Leonidas Minetti: «A pesar de la impotencia estamos motivados»

El nuevo entrenador del plantel superior de Liceo RC, habló con Rugby Tucumano sobre este particular año signado por el COVID 19. Cómo están actualmente, los objetivos a mediano plazo y los planes a futuro.

Muchas ganas y expectativas tenía el grupo liderado por Leonidas Minetti junto a Gastón Bravo e Isabel Fontanarrosa para encarar esta temporada 2020 con un nuevo desafío que les propuso Liceo RC.

Pero un enemigo invisible trastocó sus planes y los tiene aún sin poder desplegar toda su planificación propuesta a la directiva del club de la flor de lis.

«Estuve hasta el año pasado con Tafí Viejo RC donde llegamos a una final con Aguará Guazú y dimos el ciclo por cumplido. Tengo amigos en Liceo y me ofrecieron presentar un proyecto para el plantel superior y aquí estamos, aunque pudimos hacer poco y nada» arrancó Leonidas, el responsable desde comienzo de año de toda la línea rugbística del club ubicado en San Pablo.

«Arrancamos a comienzo de año, con Gastón y la profe Isa, con una buena pretemporada y solamente pudimos jugar un partido amistoso con San Martín. Cuando estábamos para jugar el segundo, se suspendieron todas las actividades y por supuesto, el rugby. Seguimos con la preparación de los jugadores por las redes sociales y apenas nos dieron el OK, volvimos con todas las medidas de protocolo al club», admitió.

400Imagen del amistoso con San Martín RC jugado a comienzos de marzo.

«En realidad, nuestro mayor problema es el horario que nos permite la URT para los entrenamientos, que es hasta las 20. Muchos de los chicos no pueden sumarse porque trabajan. Estábamos a punto de iniciar el contacto pero ahora, otra vez a fojas cero. Si bien la URT no suspendió las actividades, el club lo hizo por prevención, lo cual me parece lógico pero eso no quita la sensación de impotencia. Venimos trabajando mucho para tenerlo a los chicos en movimiento y motivados. El parate atrasa, pero estamos muy bien a pesar de las contras porque físicamente hubo mejoras y en las destrezas también. Nos falta trabajar en equipo, pero no nos dan los horarios para juntar todo el plantel», señaló el entrenador.

Proyectos: corto, mediano y largo plazo

Nuevo entrenador, grandes expectivas. Pero Minetti fue claro: el proyecto es a largo plazo.

«El proyecto es de largo plazo porque se está trabajando muy bien en infantiles y juveniles, donde ya se están comenzando a ver los frutos. Nuestro trabajo, a corto plazo, es capacitar a los entrenadores de estas divisiones, darle al actual plantel un orden, una organización, volcar nuestra experiencia y unificar criterios de juego para que los chicos juveniles interpreten el mismo esquema que juega el plantel superior, lo que sería a mediano plazo. Que lleguen jugadores a Primera nacidos en el club. Y hay una idea del club que también los jugadores se involucren en el entrenamiento de los chicos. Por eso tenemos reuniones de capacitación para que esa idea o estructura que queremos darle como club, puedan transmitirle a los más chicos que participan mucho. Hace poco, incluso, tuvimos una charla técnica con Daniel Hourcade que fue valiosísima y en la que participaron entrenadores y varios jugadores. La idea es que los chicos puedan verse reflejado en sus mayores, que tengan el sentido de pertenencia como en todo club. Pero para eso hay que arremangarse y trabajar mucho», dijo.

Charla de Daniel Hourcade con entrenadores y jugadores de Liceo. (gentileza Paulo Cicilia)

Hace poco está con esta categoría pero se sorprendió por la calidad de los jugadores, las ganas y el empuje. «El año pasado trabajé con los chicos del seleccionado de Desarrollo y pude conocer otras realidades. Es impresionante el potencial que tienen estos clubes. Si tuvieron un poco más de atención, se conseguirían más clubes de primera porque material hay de sobra. Hay chicos con muchas ganas de aprender, muy fuertes, con mucha pasión por el juego. Me sorprendió gratamente. Yo veo un futuro muy auspicioso en esta categoría»

Seleccionado Desarrollo que consiguió la medalla de plata en Santa Fe.

Imposible no hablar un poco del club de sus orígenes, Lince. «Sí, obviamente… con 30 años en Lince, uno tiene su corazón rojo y gris. Pero ahora mi cabeza está en trabajar en Liceo para darle el salto de calidad que se merece por cómo viene creciendo institucionalmente», finalizó.

Relacionados