La fiesta que nadie quería perderse

Una institución como Huirapuca, apreciada y admirada por muchos, tuvo los festejos por sus  sesenta años. e integrantes de sus entrañas mismas dieron sus opiniones para rugby tucumano.

Voces de los festejos de Huirapuca

Estoy muy contento y es muy lindo estar en el cumpleaños del club. Espero que todo salga bien, que sea una verdadera fiesta.

Para mí este año está siendo muy bueno, y eso me pone muy contento, ya jugué mi primer sudamericano  con los Jaguares y ahora esta nueva convocatoria me hace sentir más que feliz.

En cuanto a mi club, creo que estamos muy bien, nuestro objetivo primero es clasificar al Súper 8, luego tratar de llegar a lo más alto. Incluso creo que podemos salir campeones. Macario Villaluenga. Wing de Huirapuca

Realmente es muy lindo ser parte de esta fiesta, me pone muy feliz poder vivir estos sesenta años de mi club y poder jugar este partido con mis compañeros contra el seleccionado me hace sentir muy orgulloso.

Gracias a Dios estamos levantando en el campeonato y nos sentimos muy bien. Vivimos este partido con el seleccionado con muchas ganas gracias a nuestro presente. Huirapuca está muy bien estamos mejorando cada día y el objetivo siempre es lo más alto, salir campeones. Gaetano Facciolli. Octavo de Huirapuca

 

Para mí, tanto como para el club es un aniversario muy importante. Para uno que nace en el club, verlo crecer día a día es algo que nos llena de satisfacciones.

Hoy no jugué porque mañana mismo estoy viajando a Buenos Aires, para salir hacia Pensacola el domingo a la tarde, así con muchas expectativas, con muchas ganas de seguir brindando lo mejor, para que en lo personal me vaya muy bien y quede en la lista que viaje a jugar el Mundial de Seven de Rusia a hora en junio.

Particularmente Huirapuca siempre aportó jugadores a la Naranja y a los Pumas. Creo que porque se da un plus en el esfuerzo y el sacrificio de cada día, viajando a San Miguel de Tucumán, haciendo 150 km ida y vuelta, en vehículos con plata propia, siempre dando lo mejor. Y creo que es eso lo que al jugador de Huirapuca lo posiciona de manera que cada cosa le vale más que para otros jugadores. Por otra parte eso nos pone contento y nos permite seguir creciendo.

Lo de Pensacola, son entrenamientos muy duros, con mucha exigencia, más para los jugadores de Seven, así que me muy con una expectativa muy grande y positiva, sabiendo que va a ser una semana muy dura y exigente. Exequiel Farralle, apertura de Huirapuca y jugador convocado para Pensacola en la lista del Seven

La verdad que es un orgullo muy grande y a su vez una responsabilidad, porque a medida que va pasando el tiempo uno se va dando cuenta de los logros que uno  cosecho en el club, de las cosas que uno va dejando y lo ve reflejado en los más chicos en este gran equipo con un buen presente en el rugby tucumano, como es el equipo hoy en día. Para mí es un orgullo muy grande por recibir tanta muestra de cariño de toda la gente, de mis compañeros, ex compañeros, amigos, familia, muy emocionante.

Yo no deje nunca el club, esta es mi casa. Siempre estoy ligado, ahora estoy entrenando juveniles, tengo mi hijo en infantiles, estuve colaborando con la primera. Cuando se me ocurrió meterme a golpear un poco, lo hice. La idea de los chicos era que juegue todo el año pero es imposible, ya hay un equipo formado, significaría desequilibrar algunas cosas. Pero voy a seguir ligado a juveniles, infantiles, en lo que corresponda, humildemente y tratando de hacer lo más importante.

Y la verdad muchacho lo más importante en el momento es contribuir y ayudar que los chicos sean mejores personas, porque la sociedad esta muy complicada.  Saquemos de lado lo deportivo, en donde estamos muy exigentes, con los logros y tratemos de formar personas que así llegará el verdadero éxito.

En cuanto a los festejos, estaba muy nervioso, parecía que iba a jugar la final de un mundial, son muchos años, mucha responsabilidad, es un juego de contacto, siempre me gusto el contacto físico y viste hoy; acá nadie te perdona nada, si no estás bien te meten un golpe y puedes sentirlo. Si no estás preparado  pasas algún papelón,  Por eso me prepare, pero hay que estar bien, tranquilo y dejar que los más chicos sigan haciendo las cosas.

Ojalá sería un sueño poder dejarle como legado la número ocho a mi hijo, lo vengo a ver a jugar y mi señora, acá presente, me reta porque uno sueña que los chicos sigan el paso de uno pero el solito se irá abriendo camino. Yo trataré de no meterme en nada, solamente, en lo que dije recién, si se llega a desviar en algunas cositas de la vida lo enderezaré.

Mis lagrimas del principio fueron por la emoción de ver el resultado de mucho sacrificio, ver amigos míos en la mitad de cancha, al pensar en gente amiga mía que no está acá. Es muy difícil, Chicholo, Arreguez, en Chino Cabrera, gente muy allegada a uno, chicos que tenían todo el futuro para seguir y bueno es muy difícil cuando entras a esta cancha, que es algo muy fuerte y más para enfrentarte al seleccionado. Además desde los 17 años hasta los 34 son muchos años que ver a la Naranja te transmite muchas cosas y hace un mes perdí un primo en una situación muy difícil y este partido se lo dedico a ellos que de algún lado me están dando fuerte.

En realidad, son muy sensible y me emociono con facilidad. Este tipo de cosas me conmueven, me gusta acordarme de los que compartieron conmigo, agradecer; pues soy un agradecido de la vida, vengo de un lugar, del barrio san Antonio, donde nos críanos con chicos humildes y me da mucha satisfacción ver que todos estén acá bridándome y brindándonos esta muestra de cariño.

No me quedó absolutamente nada pendiente en mi carrera, quizás lo que me recriminan los más grande, los que me conocen, es que si me hubiese sacrificado un poco más hubiese estado más tiempo en Los Pumas, pero en ese momento tome una decisión y creo que fue acertada. No me guarde nuca nada.

La camiseta de Huirapuca para mí es sacrificio, orgullo, adversidad, respeto. La Naranja, todo, allí conocí tipos como el “Gallo” Cabrera, el “Mocho” Palou que ya no están, “Pescao”, “Perico”, el “Huevo”, Ferro, mucha gente El “Gordo” Le Fort, “Cachito” Castillo” que te enseñaron a respetar esa camiseta, y que uno por esa camiseta da todo. La camiseta de los Pumas es un orgullo, a donde todo queremos llegar, es la bandera nuestra donde te identificas en  todos lados del mundo: pero me quedo con la del club y con la Naranja. Hugo Dande. Jugador histórico del club, del seleccionado Naranja y de los Pumas.

El club es parte de mi vida, en todo lo que sea deportivo se refiere a mi club, mi vida deportiva es Huirapuca y esto es muy emotivo, estoy muy contento de vivir este momento, que se disfrute tanto, ver a los chicos a  los grandes y tanta semillas en el club, cada vez viene más gente y la verdad me llena de orgullo.

La verdad viví estos días muy bien, estoy trabajando en la cosecha, no duermo mucho pero quise estar presente, como te decía esto es parte de mi vida y quería estar presente en lo que más pueda.

La camiseta de Huirapuca en lo deportivo es todo, mi infancia, mi familia, mi padre, mis amigos, mi hermano, las tarde de salida, las noches, los festejos, la progresión, mi evolución, seleccionado, Puma, todo, todo se lo debo a Huirapuca.

Anécdotas tengo muchas, todas la etapas para mi fueron divinas, las recuerdo a todas muy vivas. De infantiles, de juveniles, de mayores y no sólo en Huirapuca, sino en los distintos seleccionado, en las vivencias que he tenido. Tengo una buena memoria y me da alegría recordar todos esos momentos.

Indudablemente voy a seguir ligado al club, hoy en día les ayudo a los entrenadores en la parte defensiva, a parte de jugar. Seguramente lo  poco que se o lo mucho que se lo volcaré a los más chicos formando generaciones futuras. José María Núñez Piosek, Histórico del Club, de la Naranja y tryman de los Pumas.

Es muy lindo todo esto, uno empieza a conocer la historia del club y me pone contento, saber como empezó todo esto.

La verdad que este año nos estamos empezando a consolidar mucho en cuanto al juego, estamos peleando por ingresar al Súper 8 y estamos peleando partido a partido para lograr algo, y creo que eso es lo importante. En lo personal muy contento, poniendo mucho énfasis  en las cosas que me piden que mejoren, ver como se puede progresar y jugar un poco con la selección mayor.

Hoy no jugué, porque la semana que viene arrancan los entrenamientos con los Pumas por la ventana de junio, tenía muchas ganas, lo ví desde afuera, es un partido muy lindo con este marco impresionante, la fiesta, la gente que vino de visita, los entrenadores, la presencia de Hugo Dande en la cancha, todo, me daban muchas ganas de estar pero hay que cuidarse. Matías Orlando, centro de Huirapuca, convocado para los Pumas.

La verdad que es un orgullo, como para todos los que nos están y que podrían haber estado acá en el club. Ya que en estos sesenta años se reunió la familia de Huirapuca, con la visita de personas de la Unión de Rugby, gente del SIC, que vino a acompañarnos en este aniversario. La verdad que fue una fiesta inolvidable, un partido con el seleccionado, muy parejo, así que no podemos pedir más.

En lo personal me sentí falto de ritmo, solo jugué los últimos veinticinco minutos, cansados, tratamos de jugar todas, estábamos abajo así que necesitábamos meter try, pero bueno el seleccionado también quería ganar, nosotros tratamos de dejar todo pero no pudimos, fue un partido parejo.

El rugby es sacrificio, humildad, por lo que uno debe seguir entrenando con su club, en su división que en algún momento se te dan las cosas. El laburo es fundamental en el rugby y en algún momento se te puede dar de jugar en el seleccionado o ser un gran jugador en tu club, pues es en donde uno pasa los mejores momentos.

El club viene creciendo, la primera está muy bien, venimos creciendo en el juego, en el estado físico, en la actitud.  Teníamos una carencia en el final de los partido pero ahora estamos a un paso de clasificar así que creo que están dadas las cosas para estar entre los mejores ocho y pelear el campeonato.

Sería un hermoso regalo para la institución el campeonato ,pero más que nada para los jugadores, que son los que juegan, regalarse un campeonato es loa más lindo que te puede pasar en un club, hace mucho que no somos campeones. Los chicos están laburando y creo que estamos mejores y creo que se puede.

A la gente decirles que con ellos el club crece y para poder seguir haciendo cosas se deben se deben acercar, porque Huirapuca va a seguir creciendo, se viene la cancha de tenis, está la cancha de Hockey nueva, que se sumen los socios porque es el futuro del club y seguramente son sesenta años de crecimiento en lo institucional y en lo deportivo y ojalá vengan sesenta años más de logros. Tristán Molinuevo. Histórico apertura del club y del seleccionado Naranja

Ser el técnico de este club en sus sesenta años es un orgullo. Uno se crió en este club desde los cinco años, tengo muchos amigos y ahora dirigirlo en primera división es un verdadero orgullo.

El partido fue durísimo y creo que estuvimos a la altura de las circunstancias, jugamos contra el seleccionado tucumanos y lo tuvimos allí, se nos escapó por muy poco, seis puntos. El resultado es lo de menos, el rendimiento fue bueno, muchas cosas interesante y muchas cosas por corregir. Errores que nos costaron el partido; pero estamos muy bien, aspiramos clasificar la semana que viene y se nos puede dar matemáticamente, así que a seguir trabajando para lo que viene.

Sería buenísimo poder regalarle a la institución el campeonato; pero nos propusimos ir paso a paso, el objetivo es entrar entre los ocho primeros y entrar luego entre los cuatro para jugar las finales. Los chicos están contentos y vamos por el buen camino.

Creo que Huirapuca es un semillero de jugadores para los seleccionados, por el esfuerzo, porque nos cuesta todo el doble, más que a los otros equipos. Ese es el estandarte del club, por eso llegan jugadores. En la época de oro donde se consiguieron los títulos, en donde Juan Pablo estuvo, fue una camada muy buena, grandes jugadores; pero el sacrificio y la dedicación fue muy importante para lograr todo lo que lograron y para que salgan los jugadores que salen.

Para mi, Huirapuca, es mi segunda casa, es lo más lindo que tengo, muchos recuerdos lindos de mi viejo, que fue el que me trajo acá y siempre me acompaño, por eso es mi segunda casa y trato de volcarme todos los fines de semana con gente que quiero, mis amigos y mi club.

Yo comparto las palabras de Juan Pablo, pasamos mucho tiempo en el club, le dedicamos muchas horas. Estamos con el plantel superior y repartido  con juveniles e intermedia. La verdad que los meses sin rugby a nosotros se nos hace difícil; pero lo mismo venimos a compartir cosas acá por eso es nuestra segunda casa. Dedicamos mucho tiempo y dejamos de lado algunas otras cosas pero lo hacemos con orgullo y sacrificio. Porque el club es parte nuestra. Juan Pablo albornoz y José María Moya entrenadores de Huirapuca.

El encuentro fue duro muy disputado, que nos sirve para evaluar donde estamos para y en donde cada pelota se disputó como si fuese la última y sirve para los dos equipos. Los jugadores del seleccionado como los de Huirapuca se lo tomaron con la mayor responsabilidad y salió un espectáculo muy bueno para ver.

Nosotros jugamos un muy buen primer tiempo, logramos plasmar lo que queríamos pero luego en el segundo tiempo, creo que nos supero por momentos Huirapuca, no supimos mantener el control en defensa, cometimos muchas infracciones.

Tenemos que trabajar mucho sobre la defensa, recibimos dos amarillas, lo que significó jugar con dos jugadores menos y eso son los detalles que debemos corregir. Ya que eso es lo negativo. Para  rescatar la actitud de los jugadores, que les permitió tener buenas obtenciones en el scrum.

Creo que si anotábamos un try en el segundo tiempo, las cosas iban a ser distintas, ya que el partido se iba a abrir antes. Terminamos ante un gran equipo, como Huirapuca, que jugó a muerte y en determinado momentos nos superó. Es el partido que todos quieren jugar, es decir, un partido difícil con un marco importante de gente. Una verdadera fiesta de rugby y toda la gente se merecía un espectáculo así.

En cuanto al club y su historia, ayer charlamos con los amigos, como fue creciendo el club y hoy somos una familia mucho más grande, se trabajo a pulmón. Somos un club en donde nunca nadie nos regalo nada y tuvimos que sacrificarnos y brindar mucha entrega y por eso será que alcanzamos grandes cosas, campeonatos y jugadores en las distintas selecciones.

Compartir muchas cosas y el sacrificio nos hizo fuerte, yo se lo que se siente y piensa un jugador de Huirapuca porque lo se desde adentro de la institución y sabía que el partido de hoy, iba a ser muy disputado.

En cuanto al resultado del partido, por más que el resultado sea muy ajustado salió un buen partido para el seleccionado.

Para mi es un honor ser parte de este club y una satisfacción muy grande aoportar a los jugadores y siempre al equipo, como entrenador, como dirigente, como ex jugador. La verdad que es un gran honor, formar parte de esto. Alejandro Molinuevo, entrenador del seleccionado naranja y figura del club Huirapuca.