Los Jaguares cayeron ante los Blues

El tucumano Roberto Tejerizo es detenino por la dura defensa neocelandeza. (Foto: UAR)

El tucumano Roberto Tejerizo es derribado por la dura defensa neocelandeza. (Foto: UAR)

El equipo argentino arrancó con una derrota 24 a 16 su gira por Nueva Zelanda en el Super Rugby. Tuvo un buen primer tiempo pero el local lo superó, sobre todo, en la segunda parte. Falta de experiencia.

Los Jaguares no arrancaron bien la gira por Nueva Zelanda. Cayeron ante Blues por 24 a 16, en un partido que lo tuvo como dominador en gran parte del primer tiempo pero que no logró traducir en puntos esa pequeña ventaja. Fueron 12 minutos de dominio territorial y de posesión pero sólo a través de penales, convertidos por Rete González Iglesias, Jaguares lograba ventaja. En una desafortunada jugada, Ramiro Moyano tuvo que dejar el campo para ingrese Nicolás Sánchez. El hombre de Lince sólo estuvo 22 minutos en cancha pero tuvo buenas intervenciones.

En la primera que tuvo Blues, y con un hombre menos, lograron vulnerar la defensa argentina con el juego corto y excelente juego de manos, llegando al try a través de su octavo Luatua. Después, con un penal de su apertura, West, llegando a la media hora, los locales pasaban al frente con un 8 a 6.

Cerca de la final de la primera parte, un excelente ingreso del apertura de Blues cortando la defensa, puso al equipo neocelandés con un 15 a 6 con el que terminaba el primer período.

Los argentinos sintieron el rigor físico y el calor, la humedad extrema, que no le permitía hilvanar una jugada con varias fases ya que perdían la pelota al contacto.

Esa fue la premisa para la segunda parte. Aunque los argentinos la tuvieron poco, administraron las pocas situaciones que tuvieron logrando meterse en partido con un penal. Pero el control de pelota, el juego aceitado de Blues y la dureza de su juego, hizo que Jaguares cayera en penales reiterados y nuevamente, a través del pie de West, se fueron otra vez arriba, en 20 minutos del segundo tiempo, con una ventaja de 21 a 9.

En una acción individual, Nicolás Sánchez ganó la línea de ventaja, buscó la pelota y no sin dificultad, le cedió la pelota a Bertranou, reeplazante de Landajo (de buen partido), quien logró un try. La conversión del tucumano puso nuevamente en partido a Jaguares.

La respuesta de Blues no se hizo esperar. Otro penal para West alejó el marcador y el local se dedicó a manejar el partido de forma inteligente. Incluso sobre el final, actitudes sobradoras hicieron reaccionar a los juveniles jugadores argentinos pero todo terminó inmediatamente.

La materia pendiente sigue siendo la misma: aprender de los errores, mejorar en el contacto, en el primer tackle y tenerse la confianza para atacar y lograr la contundencia que, por experiencia, tienen todos los equipos del Super Rugby.

 

BLUES: 1- Nic Mayhew, 2- James Parsons (c), 3- Charlie Faumuina; 4- Patrick Tuipulotu, 5- Josh Bekhuis; 6- Joe Edwards, 7- Blake Gibson, 8- Steven Luatua; 9- Bryn Hall, 10- Ihaia West; 11- Tevita Li, 12- Piers Francis, 13- Rene Ranger, 14- Rieko Ioane, 15- Lolagi Visinia.

Ingresaron: Akira Ioane, Ofa Tu’ungafasi, George Moala, Sam Prattley, Hoani Matenga, Quentin MacDonald y Billy Guyton.

Suplente: Matt McGahan.

Entrenador: Tana Umaga.

Tries: Luatua, West.

Conversiones: West.

Penales: West (4).

Amonestado: Tevita Li.

JAGUARES: 1- Roberto Tejerizo, 2- Julián Montoya, 3- Ramiro Herrera; 4- Guido Petti, 5- Tomás Lavanini; 6- Tomás Lezana, 7- Rodrigo Báez, 8- Leonardo Senatore; 9- Martín Landajo (c), 10- Santiago González Iglesias; 11- Manuel Montero, 12- Jerónimo de la Fuente, 13- Matías Moroni, 14- Emiliano Boffelli, 15- Ramiro Moyano.

Ingresaron: Nicolás Sánchez, Santiago García Botta, Gonzalo Bertranou, Enrique Pieretto, Facundo Bosch, Joaquín Paz y Juan Cruz Guillemaín.

Suplente: Felipe Arregui.

Entrenador: Raúl Pérez.

Tries: Bertranou.

Conversiones: Sánchez.

Penales: González Iglesias (3)

Árbitro: Mike Fraser.

Estadio: North Harbour

Declaraciones

Emiliano Boffelli: «Lo mismo de siempre. Son los detalles. Caemos siempre lo mismo. Los errores forzados, individuales. Es cuestión de cada uno comenzar a mejorar. Las lesiones nos complicaron y nos hizo cambiar el esquema. Creo que no pasa por ahí. Hay que mejorar con los errores no forzados»

Relacionados