Los Pumas ya arman las valijas de una triste despedida de Japón

Inglaterra mostró la diferencia entre un equipo sólido y un puñado de voluntades. El seleccionado de La Rosa lo derrotó por 39 a 10. Sólo un milagro hará pasar de fases a la Argentina.

De punta a punta. Así fue el dominio de Inglaterra sobre Los Pumas, en el partido que marcó prácticamente la despedida del conjunto argentino del Mundial de Japón. Fue un 39 a 10 inapelable.

Los Pumas no mostraron nada de lo que hablaron en la semana. Tuvieron poco la pelota, defendieron demasiado y cometieron errores que fueron multiplicándose a medida que corrían los minutos. Los ingleses, por el contrario, fueron impecables en su ejecución de juego.

Si bien el partido ya había comenzado con un penal a favor de Los Pumas y un try de parte de los ingleses, el minuto 17 fue un punto de inflexión: Tomás Lavanini ve la roja por ir muy arriba en un tackle.

El equipo argentino, a partir de ahí, le costó más desde lo mental y dejó el terreno, la posesión de pelota y el manejo del ritmo del partido para Ford y Farrel que se hicieron un festín con el juego del pie. Duros en el contacto, fuertes en defensa y en ataque, se veían venir los tries sobre el final del primer tiempo y del comienzo en el segundo (Elliot Daly, Ben Youngs y George Ford) que pusieron en el marcador la verdadera diferencia que había en cancha: 22 a 3. No fue más porque Farrel no estuvo más preciso hacia las H (erró 10 puntos).

Lo que siguió fue una merma en la intensidad de juego inglés, los cambios en el equipo argentino no lograron revertir la triste realidad de sus intenciones tibias de juego y sólo aportaron para las estadísticas (Agustín Creevy, el jugador con más test en Los Pumas y el debut de Lucas Mensa en un partido mundial).

Pudimos constatar la improlijidad y la improvisación de un De la Fuente como apertura (no es su culpa) con 20 minutos por delante. Y el try de Matías Moroni en, quizás, la única jugada colectiva que podemos rescatar de los argentinos en ataque.

Sin reacción ni ideas de juego, con 63 minutos con un jugador menos ante una Inglaterra práctica y con un plan clarísimo.

Le sobró un tiempo al partido. Los Pumas dependen de un milagro de Tonga (le tiene que ganar a Francia -juegan el ) para seguir con vida en la Copa del Mundo.

Inglaterra es la soberbia líder del Grupo C, con puntaje ideal y ya con su pase a cuartos de final asegurado.

Síntesis:

Inglaterra: Elliot Daly; Anthony Watson, Manu Tuilagi, Owen Farrell (cap) y Jonny May; George Ford y Ben Youngs; Billy Vunipola, Sam Underhill y Tom Curry; George Kruis y Maro Itoje; Kyle Sinckler, Jamie George y Joe Marler.
Entrenador: Eddie Jones.
Ingresaron: Luke Cowan-Dickie, Mako Vunipola, Dan Cole, Courtney Lawes, Lewis Ludlam, Willi Heinz, Henry Slade, Jack Nowell.

Argentina: Emiliano Boffelli; Matías Moroni, Matías Orlando, Jerónimo de la Fuente y Santiago Carreras; Benjamín Urdapilleta y Tomás Cubelli; Javier Ortega Desio, Marcos Kremer y Pablo Matera (cap); Tomás Lavanini y Guido Petti; Juan Figallo, Julián Montoya y Nahuel Tetaz Chaparro.
Entrenador: Mario Ledesma.
Ingresaron: Mayco Vivas, Santiago Medrano, Agustín Creevy, Matías Alemanno, Tomás Lezana, Felipe Ezcurra, Lucas Mensa y Bautista Delguy.

Tantos en el Primer Tiempo: 6′, Penal de Urdapilleta (A); 8, 35 y 42′, Tries de May, Daly y Youngs (I).Expulsado: 17′, Lavanini (A).
Resultado Parcial: Inglaterra 15 – Argentina 3.

Tantos en el Segundo Tiempo: 5, 34 y 40′, Goles de Farrell por Tries de Ford, Nowell y Cowan-Dckie (I); 12′, Penal de Farrell (I); 31′, Gol de Boffelli por Try de Moroni (A).

Estadio: Tokyo Stadium.
Árbitro: Nigel Owens (Gales).
Asistente: Ben O’Keeffe (Nueva Zelanda), Andrew Brace (Irlanda).
TMO: Marius Jonker (Sudáfrica).

Foto: RWC

Relacionados