Rugby tucumano siguiendo a la naranja

Diego Esper, Manuel Cardozo, Osvaldo Ortiz, Chino Cuello, Lucas Pratolongo, Hugo Juárez y Horacio Gambarte.

Seguimos disfrutando de la experiencia de crecer y ahora nos tocó transmitir a la «Naranja» en su visita a Córdoba. En este nuevo paso hubo de todo gentilezas, solidaridad, amistad, nervios, debut y decepción.

La segunda fecha del torneo argentino indicaba que la transmisión en vivo requería viajar a Córdoba, nuestro emprendimiento decía que sí, que estaríamos allí, y lo logramos por la gentileza del club Los Tarcos, que en la persona de Maxi López, nos invito a realizar el viaje. Ellos tenían que jugar un amistoso frente a Tala  RC de la «Docta». Nosotros aceptamos tuvimos un viaje re tranquilo y agradecidos a todo el club Los Tarcos.

Llegar a la provincia mediterránea nos hizo sentir la calidez de los colegas cordobeses que fueron excelentes anfitriones y nos brindaron alimento, hospedaje y un trato que ensalza la camaradería entre los periodistas que hacemos rugby, el valor de la amistad que cultivamos los que cubrimos este deporte, nos hace comprender que el rugby solo entrega valores para una buena vida.

Luego surgieron los nervios por la transmisión, la primera fuera de la provincia y encima con relator nuevo. Nuestra productora a full con el operador sorteando los problemas técnicos, que la capacidad de ambos hizo sortearlos y que la transmisión sea una realidad. Mi debut como relator, al lado de un monstruo de las transmisiones como es «Sugus» Cardozo y la oportunidad de transmitir el seleccionado tucumano y seguir creciendo como profesional.

Y finalmente la decepción por la actuación de la «Naranja» tucumana, pues se llevó una derrota impensada no por la derrota en sí, sino por la forma en que perdió, jugando muy mal. Y simplemente le ganó un equipo que jugo menos mal que ellos.

Lo cierto es que damos pequeños grandes paso en este nuestro proyecto y quiero agradecerles a todos los mencionados que nos ayudan a ir por más. Mil disculpas por los errores a corregir pero lo hacemos de corazón y agradeciendo a nuestras familias que nos hacen el aguante.