba todo el día en el club. Imagínate ahora, un gimnasio, cantina, mucha vida social. Vaya el día que vaya, a cualquier hora, y el club está lleno. Hoy tenes para hacer todo. Todos los jóvenes que son del club, están todo el día. Eso es espectacular. Tanto hombres como mujeres. Te queres tomar una coca, vas al club, gimnasio al club, todo en el club. Eso va a ayudar a crecer muchísimo también en lo deportivo. Soy un agradecido de la vida porque mi club este pasando este momento. Se lo disfruta mucho.

¿Vas a ayudar con los juveniles o infantiles?

Siempre me gusta colaborar. Me gusta compartir conocimiento con la gente de mi club. Hay muchos entrenadores que quiero mucho y me parece bien que si vengo de otro lado que estuve aprendiendo cosas constantemente las comparta. Malo sería si me las guardo para mí. Vengo al club y voy a entrenar desde la M1 hasta M35. Me divierto y eso extrañaba mucho. Llegar al club y ayudar o colaborar en la parte que me toque.

¿Y ahora?

Ya me comprometí con el staff de la primera para estar con ellos, compartir y colaborar. Y las juveniles me iré sumando de a poco cuando me necesiten.

¿Cómo lo ves al equipo de primera?

Están viniendo muchos jóvenes que en sus divisiones hacían mucha diferencia. Formaron parte de concentraciones de pumitas, seleccionados nacionales y provinciales. Creo que de a poco el club tiene que ir creciendo. No tiene que pensar en dar el batacazo en un año pero sin dudas contamos con muy buenos jugadores que cuando se consoliden tendremos un muy buen equipo. Hay que trabajar mucho.

Luego nos despedimos, no sin antes agradecerle tanta amabilidad y buen disposición y con el compromiso de seguirlo desde cerca.