Los Tarcos se adueño de la semifinal en Yerba Buena y quiere más.

Tucumán Rugby y Los Tarcos jugaban por la segunda semifinal del Torneo Eduardo García Hamilton. Dos equipos que sin importar los nombres cada uno tiene un estilo de juego definido y perfectamente conocidos, por los que quien impusiera su juego tendría preponderancia.

Los Tarcos arranco el encuentro dispuesto a imponer condiciones y con mucha actitud y presión, desde el minuto uno dio muestras de que quería ser finalista. Precisamente ya en el primer minuto marcaba el primer try.

Como era sabido y propio del encuentro , Tucumán Rugby reaccionó y poco a poco aparecía su juego y si bien llegó al empate, el control de la ovalada y territorial era de los del ex aeropuerto, conducidos a la perfección por su pareja de medios.

El partido se tornó intenso, muy peleado y esgrimiendo cada uno lo suyo y con el marcador abierto.

El segundo tiempo tuvo la misma tónica,pero el cansancio de una jornada tórrida se hacía sentir y fue allí cuando los Rojos apostaron a más, a la presión inicial y con aciertos y desaciertos jugaron casi siempre en territorio Verdinegro, es más una intercesión en pleno ataque de la visita le permitió a los de Yerba Buena pasar al frente en el marcador por 21 a 17.

Pero lo dicho anteriormente, le permitió que Juan María Cruzado con sus pies , empezará a sacar provecho del dominio territorial. Dos penales consecutivos lo pusieron nuevamente al frente en el marcador.

De allí hasta el final Tarcos creció y aumentó la ventaja hasta llegar a ponerse 38 a 21. El amor propio y el orgullo de los anfitriones los llevó a querer acortar diferencia y los lograron.

Tarcos llegó a Yerba Buena dispuesto a jugar la final y lo logró en base a mucha actitud que sumado a su juego le dio un triunfo por 38 a 26 y ahora va por Natación y Gimnasia y quiere todo. El verdinegro se vio superado; pero murió en la suya pues superado y todo no renunció a su juego.

Relacionados