Ganaron los All Blacks pero los Pumas siguen dando que hablar

El equipo argentino jugo un primer tiempo de muy alto nivel a al punto que mantuvo silenciosos a los seguidores de los de «Negro», pero no pudo mantener su buena faena en la segunda parte y finalmente sucumbieron ante los mejores del rugby mundial.

El planteo ideado por los entrenadores fue ejecutado a la perfección por los jugadores, lastima que la sorpresa que infringieron a los locales solo duró 40 minutos, porque  en el segundo tiempo no pudieron jugar en campo de un rival que sacó a relucir cuantas riquezas técnicas tiene para poder llevarse un partido que hasta el minuto 65 le costó demasiado.

El clima de tormenta y viento ayudó a los argentinos y atentó contra el buen manejo de los neocelandeses;  y si bien los argentinos arrancaron flojo en el line, de a poco fueron mejorando e incluso llegaron a robarle uno a su rival, los que si estuvo perfecto fue  el tackle y la presión. Por sobre todo en campo de los «Kiwis», pues alli se generaron oportunidades de ataque y mantuvieron a los peligrosos All Blacks  en su campo, obligandolos a a entregar la ovalada cundo con sus kicks al fondo pretendían despejar el peligro.

Es más fruto de la Presión luego de el topetazo de Farías a Ma’a Nonu, Guiñazú le hiciera cometer un nock on, para que Vergallo juegue con ventaja  hacia Camacho que embistió y fuera detenido en la puerta y luego de un ruck Roro Roncero se zambullera para marcar el primer try del partido.

Todo era perfecto para el elenco nacional salvo los penales que cometían, algunos de ellos elementales, que le dieron la posibilidad a Aaron Cruden de convertir dos penales para cerrar un parcial de 6 a 5 a favor de los poderosos All Blacks.

En el segundo tiempo no se pudo mantener la estrategia de juego, pero no solo por el cansancio de los Pumas, sino porque los anfitriones se lanzaron al ataque con todo. Argentina se dedico a defender y no pudo resistir  mas alla de los 25′ del segundo tiempo cuando, por apresurarse en salir de punto, Rodríguez Gurruchaga, creo el espacio para permitirle a Savea quebrar la resistencia, justo cuando los Pumas tenían uno menos en campo por la amarilla de Farías.

Los Pumas intentaron una reacción  pero el cansancio por tanta resistencia minaron las fuerzas y los cambios no pudieron revertir la situación.

Nuevamente los All Blacks ganaron pero los Pumas demostraron que tienen jerarquía suficiente para formar parte de la élite del rugby mundial, por mas que esta sea su primera incursión a este nivel y de manera oficial.

Seguro que hay mucho por aprender y más por coregir partido a partido pero el nivel que los Pumas vienen presentando y lo que demostraron hoy en Nueva Zelanda sigue Dando que hablar