¿Qué hacemos con el scrum?

cmcmc. cmnmcmnc (Foto: URT/Archivo)

cmcmc. cmnmcmnc (Foto: URT/Archivo)

Tucumán no le encuentra la vuelta en el Campeonato Argentino a una formación que históricamente identificó su poderío. Lo padeció ante Cuyo y frente a Córdoba, sufrió la expulsión de un pilar por doble amarilla. ¿Las nuevas reglas perjudicaron a La Naranja?. Qué dicen los protagonistas.

Primera fecha del Campeonato Argentino y, para sorpresa de muchos, Cuyo no sólo le hace fuerza al scrum de Tucumán sino que le roba, al menos, dos pelotas importantísimas.

Segunda fecha ante Córdoba. Tucumán sufre amarillas en el primer tiempo y se queda sin dos pilares por infracciones en el scrum. En el complemento, uno de ellos se fue expulsado al sumar su segunda amonestación.

El scrum, formación histórica donde La Naranja hacía valer su predominio, es hoy un dolor de cabeza para entrenadores, jugadores y para el público, que no entiende muy bien esto de las nuevas reglas que la UAR implementó para este torneo y que la mayoría coincide en que no se beneficia al equipo que tira sino al que defiende. De todas maneras, el plantel tucumano confía en que hubo poco tiempo de trabajo y que es cuestión de coordinación y aceitar la ejecución del juego en la formación para que sea exitosa.

Uno de los entrenadores del seleccionado tucumano y que fuera primera línea de Cardenales, Ramón Vidal, explicó esta situación.

«Le doy la derecha a mis jugadores -dice con respecto al último partido- porque hicieron todo lo que venimos trabajando, más allá de las amarillas porque no quiero entrar en polémica con la decisión de árbitro. Yo lo dije antes: no me gustan las nuevas reglas porque no creo que al jugador se lo esté protegiendo. Y la verdad, no nos estamos adaptando rápidamente pero tratamos de ser lo más disciplinados posible. Si seguimos con esta constancia, vamos a terminar el Argentino jugando un gran scrum. Confío mucho en los jugadores y me da pena por lo de Javi (Díaz, quien se fue expulsado por doble amonestación) que no podrá jugar dos partidos. Más allá de eso, Córdoba hizo un muy buen laburo, sobre todo en la parte defensiva del scrum porque con estas nuevas reglas sale perjudicado el que tira la pelota. Será hasta que aprendamos a jugar por el canal 1 pero no crean que es fácil. Hay que cambiar la mentalidad del jugador que le llevó años jugarlo de otra forma. Se hicieron cosas buenas y confío mucho en cambiar y pulir esos detalles».

Para Martín Hernández y Mariano Sánchez, pilares de Tucumán Rugby, el tema pasa por acostumbrarse porque en Tucumán se jugó de otra forma. «Para mí es complicado porque es una timba: no sabés lo que te va a cobrar el árbitro», dice Martín. «Yo hace 25 años que juego de pilar y no me cuesta entender las reglas pero me siento incómodo porque al estar obligado a hookear el equipo que tira la pelota, al levantar el hookr el pie, el rival o uno mismo se cruza sin intención. No es leal la disputa, no es pareja. El que levanta el pie cede».

Mariano señala que «si bien las reglas son para cuidar la integridad física, acá estamos acostumbrados a preparar de otra forma el scrum y al no poder empujar uno está bastante incómodo. El tema es encontrarle la vuelta. Además, están siendo muy estrictos con las normas y se están olvidando lo que es la esencia del rugby».

Para Santiago Iglesias Valdez, que ya jugó con Argentina XV en Rumania con estas reglas, también tuvo la misma sensación. «Al principio estuve un tanto incómodo porque no son exactamente iguales a la reglas con las que jugué en Rumania pero será hasta que nos acostumbremos como cuando cambiaron los tiempos de formación de 4 a 3 y ahora a 2», señaló el hooker de Universitario. «Cada vez hay menos impacto y está bueno. En lo que no estoy de acuerdo, es en la obligación de hookear del equipo que ataca porque es más peligroso. Si bien dicen que es para cuidar al jugador también es para la dinámica del juego. Recién llevamos dos semanas de trabajo y creo que ante Cuyo tuvimos poco tiempo de trabajo y eso se vio reflejado en la falta de coordinación. Mejoramos ante Córdoba pero nos tenemos que acostumbrar porque el equipo que defiende está esperando que el hooker levante el pie para empujar y ahí perdemos estabilidad».

«La verdad no sé muy bien qué sucede con el scrum porque los que están ahí y pueden entenderlo mejor son los que forman la primera línea», sostiene el capitán Nicolás Proto.

«Si bien es cierto es que todos somos responsables de lo que sucede con el scrum, creo que les está costando mucho pero estamos trabajando para mejorarlo porque es el punto en contra más grande que tenemos. Nos cuestan penales en contra que se traducen en puntos jugadores menos. Y eso tenemos que terminar compensando redoblando esfuerzos con lo que el desgaste es grandísimo. Creemos que esta semana será fundamental para lograr revertir las cosas porque tenemos un plus que es Buenos Aires y de visitante. Pero dejo en claro algo: ni ayer éramos los peores ni ahora somos los mejores. Somos un equipo humilde que no nos sobra nada y que con trabajo vamos  a sacar lo mejor de nosotros», finalizó.

Relacionados