Inglaterra se despidió con una goleada

1022.6666666666666x767__origin__0x0_Nick_Easter_for_England_against_UruguayLos conducidos por Lancaster, jugaron su último partido en el mundial y lo hicieron ante el débil Uruguay. A quienes se impusieron por 60 a 3.

Hace 12 años, en la RWC de Australia 2003, Inglaterra, futuro campeón, superaba a Uruguay por 111-13, lo que significó, hasta la actualidad, la peor derrota de Los Teros en Mundiales. Justamente, en aquella goleada, el único try celeste lo apoyó Pablo Lemoine, hoy head coach del equipo.

Esta noche ambos seleccionado se volvieron a encontrar, en Manchester, para cerrar un Grupo que no los tiene como protagonistas. La Rosa, cabizbaja por la eliminación a manos de Gales y Australia y con muchas caras nuevas, ingresó a la cancha con el orgullo envuelto en vergüenza y decepción. Todo lo contrario sucedió con los uruguayos, que, aunque perdieron todos los partidos, se despiden de la Copa del Mundo con una dignísima imagen, con la actitud como bandera. “Cuando llegaron no sabían con qué se iban a encontrar y eso les generaba mucha incertidumbre. Ahora lo saben. Fue una lección acelerada de rugby de élite”, comentaban ayer en el bunker charrúa en Manchester. “Hay nostalgia por irse”, decían otros.

Es que la realidad indica que Uruguay disfrutó, le sacó el jugo a esta Copa. Y eso se notó en la cancha. No en el resultado, que por ahora es algo secundario y sólo se mira de reojo, sino en la actitud planteada adentro de las líneas de cal. Perdió, pero ganó.

La otra cara de la moneda fue Inglaterra, que padeció tortuosamente cada día desde aquella derrota con Gales en el célebre Twickenham. Aquel era el partido a ganar. Todos los sabían. Pero se perdió. Y a la semana siguiente fue Australia el que martilló el último clavo del cajón inglés. Porrazo histórico para la Rosa y también para todo el mundo del rugby.

Lo llamativo, quizás acostumbrados a lo que hubiera sucedido por nuestras tierras en una situación semejante, fue que el termómetro de la hinchada no le hizo pagar en ningún momento la temprana eliminación. Es más, cuando el micro dejó a los jugadores en el estadio, fueron o-va-cio-na-dos. Y cuando el equipo entró a la cancha no se oyó ni un silbido. ¿Los tries? Se festejaron como si el de enfrente fuera Nueva Zelanda y no el corajudo pero débil Uruguay. Admirable.

Tan admirable como el primer tiempo de Uruguay, que se fue al descanso perdiendo sólo por 21-3, gracias a un gran trabajo defensivo (mucho tackle y organización) y, por supuesto, una sobrada actitud.

El complemento fue otra historia. Porque los brazos charrúas se fueron cansando, las piernas se pusieron pesadas y el rival, aunque esté golpeado, sigue siendo el dueño de la fiesta. Pero existió algo más que un tema físico y técnico para explicar la goleada inglesa en el segundo tiempo: la gente, el público, las 50.000 personas que dijeron presentes. Emocionó. Los jugadores ingleses, escuchando el aliento, el apoyo, y la contención, dejaron de caminar cabizbajos por la cancha y se soltaron, se liberaron de la presión. Y, por un ratito, pudieron disfrutar de 40 minutos jugando un buen rugby y despidiéndose de su gente como ésta se merecía.

En el último parcial del anfitrión en su copa del mundo, apoyó siete de los diez tries que tuvo el partido, que incluyeron hattricks del wing Jack Nowell y del octavo Nick Easter -aplaudidísimo y Man of the Match-. ¿La chapa? Lógica: 60-3. Pero eso es lo que menos importa. Los dos, aunque con maestros diferentes, aprendieron la lección de cara al futuro. Y quizás por eso la despedida fue con una vuelta olímpica, juntos.

ÍNTESIS:

INGLATERRA (60): 15 Alex Goode, 14 Anthony Watson, 13 Henry Slade, 12 Owen Farrell, 11 Jack Nowell, 10 George Ford, 9 Danny Care, 8 Nick Easter, 7 Chris Robshaw (c), 6 James Haskell, 5 Geoff Parling, 4 Joe Launchbury, 3 Dan Cole, 2 Tom Youngs y 1 Mako Vunipola.

Ingresaron: PT: 28´Jamie George por Tom Youngs. ST: 2′ David Wilson por Cole, 14′ George Kruis por Parling, 18′ Jonathan Joseph por Farrell, 20′ Tom Wood por Haskell, 26′ Mike Brown por Watson, 30′ Joe Marler por Vunipola y Richard Wigglesworth por Care.

URUGUAY (3): 15 Gastón Mieres, 14 Santiago Gibernau, 13 Joaquín Prada, 12 Andrés Vilaseca, 11 Rodrigo Silva, 10 Felipe Berchesi, 9 Agustín Ormaechea, 8 Alejandro Nieto, 7 Matías Beer, 6 Juan Manuel Gaminara, 5 Jorge Zerbino, 4 Santiago Vilaseca (c), 3 Mario Sagario, 2 Carlos Arboleya y 1 Mateo Sanguinetti.

Ingresaron: ST 22′ Alejo Corral por Sanguinetti, Nicolas Klappenbach por Sagario y Mathias Palomeque por Zerbino, 28′ Diego Magno por Beer, Agustin Alonso por Nieto, 30′ Oscar Duran por Arboleya, 33′ Alejo Duran por Berchesi, Manuel Blengio por Ormaechea.

PUNTOS EN EL PRIMER TIEMPO: 2´penal de Felipe Berchesi (U), 7´ try de Anthony Watson, convertido por Owen Farrell (I), 17´try de Nick Easter, rconvertido por Owen Farrell (I), 23´try de Nick Easter, convertido por Owen Farrell (I).

Resultado parcial: Inglaterra 21-3 Uruguay

PUNTOS EN EL SEGUNDO TIEMPO: 2´ try de Anthony Watson (I), 13´try de Henry Slade (I), 17´try de Jack Nowell, convertido por Owen Farrell (I), 20´try de Nick Easter (I), 30´ try de Jack Nowell (I) y 34´ try de Jack Nowell (I), 80´try penal, convertido por George Ford (I).

Amonestados: 39´Santiago Vilaseca (U).

Estadio: Manchester City Stadium, Manchester.
Árbitro: Chris Pollock (Nueva Zelanda).
Árbitros asistentes: Angus Gardner (Australia) y Federico Anselmi (Argentina).
TMO: George Ayoub (Australia).

Fuente:scrum.com.ar.