Los Pumas valen Plata

Dale Campeón! se escuchó en Sydney. La alegría no es para menos. Gran torneo de Los Pumas.

Dale Campeón! se escuchó en Sydney. La alegría no es para menos. Gran torneo de Los Pumas.

El conjunto nacional de juego reducido dirigido por Santiago Gómez Cora y el tucumano Leonardo Gravano, se consagró campeón de Plata al vencer en la final a Kenia por 24 a 0. Gran perfomance del equipo argentino.

El camino del oro en los Circuitos de Seven es más escarpado de lo que se imaginan. Argentina ha comenzado este año con un buen circuito y ha superados todas las fases clasificatorias, entrando entre los ocho mejores equipos para definir la Copa de Oro.

Sin embargo, siempre hay un detalle, aunque sea mínimo, que no le permite disputar la ansiada final. Se encontró siempre con  su gran karma, Fiji, que en Dubai, en Ciudad del Cabo, en Wellington y en Sydney, lo derrotó. Esto no le permitió nunca ser lider en su grupo y cruzarse en los cuartos de final de oro, ante no tan encumbrado. Sudáfrica e Inglaterra también fueron rivales recurrentes que trocaron su destino para la Copa de Plata.

En Sudáfrica se estuvo muy cerca. Llegó a la final de la Copa de Oro tras vencer a Nueva Zelanda (algo que no ocurría desde 2006) pero cayó ante el local por un 29 a 14. Masticaron bronca en Wellington al caer ante Australia por 21 a 5, jugando bien.

Esta vez, en Sydney, no fue la excepcion. Arrancó bien, logrando un buena victoria ante Francia por 17 a 7, venció a Samoa ajustadamente 14 a 12 y cayó nuevamente ante Fiji por poco: 19 a 14 ganaron los isleños. Le tocó en suerte enfrentar a Sudáfrica por cuartos de final en la Copa de Oro, que los castigó con un 26 a 0 lapidario. Una primera mitad sólida y luego un segundo tiempo con latigazos para definir el pase a semifinales fueron suficientes para los sudafricanos.

Así llegó otra vez al camino de la Plata. En la semifinal, otra cara conocida. Inglaterra. Pero ahí, como dijo Santiago Gómez Cora durante la semana previa al torneo, Argentina jugó con inteligencia. Arrancó bien y logró su primer try, aunque la respuesta inglesa fueron dos tries. Argentina empató y se venía una segunda etapa abierta. Shultz  encontró el camino y apoyó en la punta, lo que le dio los cinco puntos necesarios para marcar una diferencia. Luego, se dedicó a defender la victoria.

En la final se encontró con kenia, que venía de ganarle un duro partido a USA con una gran remontada. Perdía 21 a 0 y le ganó 24 a 21. Kenia sintió el desgaste y Argentina no tuvo contemplaciones. Lo derrotó 24 a 0. Buena defensa, sólida performance y gran cierre para un 5° puesto en Sydney para el grito de «Dale campeón, dale campeón».

Ahora viene un descanso y el próximo desafío es Las Vegas, en el primer fin de semana de marzo.

A recuperar energías. Porque estos chicos valen plata y, quien te dice, cambian por oro.

 

Relacionados