Lo que dejó el Veco Villegas

Los rosarinos, merecidos campeones.

El premio mayor se lo llevó Gimnasia y Esgrima de Rosario pero el tradicional torneo de Marcos Paz no se quedó solamente con el sabor deportivo. Hubo camaradería, compañerismo, buen rugby, excelente organización y por sobre todo, amistad en un club que hace un culto de su slogan.

Pasaron las tres jornadas del Veco Villegas y qué mejor homenaje para un hombre que entregó su vida al deporte de la ovalada que recordarlo con una de sus máximas enseñansas: el rugby es amistad.

El equipo campeón, GER, dio muestras de ser un verdadero “equipo”, tal como lo decía el ex coach de Los Pumas Marcelo Lofreda, organizado dentro y fuera de la cancha hasta para los festejos, con una variedad de cánticos envidiable y que por eso se demoró en la recepción de los premios.

Las delegaciones participantes no cesaron en deshacerse en elogios para la organización, para los chicos que funcionaron como enlaces y párrafo aparte para Juan Avila y para Leo Ibarra, que colaboraron con la delegación de Carrasco Polo, de Uruguay, que quedaron encantados con todo lo que vivieron.

El encargado de la organización, Luis Orsi, agradeció no sólo a los sponssor sino también a todos los que participaron para que esta 25 ta. edición del Veco Villegas fuera exitosa, en especial, al Ente de Turismo que promovió no sólo el torneo sino también a nuestra provincia.

Cosas para mejorar existen y siempre habrá. Lo que no se puede mejorar, seguro, es la calidez y generosidad de Tucumán Rugby para con no sólo las delegaciones sino también con la prensa para que dispongamos de todo para trabajar y estar cómodos.  La entrega de los distintos responsables fue total.

Y ése es el mejor homenaje que se le puede hacer a quien hizo un culto de la amistad, del funcionamiento en equipo como Carlos “Veco” Villegas.