«Quiero irme campeón. A Huirapuca le debo todo»

0.a1Para Ezequiel Faralle la final de mañana ante Cardenales será, por un tiempo, su último partido con la camiseta del equipo de la Perla del Sur. «Volveré», augura en una nota de El Tribuno de Tucumán.

El duelo de mañana entre Huirapuca y Cardenales que definirá al campéon de la temporada de rugby en Concepción, será especial para cada quien que tendrá el privilegio de disputarlo. Pero tendrá un valor agregado para el apertura concepcionense, Ezequiel Faralle.

Es que Chuky, a sus 26 años y con nueve en la Primera de Huira, jugará la final y, por un tiempo, dejará el país para llevar su talento al Perugia, un equipo de la Serie B de Italia.

El Tribuno de Tucumán entrevistó a Faralle, que en febrero fue papá de Guillermina y que sueña con seguir sumando alegrías a un 2013 memorable.

– ¿Con qué sensaciones esperás la final?

– Lo vivo con mucha emoción. Pero tato de no pensar tanto, porque me puede sacar del partido. Pienso que será un jeugo más, que hay que salir a jugarlo y a ganarlo. Ha sido una semana muy especial para todos en Huirapuca.

– ¿Cómo surgió la posibilidad de emigrar?

– Lo vengo tramitando desde hace un tiempo. La única forma de que me fuera era que sea con mi familia. Y lo conseguí. Yo me voy ahora y mi mujer y mi hija se irán en noviembre.

Tiempos de cambios

Faralle, que debutó en Primera en 2003 de la mano de Daniel Hourcade y Alejandro Molinuevo (no integró el plantel campeón de ese año), se muestra convencido de su decisión. «Son etapas que uno va viviendo. Hojas que uno va escribiendo en su libro de rugby. Siento que es el momento de vivir la experiencia de jugar profesionalmente en el exterior. De jugar en Italia y en otros países de Europa y de algún día volver. Es momento de escribir las últimas páginas de mi historia en este deporte», confesó Faralle.

Chuky, que viajará a Italia en dos semanas y que se vinculará al Perugia desde setiembre hasta mayo de 2014, toma la posibilidad de emigrar como «la oportunidad de disfrutar, de crecer, de jugar toda la temporada y hacer las c

osas bien».

Su viaje lo alejará del Seleccionado Naranja, donde era una pieza fija para el Campeonato Argentino que se iniciará en noviembre. «Es algo que lamento mucho, era un momento lindo para jugar con La Naranja», se sinceró el 10, que elige concentrarse sólo en la finalísima.

«No pienso en otra cosa. Es más, ni las valijas tengo todavía pero sí ya tengo los botines lustrados», advirtió el pateador del sur, que espera estar fino con sus envíos a los palos.

«Sólo pienso en el partido, en salir a jugar y ganarlo. No veo la hora que sean las siete de la tarde y podamos estar festejando todos en el club», agregó el capitán de los bravos del sur.

«Huirapuca está muy bien. gracias al trabajo de los anteriores entrenadores como Caco Molinuevo y el Negro Molina, más el retoque de los actuales, se armó un equipo compacto, con jugadores chicos pero con experiencia como martín Vargas, Gabriel Herrera, Pedro Peluffo y mi hermano Lisandro», destacó Chuky. Y expresó su respeto para el rival. «Nada está dicho. Al partido hay que jugarlo. Cardenales es un duro rival, que vendrá con todo. No tiene nada que perder», opinó Faralle, que sumó rodaje internacional en los últimos año jugando para Los Pumas Seven.

«Todo lo que soy y lo que he vivido se lo debo a Huirapuca, mi club, que me dio amigos y me enseñó los valores para adentro y fuera de la cancha», elogió.

«A Huirapuca le debo todo. Volveré, estoy seguro» avisa y remata: «quiero irme campeón».

Fuente: El Tribuno Tucumán – Foto: La Gaceta