Marcelo Corbalán Costilla: «a fines de marzo confiamos en volver a tener rugby»

El presidente de la Unión de Rugby de Tucumán está seguro de lanzar un torneo para esa fecha. La relación tirante con la UAR, el problema del Comité Regional y el desarrollo de los clubes.

El presidente de la Unión de Rugby de Tucumán, Marcelo Corbalán Costilla, tuvo una extensa charla con colegas de diferentes uniones en un espacio de entrevista por streaming denominado «Eden Park», con Eugenio Astesiano de Buenos Aires, Juan Pablo García de Mendoza y Federico Espósito, de Tucumán.

Se hablaron de muchos temas entre los que se tocó la tensa relación con la Unión Argentina de Rugby, el deseo de Tucumán de tener un equipo semiprofesional en el torneo donde estén dadas las condiciones para que lo juegue, la falta de un estadio único para encuentros internacionales y qué pasará con el comité Regional. Todo esto, en una hora de charla que reproducimos aquí y también dejamos el link, si es que quieren escucharla.

«Estamos confiados en que podemos realizar un torneo de 15, como lo conocemos todos, con los protocolos que nos exigan, por supuesto para fines de marzo o principios de abril. ¿En qué se basa nuestra confianza? En que la vacuna ya está circulando y que, si bien no todos estarán vacunados a mediados de abril-mayo, los trabajadores esenciales y las personas de riesgo ya la tendrán, en esto se basa nuestra confianza», aseguró Corbalán Costilla en el arranque de la entrevista para luego seguir con otros temas.

«Tenemos con el vicepresidente de la UAR, Gabriel Travaglini, algunas diferencias desde lo dirigencial pero siempre apostamos al diálogo y eso es muy bueno. Siempre le digo que yo voy a ir a conocer el rugby de Buenos Aires y él, tiene que conocer el rugby de Tucumán. Argentina es increíblemente grande como las diferencias entre cada región. La idea de que Tucumán pueda tener un equipo semi profesional ronda por la cabeza nuestra porque seguimos pensando – y siempre lo haremos- pidiendo que vuelva el torneo de selecciones de uniones. Sobre todo los que lo quieren jugar como Córdoba, Salta, Mar del Plata, Rosario, Mendoza… para gerenciar estas uniones hace falta dinero y necesitamos del ingreso ordinario, que son las inscripciones, y el extraordinario, como el vender la camiseta Naranja que para nosotros es una marca registrada. Con eso podríamos sostener el desarrollo en el interior de la provincia achicando el costo de traslado de los que vienen a jugar a la capital. Si no tenemos un torneo así, es difícil vender la Naranja. Si no es un formato como el Argentino, podríamos armar o generar algo para nuestros jugadores no se vayan a jugar afuera, qué lindo sería!!! Creemos que si no se da un torneo de uniones, sí podría hacerse el Centro de la República y, si no se puede, ingresando en la SLAR con lo que el jugador que participe de marzo a junio, puede volver a su club» , señaló el presidente.

– Elevaron una carta, quizás extemporánea, donde se piden varias cosas pero entre ellas, el tema de la competencia…

– Si se fijan en los 4 puntos que presentamos, hacemos hincapié en la comunicación. El mayor desencuentro es ese punto, no a nivel institucional. Todavía no sé quién es el responsable del departamento de Marketing de nuestra Unión madre. Se lo pregunté al presidente y aún no lo sé. ¿Cómo es eso posible? Nosotros también tenemos problemas de comunicación pero no tiene nada que ver con la estructura que maneja la UAR que es profesional. Por otro lado, la información más fresca la maneja un sólo medio (se refiere a ESPN aunque no lo dice) y no tengo nada contra ellos, pero debería llegarle a todos los medios por igual. Hay una frase que siempre repito: «Aquél que no quiere mostrar algo, es porque tiene algo por ocultar». A partir de ahí radica nuestra inquietud. No nos quejamos. Es el planteo de un punto de vista diferente. Estamos acá. Queremos colaborar. Nos pasó cuando se decidió la decisión de no seguir jugando el Argentino. Llevamos nuestro plantel de seguir jugando y Travaglini nos dijo que están bien, que elevemos un proyecto. Lo tenemos. Estamos esperando el momento para discutirlo. Para sentir que somos parte de la UAR, debemos sentirnos partícipes también. No estamos en oposición constante. Es nuestro deber ser contralor.

La entrevista con los periodistas de Eden Park. (Foto: Internet)

– Hablando sobre ese tema ¿hubo un interés serio de Tucumán en integrar la SLAR o fue un deseo simplemente?

Teníamos serias intenciones de participar con alguna franquicia pero en ese momento, los números no daban. Cualquier persona que aporta dinero para un emprendimiento determinado, quiere saber cuándo puede recuperar la inversión o re invertir. Desde nuestro punto de vista, no estaba muy claro cómo iba a ser el gerenciamiento que íbamos a capitalizar a través de un sponssor. Por eso decidimos no avanzar. Cuando esto comenzó, se hablaba de un millón de dólares, un proyecto a 5 años. Con la gente que hablamos nos contestaron que podrían invertirlo en otra cosa salvo por el berretín de tener un equipo profesional y nada más. Sin embargo creemos que se fueron acomodando algunos números y que, a medida de que pase el tiempo, todo será mucho más viable.

– Por qué no se permitió que jueguen más de 2 jugadores por club en la SLAR…

– Pusimos y defendimos esa cláusula para que no aparezca alguien y desmantele un plantel de primera, perjudicando a un club. Si la intención es desarrollar el rugby, pongamos reglas serias. Estaba claro cómo debía ser pero quisieron hacerla muy laxa y por eso tuvimos tantos puntos de desencuentros con Sudamérica Rugby y la UAR. O son dos o nada. Porque la idea no es cortar la carrera profesional de nadie si no preservar la salud de los clubes...

– Es que la dicotomía se plantea cuando los jugadores igual se van de sus clubes. Si juegan la SLAR, solamente 2…. pero si se van a cualquier otro país, no hay problemas…

– Muy buen punto de vista. Lo que se apuntaba era a cuántos jugadores, realmente, pueden ir a jugar un rugby competitivo. Muy pocos. Ahora, la cantidad de chicos que van a hacer una experiencia laboral-vacacional, es mayor. No como una salida profesional del rugby sino conocer Europa… Esa es otra historia.

– Cambió mucho la mentalidad de los chicos que no ven esa visión romántica del rugby de antes… quizás haya que adaptarse.

– Coincido plenamente en esa visión pero debo hacer una salvedad. El profesionalismo en el país arrancó con Los Pumas en el 2007 y se materializó con el Pladar en 2009, empezó a ser más importante cuando jugamos el Rugby Championship y más aún en el Super Rugby. Eso fueron 12 años pero el amateurismo, del que provengo, tiene 120 años. Y nunca tuvimos un plan. Y ahí donde voy: lo nuevo, lo distinto, genera en este caso respeto. Seguramente nos iremos aggiornando. En mis tiempos, jugar al rugby afuera, era prácticamente una odisea porque había que buscar un representante que no existía en el rugby. Hoy, cualquier chico que quiere jugar afuera, ingresa en internet a la liga francesa, celta, italiana y logra un espacio. Seguro que vamos a ir evolucionando pero hay que darle tiempo, como a todas las cosas. Es un proceso. Cambiar nuestra mentalidad, lleva su tiempo. Hace 5 años atrás: alguien pensaba que podía haber una liga profesional en Sudamérica?

– Entre otras cosas, a Tucumán le faltaría un estadio acorde a las exigencia internacionales. ¿Por qué no lo tiene aún? para para recibir visitas internacionales

Porque lamentablemente nuestra dirigencia política no acompaña el volumen de pasión que le ponemos la dirigencia amateur. No tan sólo es una cancha de rugby: es una buena pista de atletismo, un buen micro-estadio cerrado…. Nos juntamos con un grupo de personas que pertenecen a otras federaciones, de otros deportes, tratando de convertir esa visión que tiene la dirigencia política y darle un vuelco para tener un buen estadio, de 15 mil personas, con uno cubierto a la par donde se pueda jugar voly, handball, básquet… que tengamos una buena pista de atletismo, tantas cosas. Pero estamos disociados. Todos se logra con diálogo y estamos detrás de eso. Es uno de los temas pendientes que como dirigente deportivo quiero hacerlo. Y lo voy a hacer. Vamos a romper tanto que lo vamos a lograr.

– ¿Qué pasará con el comité Regional?

Cada región es totalmente distinta a otras. Lo hablé con el presidente de Córdoba porque se preguntaba por qué no queríamos integrar ese comité. Fundamentalmente no tenemos necesidad de integrarlo. Es más. Muchos clubes no quieren jugar el Regional. Con eso, imaginen a nuestra CD obligada a integrar un comité. Analicemos algunas uniones: Córdoba. Está constituida por Andina y Catamarca, con clubes que están muy lejos de acercarse al octavo club de Córdoba. No tiene necesidad, en este contexto, de armar un Regional. Veamos Mendoza: puede tener 6 equipos, de los que 4 dan pelea en el torneo y por eso se agregaron 2 sanjuaninos y neuquinos. Vamos al caso de Rosario: tiene 5 equipos muy buenos y necesita 1 de Entre Ríos y Santa Fe. Lo mismo le pasa el NEA. Tucumán, sólo Tucumán, tiene 9 equipos competitivos, que cada fin de semana puede tener partidos palo a palo. Porque cualquiera de ellos puede ganarle al actual campeón. Entendemos que debemos ser generosos con nuestros vecinos pero… no nos vengan a poner condiciones. Por eso es que Tucumán, no por capricho, se opone al comité. Nosotros queremos ser solidarios pero que no sea impuesta esa solidaridad. Si nosotros volcáramos todos nuestra energía en nuestros clubes de desarrollo, caso Coipú o Aguará Guazú, lo haríamos crecer en tres años.

Fuente: https://www.twitch.tv/videos/893146008

Relacionados