Para seguir el ejemplo

Valdez, Jogna Prats, Castillo, Guastella, Galino y Chavanne, en el lanzamiento del Encuentro.

En la sede del club Lawn Tennis se llevó acabo anoche el lanzamiento del «II Encuentro Angel Guastella» que se jugará entre el 27 y 29 de abril, para jugadores de M14.

Además de los 10 clubes de la provincia, contará con la participación de equipos de provincias vecinas como Jujuy, Santiago, Salta, Catamarca y La Rioja, como así también de países vecino como Chile, Bolivia y Paraguay.

Este encuentro se realizará todos los años y tiene como fin la difusión y desarrollo regional, según palabras del Profe Guastella.

Entre los presentes estuvieron el presidente de Lawn Tennis, José Chavanne, el presidente de la Sub Comisión de Rugby de la institución, Dessio Jogna Prats, el presidente de la Sub Comisión de Rugby Infantil de la Unión de Rugby de Tucumán, Roberto Pipa Escalante y la presencia destacada del Presidente de la Subcomisión de Alto Rendimiento de la UAR, Manolo Galindo y el titular de la entidad madre del rugby nacional, Luis Castillo.

También acompañó al homenajeado Angel Guastella su íntimo amigo, Cacho Valdez.

«Una leyenda viviente»

Sólo hubo palabras de agradecimiento para quien diera y dá todavía todo lo que sabe al rugby local, todo lo que conoce y lo hace con la humildad que sólo tienen los grandes.

«Estamos, considero, frente a un hombre que vive al servicio del rugby que pese a su inmensa trayectoria y a los pergaminos obtenidos, sigue con la misma humildad de siempre y la simpleza de los grandes», decía Jogna Prats sobre Guastella.

«Se convirtió por mérito propio, en un referente del rugby en Tucumán y como una leyenda viviente de nuestro rugby nacional» dijo y añadió «que nos enseñó, en estos diez años que está con nosotros, no sólo de rugby sino de la vida. Y lo hizo con el ejemplo».

«Tuve la oportunidad de conocer a Angel cuando tenía 17 años. Nos dejaba enseñanzas siempre. Si hay algo que tengo que destacar y agradecer, es que luego de haber quemado todas las etapas como jugador, entrenador y dirigente, nunca se apartó del juego. Esto es un deporte educativo que nos enseña a saber llevar muchas situaciones difíciles de la vida. Guastella no sólo aportó al juego sino a la etapa más difícil, que

es la formativa. Gracias por todo lo que le dio al rugby nacional y como hombre de Tucumán, gracias por haber elegido Tucumán. Y aquí, si quiere que conteste, le hago una pregunta ¿por qué eligió Tucumán?», decía en su alocución el presidente Cacho Castillo para continuar «que creo saber la respuesta por lo que dijo Cacho Valdez: en Tucumán el rugby es una religión. Quizás lo conmovió todo esto y lo recibió muy bien este club y no sólo hace mucho por el rugby en esta institución sino a nivel país. Código, res

peto y sinceridad. Quizás, Angel, cuando te conocí no supe aprovecharte pero sí dejaste marcado cosas que intento seguirte. Muchas gracias», finalizó.

«Estábamos con Cacho Castillo como entrenador y vino a darnos una mano en el seleccionado. Hace mucho que nos conocemos con Angel. No tenemos que olvidarnos del rugby de base. Leía un artículo de Pachi Pastrana donde dijo que la estructura del rugby argentino no se encuentra en cualquier parte del mundo. El voluntariado que ustedes hacen es incomparable. Y no hay que olvidarse. ¿Qué tiene que ver con Angel todo esto? Que estuvo en lo más alto del rugby y hoy está entrenando y volcando toda su experiencia en las formativas. No podemos olvidar que venimos, todos, del rugby de base. Eso es un verdadero ejemplo y habla muy bien de Angel. Para mí es un orgullo estar contigo ahora. Gracias por haber elegido nuestra provincia para dejar tus enseñanzas», señaló Galindo.

Roberto Escalante, de la Subcomisión de Rugby Infantil de la Unión, dijo que «cuando me dijeron que tenía que decir algo esta noche, me quedé sin palabras. Angel es un maestro que con toda su humildad no tiene problemas de brindar todo su conocimiento para el rugby de la provincia. En la comisión que presido está trabajando a la par nuestra, lo cual es un honor y agradezco todo lo que hace. Felicito a Lawn Tennis por este homenaje, en el que todos estamos comprometidos y espero seamos dignos de esta gestión. Que los chicos entren a la cancha a divertirse, a mostrar todo lo que aprendieron pero que, sobre todo, se diviertan dentro y fuera de la cancha».

Las palabras finales fueron de su amigo, Cacho Valdez, que señaló que «en Tucumán, un poco exagerando, se da una situación muy peculiar de que el rugby es una cosa demasiado importante. De tal trascendencia, que uno entra en esta especie de iglesia y es un cófrade más. Por eso le decía a Cacho Castillo que se lo vive como si fuera una religión. El que comete el pecado de entrar, ya está infecto. Para mí fue toda una sorpresa la aparición de Angel en 1950. Pero se vino a Tucumán y está hace 10 años aquí. Ya está infecto. Se vino a Tucumán por que acá está la verdad. Cuando él vino, la trajo. Y la provincia estaba queriendo ser Tucumán y llegó a ser por mérito propio y de muchos tipos que inclusive hoy están acá. Como Manolo, como Cacho y con Petra, le hicieron entender a los porteños de lo que se trataba el rugby en Tucumán: se trataba de una cosa muy seria. La obligacioln que tienen ahora todos los jóvenes y dirigentes, es mantener la seriedad de esta cosa tan alegre que es el rugby. Y no es una contraposición: hay alegría de jugar pero hay que hacerlo con seriedad para encarar las cosas. La virtud que tiene este hombre es que es convincente, tiene la capacidad de convencer y emplea toda su capacidad intelectual en algo que quiere mucho y yo también, que es el rugby».