Sin Nicolás Sánchez, Los Pumas pueden quedar afuera del Mundial

El ex apertura de Lawn Tennis hace 6 años que es el conductor del equipo nacional. Mario Ledesma, en una decisión más que polémica, lo dejó afuera de los 23 ante Inglaterra. ¿Táctica o vendetta?

“Increíble”, “No sé nada de rugby”, “Está loco?” “Parece Sampaoli improvisando”….

Las redes sociales explotaron en las últimas horas cuando se conoció la decisión del entrenador de Los Pumas, Mario Ledesma, de excluir a los tucumanos Nicolás Sánchez y Ramiro Moyano, del plantel de 23 jugadores que enfrentarán a Inglaterra el tercer partido en el Mundial de rugby de Japón 2019, el sábado a las 17 (5 de la mañana argentina) en el Tokyo Stadium, con la obligación de ganar para seguir en carrera. 

Uno no escribe esto sólo porque es tucumano y conoce a Nico y a Ramiro. Es porque el ex apertura de Lawn Tennis fue el conductor del equipo nacional en los últimos 6 años, es el actual goleador histórico del seleccionado y, probablemente, está jugando su último Mundial. Un conductor natural con capacidad técnica y mental, para enfrentar a uno de los equipos más poderosos de rugby del mundo. 

Lo de Ramiro, el wing de Lince, tampoco se entiende demasiado teniendo en cuenta que tuvo una gran temporada en Jaguares (fue el segundo en la tabla de tries detrás de Matías Orlando), transformándose en una herramienta letal de ataque de la mano del entrenador Gonzalo Quesada.

Entonces, ¿qué pasó en el medio que dejó fuera a dos jugadores tan importantes en un partido crucial que puede definir la clasificación de Argentina?

Mundial Nueva Zelanda 2011: Mario Ledesma y su socio Rodrigo Roncero, se mofaban permanentemente de Cachorro Sánchez en su primera experiencia mundialista. Tuvo que interceder un espigado comprovinciano, que inspiraba respeto por su físico y su juego, con promesa de golpiza. Y dejaron de molestar al juvenil Puma.

«Hicimos lo que pensábamos que era lo mejor para el equipo», dijo el entrenador en conferencia de prensa, descansando su responsabilidad en la decisión en los varios integrantes del staff técnico. El único aval de Ledesma es el bajo rendimiento de Sánchez, que habló en conferencia de prensa dando a entender que es así porque no está cómodo con el sistema actual.

No creo en táctica. Sí en revancha. Porque es inentendible que prefiera a un suplente que lleva 1 partido con Los Pumas (Lucas Mensa) y ante la posibilidad de que Benjamín Urdapilleta no termine los 80 minutos, su reemplazante sea Jerónimo de la Fuente, el rosarino que no juega de apertura desde hace años!!!.

Es el partido más importante para estos jugadores que vienen preparándose hace 10 años, cuando comenzó la etapa profesional con Daniel Hourcade a la cabeza y de la que varios chicos forman parte como los ya mencionados Sánchez y Moyano, Agustín Creevy, Joaquín Tuculet (también relegados) entre otros.

Ledesma declaró que «es el partido de nuestras vidas, una final» pero parece que para él la experiencia no cuenta en estos casos.

Ojalá ganen Los Pumas y tengan chances de llegar a cuartos de final. Lo digo en serio. Lo deseo con todo el corazón.

Si quisiera otra cosa, sería no respetar y tirar por la borda todo el trabajo serio y el esfuerzo enorme de muchos jugadores que quieren profundamente ver crecer el rugby argentino.

Ledesma y su equipo no respetaron nada de eso.

Relacionados