La UAR busca consenso para el nuevo torneo nacional

Pasó por Tucumán, Gabriel Travaglini, el vicepresidente primero de la institución madre del rugby argentino. Habló con los dirigentes de la Unión de Rugby de Tucumán y se llevó más que una buena docena de empanadas.

“Tengo muchos amigos acá. Hace un mes vine para una primera charla y aproveché para juntarme con amigos. Ahora sólo vine por la reunión que tenía pendiente con los dirigentes porque debo reunirme temprano con FUAR pero siempre es bueno venir a Tucumán, y de paso, comer unas buenas empanadas”, decía Gabriel Travaglini, ex Puma y actual vicepresidente primero de la Unión Argentina de Rugby en su paso por la provincia.

La visita de Travaglini no es casual. La primera vez que vino fue para presentar un proyecto para un nuevo formato de Torneo Nacional, algo que adelantamos a fines de agosto. Ahora vino para acercar posiciones y tener consenso del nuevo proyecto que podría concretarse el próximo año.

“Me toca venir como presidente de Competencias de la UAR para aclarar y revisar el formato del nuevo campeonato para el año que viene”, señaló.

– ¿No están contentos con el formato actual de competencia nacional?  

– Cuando asumimos en marzo, nos pusimos a trabajar en base a estadísticas y con el equipo que tenemos que es gente de mucha experiencia. Analizamos todas las competencias con la idea de que los jugadores jueguen un máximo de 30 partidos oficiales, siguiendo lineamientos internacionales porque es riesgoso y desgastante. El segundo punto y no menos importante, tratar de equiparar la competencia y no haya resultados tan abultados. El otro fue el de achicar distancias, porque estadísticamente tuvimos equipos que el año pasado recorrieron entre ida y vuelta 5000 km. Entonces queremos reordenar.

– ¿Se eliminarán los Regionales?

– La base seguirán siendo los Regionales. Proponemos un reordenamiento de fechas y queremos que las regiones empiecen a crecer. Las experiencias que tuvimos es que las en las competencias de regiones con las uniones con menos equipos, se fortalecieron. En base a esto esperamos que sirva este nuevo torneo que, si bien no está totalmente cerrado, estamos buscando consenso para mejorar las competencias. Es muy difícil dejar a todos contentos, en un país tan grande como el nuestro, con 25 uniones. Hay que ser solidarios y hay que sacrificar un poco lo que nos puede ajustar el zapato. Siempre digo que si en el año 64 Sudáfrica no viene a Argentina y nos invitan a una gira por su país, hoy seguiríamos jugando con Brasil, Paraguay y Chile, sin desmerecer a nadie.

– Es inevitable, ya que tocaste el tema, ¿cómo ves a Los Pumas?

– Tuvieron un cambio importante. Hablé bastante con Daniel Hourcade, quien tuvo la suerte de ser elegido para entrenar el seleccionado que lo llevó con mucha hidalguía porque cuando lo agarró cuando era una brasa caliente y lo puso cuarto en un Mundial. Los procesos son desgastantes. Creo que Mario Ledesma, Nico Ferández Miranda y Gonzalo Quesada, que son contemporáneos, jugaron en la selección, llegaron a ser profesionales, quizás tengan ese plus que probablemente al Huevo le faltó. Y también fue un poco error de todos de no darnos cuenta a tiempo y poder manejar el cambio. Son procesos. Hoy en día el juego nuestro, con toda la carga y el análisis que hay que hacer, no sólo la preparación física equipara a los habilidadosos con los no tantos. El juego, que hace 40 años hacíamos nosotros, no tienen nada que ver con los de ahora. Los espacios se achicaron con las reglas nuevas y, si estás preparado físicamente y tenés técnica, te acercás a cualquier equipo del mundo. El nuevo condimento que tiene el rugy es la fortaleza mental y hoy Los Pumas lo están dando. Lo vienen haciendo hace rato nada más que el cambio no es rápido. Mantener la concentración y no perder ese eje durante los 80 minutos para que no nos quiebren la línea de ventaja es fundamental.

– ¿Cómo viviste la victoria ante Australia?

– No soy muy efusivo para la victoria porque considero que tanto los triunfos como las derrotas son de los jugadores . Pero me puse muy contento por ellos y por la fortaleza mental que demostraron.

– De este paso por Tucumán que esperás llevarte…

– Lo que el espíritu de este deporte siempre propuso: respeto, colaboración, trabajo en equipo, solidaridad, compañerismo, para entender que como hobres de rugby sacaremos lo mejor para que nuestro deporte siga creciendo.  Además de unas ricas empanadas.

Relacionados