«Nos costó resolver situaciones»

El scrum fue un dolor de cabeza para Tucumán.

El scrum fue un dolor de cabeza para Tucumán.

Para Javier Rojas, centro de Tucumán, Salta fue un durísimo rival y complicó el juego del seleccionado naranja.

«Ellos jugaron bien, son muy fuertes con los forwards y jugaron bien con las manos. Nos costó resolver algunas situaciones, pero supimos mejorar en el segundo tiempo. Tuvimos paciencia, supimos esperar el error de ellos, y ahí pudimos hacer los tries y despegarnos en el marcador», comenzó diciendo el centro de Universitario.

«El torneo viene siendo muy duro, y el último partido con Buenos Aires también va a ser muy difícil, por eso hay que esperar al próximo fin de semana y ojalá que ganemos y podamos festejar”, aseguró.

Para el wing de Huirapuca, Macario Villaluenga, también coincidió con Rojas. «Fue un partido durísimo, ya que los dos salimos a jugarlo como una final. El primer tiempo se nos complicó mucho porque Salta estaba muy bien. Nos tacklearon mucho, pero por suerte se terminó abriendo a nuestro favor en el segundo tiempo».

«No nos desesperamos, esa fue la clave. Respetamos nuestro plan de juego y por eso nos terminaron saliendo bien las cosas» y añadió que «el equipo está para campeón pero Buenos Aires es un rival durísimo, que siempre nos complica; entonces tenemos que entrenar concentrados en la semana para poder hacer las cosas bien el próximo fin de semana».

Martin Nuñez, wing salteño, terminó el partido contento. «Creo que todos disfrutaron de un verdadero espectáculo. Entramos sabiendo que debíamos jugar a un gran nivel porque Tucumán es un equipo muy duro y lo hicimos”, argumentó.

«Salta duplicó a Tucumán en actitud y en compromiso, pero cometimos errores letales que estos equipos no te perdonan. Sin lugar a dudas fue nuestro mejor partido en el campeonato», añadió.

«La virtud de Salta es el sacrificio, las ganas de mejorar y de seguir creciendo. Creo que el objetivo de Salta es ganar todos los partidos, y el próximo fin de semana vamos a ir a buscar la victoria a Rosario».

Para Oscar Prado, el entrenador de Salta, el análisis que hizo también partió de la base en la entrega. «Es lo que más me deja. Tuvo una entrega más que admirable. No estoy caliente…. pero es duro. Lo que no entiende la gente de Salta es que allá (en Tucumán) hay 10 o 12 pladares que entrenan todos los días y acá no hay ninguno. Tenemos un pilar que le hicimos adelgazar 5 kilos para juegue el Argentino y el suplente tiene 43 años. Yo me plantié estar dos años y creo que es lo lógico. Tiene que aparecer gente. El año que viene me voy a entrenar Primera en Tucumán en el Jockey Club y ese es un gran desafío porque creo que necesita un aporte que le puedo dar».

Osvaldo Ortiz – UAR – Ramiro Ensinas