PARTIDAZO… Huirapuca 30 Tucumán Rugby 29

Una escena repetida, continuos ataques y mucho tackle de ambos equipos

En Marco Paz tuvo lugar uno de los adelantados de la tercera fecha y chocaron, parafraseando al boxeo: «dos pesos pesados» y el resultado fue un partido con muchos puntos, muy buena intención de juego, emoción, etc. En una palabra… PARTIDAZO.

Cuando dos equipos de la misma talla se enfrentan, se acaban las goleados apabullantes y empieza a verse lo mejor que puede tener este torneo regional en la próxima fase. Lo cierto es que en Yerba Buena el equipo local enfrentó a Huirapuca, ambos venían de sumar dos goleadas y estaban encaramados en el primer puesto del torneo Copa Cien Años La Gaceta.

De hecho desde el arranque mismo ambos mostraron la excelente intención de juego, para llevar el juego al campo del rival y nos encontramos, desde el inicio mismo, con un eterno Tristán Molinuevo haciendo que cada pelota vaya a ser jugada, con la precisión de un cirujano, en el campo rival.  Por el lado Verdinegro las corridas de sus tres cuartos con un pasamanos que exigía a la defensa rival.

La idea era pasar mitad de campo y sumar.  Allí fue cuando la estrategia pudo más que la habilidad, ya que de los pies de Molinuevo salían estiletazos que herían las intenciones de ataque del rival, la consecuencia de ellos es que los del Sur se fueron gananciosos al descanso.

Luego, en la segunda parte, Tucumán Rugby salió a buscar el partido y se encontró con una dura y firme defensa que no le permitía progresar en el campo de juego. A pesar de ello el «Verdine» no cesaba en sus intentos y los frutos aparecieron en el minuto 20 del complemento en donde el esfuerzo de los del parque de «La Joven Argentina» los dejo  sin piernas.

En ese momento Tucumán Rugby fue una tromba, porque se agrandaron y llegaron los tries para pasar al frente, y a punto estuvieron; pero se quedaron a un punto, ya que la diosa fortuna le dio la espalda a la buena puntería de los locales. El tiempo se consumía y el encuentro se tornó emotivo por la posibilidades de uno y el esfuerzo del otro, más un final abierto hasta que la chicharra «buchona» le dijo al Sr. Marcelo Abdala que no había más tiempo.

Lo cierto es que los dos salieron a ganar y ganó el rugby porque se vio un muy buen partido, que nos va dando la medida exacta de lo que puede ser la segunda fase de este torneo. Que es largo y recién está dado sus tres primeros pasos; pero si continua así, vale la pena esperarlo.

 

Foto: producción de Marcelo «Apu» Valdéz