Los hijos del Sol Naciente derrotaron a los Springboks!!!

japan_springboks-2La primera sorpresa de la Copa del Mundo la dio Japón, que sorprendio al mundo ovalado al vencer a los Sudafricanos por 34 a 32.

No pude asistir al estadio, pero el living cómodo de una casa de Londres, más precisamente en Tottenhan Hale, de un ex jugador de Hindú Club, sirvio para que asistiera al batacazo del mundial en el despertar del torneo ecuménico. Sorprendia Japónpor lacontiuidadensujuego y Sudáfrica por lo mpreciso y timorato, pues si se lo proponía vulneraba la linea defensiva japonesa; pero no lo hicieron y eso le hizo ganar confianza a los «Albirojos.

El parcial 10 a 7 daba una clara muestra de lo que pasaba en elcampode juego.

En la segunda parte, Japón tenía continuidad en el ataque y convertía al equipo de verde en penalero y de esa forma le daba vida a los «Orientales» y los mantenía cerca en el marcador.

Japón empato mediante los penales de Goromaru pero Sudáfrica cuando se veía apretdado salía a buscar el partido y lo hacía mediante sus forwards. primero con De Jaguer  y luego Straus para poner el partido 29 a 22 con sus respectivas conversiones. Por la forma en que los dirigidos por Mayer notaron en el ingoal rival, daba la sensación que Sudáfrica lo liquidaba al partido en el último tramo. Pero ocurrió todo lo contrario. El que quiso ganarlofue Japón.

Los Nipones le pusieron continuidad a sus ataques y sumaron dos tries de muy  buena factura para djarnos atodos pasmados y para sorprender a propiosy extraños. Para dar el batacazo mundial. Las lagrimas se deslizaban por los ojos razgados de todos los hinchas de Japón y de los jugadores pues consumaron el triunfo de la historia, por hacer historia y por ponerle condimento a este grupo con vistas a quienes pueden clasificar a la siguiente fase.

Aca en Tottenhan, en el living de Pablo Corcoy, todos asombrados y haciendo comentarios jocosos sobre los triunfadores; pero la verdad indicaba que la sorpresa sería tapa en todos los diarios deportivos del mundo.

Esta sorpresa nos invita a soñar en nuestra propiasorpresa en Wimbledon.