Los cinco tucumanos para el cierre del año en los Pumas.

tumanosIgnacio Campana de Scrum.com realizó una nota en donde deja entrever como el rugby tucumano se renueva continuamente vistiendo la casaca de los Pumas, acá la compartimos.

Tucumanos, siempre tucumanos. Pueden cambiar las generaciones y los apellidos, pero ellos están. En la historia del rugby argentino esta provincia juega un papel preponderante y los distintos seleccionados cuentan con su talento para dejar el alma en cada partido, por eso esta nueva gira de Los Pumas no es la excepción.

Llegó el día libre en Inglaterra y Scrum juntó a los cinco tucumanos del plantel, quienes aparentemente aportan la cuota más grande de “alegría” dentro de un grupo muy unido. Nicolás Sánchez y Lucas Noguera Paz, elenco estable de la banda, más Santiago Iglesias Valdez, Ramiro Moyano y Gabriel Ascárate, describieron las sensaciones sobre una “legión provincial” que se renueva pero permanece.

“Lo primordial siempre es el grupo completo, sin importar las provincias. Eso es lo más importante, aunque está bueno contar con amigos que conozco desde hace mucho tiempo. Compartir Los Pumas con ellos está bárbaro”, adelantó Nico, mientras que Noguera Paz destacó que “estar con Rama -Moyano- en esta gira, que somos compañeros en el club y amigos, es fantástico. Es lindo que los dos tengamos la oportunidad de ponernos esta camiseta y luchar juntos por ella”.

Para Santiago “es divertido que sea así porque nos conocemos desde hace tiempo y eso ayuda. Pero la relación de todo el plantel es la misma, hay un grupo muy fuerte en el que todos nos llevamos bien”. Por su parte, Ascárate repasó su relación con el apertura Puma: “Con Nico juego desde muy chico, antes de todo lo que tiene que ver con la UAR ya tenía una relación. Fuimos al mismo colegio, vivimos cerca, es una amistad de mucho tiempo”, soltó.

La convivencia Puma va sobre ruedas y diferentes camadas se adaptan entre sí para dar lo mejor tanto dentro como fuera de la cancha, y los resultados están a la vista. Hasta aquí, ninguna duda. Pero surgió la inquietud sobre el aporte de “alegría” en la intimidad del equipo argentino y la guardia tucumana no anduvo con chiquitas.

“Hay un par de tucumanos que son bastante divertidos, le ponen mucha onda y eso contagia a todo el grupo. Suman y le hacen bien al plantel”, aseguró Moyano, que luego fue ratificado por Gabriel: “Sin duda aportamos alegría, pero hay otros que también lo hacen y eso es lo bueno para que no se haga larga una gira. El plantel es bastante divertido y los tucumanos ponemos lo nuestro”.

Despejada la duda, Los Pumas volvieron a destacar el trabajo que se hace en cada provincia y el crecimiento que eso le da al rugby argentino. “El nivel del rugby del interior tiene que ver con todos los Pladares, donde surgen los distintos jugadores. Por eso la diversidad de provincias que aportan buenos valores”, explicó el goleador del Mundial.

Además, Lucas argumentó que “tanto Tucumán, Rosario y Buenos Aires, como las demás provincias, tienen buenos equipos y eso aumenta la competencia. Es lo que hace que el nivel y la calidad de los jugadores sea cada vez mayor”.

El grupo unido y un plantel que renueva sus objetivos para seguir dando pasos ascendentes es el mejor capital que puede tener el rugby argentino en la antesala de un 2016 que se viene recargado. Y claro, que también seguirá teniendo el tradicional aporte tucumano.