Georgia no será nada fácil

El último rival de Los Pumas en la fase clasificatoria del Mundial de Nueva Zelanda, Georgia, se impuso por 25-9 ante Rumania, en un partido deslucido en el que predominó el juego físico y estuvo repleto de imprecisiones en el manejo. Merab Kvirikashvili anotó 17 puntos, la mejor marca para un jugador de los Lelos en un Mundial.

El sábado (a las 21 de Argentina) ante los Pumas, será el último partido de los georgianos mientras que Rumania dijo adiós con cuatro derrotas.

Con respecto a este partido, Santiago Fernández señaló que “estuvimos viendo videos y vimos que Georgia es un equipo que basa su juego mucho en lo físico. Tenemos que tratar de tirarlos rápido al piso cuando ellos tengan la pelota para que no se nos empiecen a venir, y cuando nosotros tengamos la pelota, tenemos que ganar profundidad, yendo para adelante. Si podemos ganar la batalla de los forwards y el duelo uno contra uno, se nos pueden empezar a abrir los espacios”.

“Creo que va a ser un partido más parecido a los de Inglaterra y Escocia que al de Rumania. Juego con algunos georgianos en el club, y se tienen mucha fe para ganarnos, así que va a ser un partido muy duro”, dijo.

Con respecto a su situación personal, aclaró que “mi alegría viene más por estar dentro del equipo y seguir viviendo esto, más que por jugar de apertura. Hace rato que jugar de apertura o de centro me da lo mismo. Por suerte ahora, jugando de apertura, tengo la oportunidad de jugar en el medio de Felipe (Contepomi) y Nico (Vergallo) que te hacen las cosas más simples”.

Por último, dijo que “con Escocia dimos un paso importante, fue algo muy lindo en lo mental y ganamos el partido, pero estamos en deuda con el juego. No hicimos un buen partido en cuanto a lo táctico. Ahora no nos podemos equivocar. Nunca nos sobra nada. Si empezamos a pensar en otra cosa y perdemos, nos volvemos a casa. Así que la cabeza está en Georgia y en hacer un buen partido para llevarnos un buen resultado”.

Marcelo Bosch no se confía.

Por su parte Marcelo Bosch habló también sobre el partido con los georgianos y en particular del desgaste físico de los equipos. “En un Mundial uno saca fuerzas de donde no tiene. Por supuesto que esperamos que  Georgia se canse mucho y que Rumania se las haga difícil, pero tratamos de pensar en nosotros”.

“Me permito soñar, todos internamente deben soñar, pero no hay que olvidarse del presente, del hoy, preparando el partido del domingo. En caso de no ganar, ese sueño no se haría realidad”, advirtió.

“Algunos jugadores ya tienen experiencia de haber jugado el partido pasado, hace cuatro años, pero estamos en otro Mundial. Algunos jugadores de Georgia ya no están, aunque mantienen más o menos la misma base. Tienen forwards muy sólidos y fuertes. Los más experimentados nos dicen que no hay que subestimarlos y que hay que ser muy fuertes en el contacto” anañizó al rival y añadió que “Georgia tiene una buena defensa. No se le hizo fácil a Escocia ganarles. Son muy sólidos en el contacto y a los tres cuartos tampoco hay que subestimarlos, porque tienen jugadores rápidos”.

El capitán de Los Pumas, Felipe Contepomi,  dijo que «los dos días que pasaron tuvimos más que nada movimientos regenerativos y gimnasio, tratando de darle descanso al cuerpo luego del partido con Escocia”.

“El partido pasado no se empezó de la mejor manera, pero se terminó ganando. Esperamos tener una buena práctica el viernes, para el sábado ultimar detalles y hacer un buen partido el domingo” .

Para Santiago Phelan, el entrenador de Los Pumas, el partido más importante ahora es “el de Georgia, porque puede permitirnos clasificar, que es nuestro objetivo. Lo que pasó con Escocia fue muy bueno, pero ya pasó. Estaríamos equivocados si no le diéramos la importancia necesaria a este partido”.

«Sabemos que es un equillo duro, que juega un rugby de contacto muy fuerte, así que estamos trabajando en eso. Respecto a la táctica, estamos buscando variantes particulares para este partido, tratando de encontrar la manera de llevar nuestro plan de juego durante todo el encuentro”, finalizó.

Fuente: UAR