Pasen, vean y conozcan nuestro rugby señores

La muestra itinerante del Museo Argentino del Rugby en Nueva Zelanda. Una buena propuesta de la UAR.

El Museo del Rugby abrió sus puertas en Wellington, Nueva Zelanda y recibe a diario cientos de visitantes de todo el mundo. El “Che” y Perón, presentes.

Una camiseta considerada la más antigua del rugby argentino; la más vieja de Los Pumas; la que Banco Nación le diseñó a Hugo Porta para su Homenaje; una foto polémica de Perón en el rugby; el “Che” Guevara en un equipo; la camiseta, los pantalones y las medias de Agustín Pichot y la Vodacom Cup que Los Pampas XV ganaron este año en Sudáfrica, son tan sólo algunos de los más de 1.600 objetos que ofrece el Museo del Rugby Argentino, que inauguró una galería histórica en Wellington, la capital de Nueva Zelanda, el país anfitrión del séptimo Mundial de la historia.

En el paseo, que demanda por lo menos una hora en su recorrido, están los recuerdos que hacen al rugby argentino de todas las épocas. Hay camisetas de clubes que ya no existen y se relata el origen de Los Pumas. Es la segunda experiencia del Museo en una Copa Mundial. Su debut fue en Francia 2007.

En la exposición, cuyo ingreso es gratuito, hay de todo. Y la pasión se contagia desde que Jorge Pereyra empieza a guiar al visitante. Pereyra es porteño “loco” del rugby. Jugador de Primera en Deportiva Francesa (1966-1972), el vicepresidente de la Asociación Amigos del Museo del Rugby y uno de los responsables de la galería en Wellington, se enorgullece al contar de qué se trata todo lo que hay allí. “Acá está la historia del rugby argentino. La mostramos a través de objetos, que testimonian lo que pasó”, le explica Pereyra a Rugby Tucumano.

“Todo tiene mucho valor aquí. Desde los clubes chiquitos que duraron dos años hasta los grandes y llegando a Los Pumas. El Museo necesita que todos los amantes del rugby del país y del mundo donen objetos. Pueden ingresar a www.museodelrugby.com y contactarse. Nos enviaron cosas hasta de Inglaterra. Todo sirve: documentos, ropa, medias, botines. Hoy no sabemos cómo será el rugby dentro de 50 años; lo importante es tener los objetos para que en 50 años se sepa cómo fue hoy”, expresa Pereyra, cuyo padre, Pablo Pereyra, fue jugador y además un caricaturista glorioso del rugby.

“Para esta iniciativa tuvimos un gran apoyo de la UAR y en especial de su presidente (el tucumano Luis Castillo), que se portó 100 puntos (sic). Si no, hubiese sido imposible venir hasta acá”, destaca Pereyra.

Emoción a cada paso

Las piezas del Museo del Rugby Argentino en Nueva Zelanda emocionan. Conmueve ver una camiseta “blanca”, considerada la más vieja del rugby argentino, que utilizó Alejandro Travaglini, jugador del CASI, en un partido entre Argentinos y Extranjeros, en 1922. O la más antigua de Los Pumas, usada en 1932. O ver al “Che” Guevara en una foto con el Atalaya Polo Club, en 1953, con la pelota en sus manos. La colección se divide por épocas. Hay de 1873 hasta 1940; de 1941 a 1960; de 1971 a 1980 y así, hasta la actualidad. Se exhiben las camisetas del Tati Phelan, hoy entrenador de Los Pumas, cuando fue capitán del Seleccionado de la URBA en 2001 y la de Pichot en el Mundial de 2007. También la Vodacom Cup que ganaron Los Pampas XV (Pumas B) este año y la casaca que usó el árbitro porteño Francisco Pastrana en el amistoso de junio de este año entre Los Pumas y Barbarians franceses.

Pero hay más. Pelotas, documentación, fotos. Cuentan sobre una imagen de Perón, en 1954, saludando a los jugadores del Seleccionado nacional, que luego de estrecharles la mano, los jugadores se las pasaban por sus pantalones, como limpiándoselas. ¿Por qué? Perón había expropiado terrenos de varios clubes de rugby en esos años. Más aún, aseguran los historiadores que por los silbidos que recibía de parte del público, el General tuvo que retirarse en el entretiempo de ese partido.

En el Museo instalado en Wellington también se pueden apreciar: Un Banderín y escarapelas confeccionados por la comunidad negra de Sudáfrica para alentar a Los Pumas en la Gira del ’65; la camiseta del Seleccionado con un puma en su escudo que usó entre 1971 y 1974 antes del yaguareté original y la copa ganada por Los Pumas en el Circuito Mundial de Seven en San Diego, Estados Unidos, en 2009. También, la pelota del test match que Los Pumas le ganaron a Inglaterra, en 2006, en el que fue el primer triunfo argentino en el mítico estadio de Twickenham. El paseo vale la pena. Allí está la pasión. Según pasan los años.

Palabras autorizadas

“La presencia del Museo del Rugby en Nueva Zelanda ha despertado gran expectativa, no podía ser menos, en una de las naciones más entusiastas por el rugby. Será una experiencia inolvidable para todos los amantes del rugby”, le expresó a EL TRIBUNO el embajador argentino en el país de los All Blakcs, Fernando Escalona, ex rugbier de Alumni, de Buenos Aires.

“Deseo expresar mi especial agradecimiento a los señores Alberto Camardón y a Jorge Caroll, por el entusiasmo que han puesto para llevar adelante esta iniciativa con el apoyo de la Cancillería Argentina, el Instituto de Promoción del Turismo, Aerolíneas Argentinas y la Unión Argentina de Rugby. Valga mi reconocimiento también para el museólogo Jorge Luccioni, quien está a cargo de la muestra en Nueva Zelanda”, completó el funcionario.

En tanto, el presidente de la Unión Argentina de Rugby, Luis Castillo, manifestó a El Tribuno que “la UAR se congratula de esta presencia del Museo en Nueva Zelanda. A través de este paseo, el mundo rugbístico conocerá la historia, el presente y el futuro del rugby argentino”.

“Cuando en 1873, esos locos ingleses corrían detrás de una ovalada, pasaban inadvertidos para el resto de la población. Hoy, 138 años después, 40 millones de argentinos están pendientes de ‘qué pasa con Los Pumas’”, expresó Castillo.

por diego esper, especial para rugby tucumano, desde Nueva Zelanda