Las Pumas tucumanas de gira por Chile

chcias

Silvana Castro, Rita Cazorla, Isabel Fontanarrosa y Luciana Travesi antes de partir a Chile. (Facebook)

Las chicas de  Huarmi están en Temuco, Chile donde participarán de un Seven. Enfrentarán a los seleccionados de Chile, Perú, Trinidad y Tobago, y dos clubes locales.

Concluido el certamen, proseguirán su ruta hacia Brasil, más precisamente a Sao Paulo, donde intervendrán en la etapa del Circuito Mundial. Volverán a estar Isabel Fontanarrosa y Rita Cazorla, presentes el año pasado en Las Vegas, pero en esta oportunidad se sumarán otras dos “purpuradas”: Silvana Castro y Luciana Travesi.

“Estoy feliz de poder estar en esta gira, y al mismo tiempo orgullosa porque todo es consecuencia del trabajo y del sacrificio”, expresó Castro. “Es un sueño para mí, es mi primera gira. Valió la pena tanto entrenamiento para poder llegar”, se pronunció Travesi.

Reconocimiento
“Está bárbaro que ahora seamos cuatro tucumanas. Y “Kikí” (Silvana Gómez Juárez, también de Cardenales) no puede por otros motivos, sino creo que estaríamos las cinco. Ya se imponía, no podía ser que de un equipo bicampeón nacional hubiese sólo dos jugadoras convocadas”, opinó Cazorla. “No porque seamos amigas, pero aportan mucho al juego de forwards y en el scrum. Por otra parte, celebro que haya una nueva etapa en Sudamérica”, resaltó Fontanarrosa.

A dos años de los Juegos de Río, y con Brasil ya clasificado por ser anfitrión, Las Pumas buscarán adjudicarse la plaza restante en el Sudamericano. Y el Circuito les ofrecerá el más alto nivel de dificultad. “Ojalá nos toque una zona picante. Quiero jugar contra los mejores, como Nueva Zelanda o Canadá”, se anima Isa. No es ánimo suicida, sólo instinto de superación. “Así crecés. Si jugás siempre con los mismos no sabés dónde estás parado y te estancás”, explica Castro.

“Hay que reconocer que todavía hay mucha diferencia, sobre todo física. Es genética. Además ellas lo llevan en la sangre, es como el karate en Japón, mientras que nosotras empezamos a jugar como a los 20 años. Pero ya hemos empezado a acortar esa brecha”, afirma Cazorla.

“Lo mejor de esta experiencia es que la viviremos juntas. Nos conocemos mucho, y no hay nada mejor que jugar con tus amigas”, concluyó Travesi.

Por Federico Espósito, de La Gaceta