Este es el camino

Foto: Prensa UAR

Foto: Prensa UAR

En una calurosa y soleada jornada salteña, los dirigidos por Hourcade jugaron su mejor partido en el Championship pero igual se fueron masticando bronca. Fue derrota por 33 a 31. Sin embargo el XV argentino mostró un gran avance y ratificó que este es el rumbo.

El partido arrancó muy bien para Los Pumas. Hubo mucho tackle y buenos avances en los primeros minutos ya que la guinda se movía con mucha con inteligencia. A los 4 minutos Nicolás Sánchez ponía a el 3-0 que alentaba la esperanza. Sobre los 5 minutos el “guacho” Leguizamón tiró un pase forward dejando sin efecto lo que podría haber significado una gran oportunidad para el seleccionado local, pero sin dudas era el preludio de lo que vendría. Tan solo 6 minutos mas tarde Handré Pollard igualaba las acciones. En el amanecer del partido se vió un buen uso del kick estratégico de  Sánchez para avanzar en el campo de juego y ganar espaldas. La defensa sudafricana salía a marcar muy de punta y las patadas del tucumano lastimaban. Sobre los 14 minutos Hernández embocaba un drop y el score quedaba en 6-3 a favor. Argentina tenía el dominio territorial. Pero a partir del minuto 20 el partido se emparejó. Sudáfrica comenzó a aprovechar sus pelotas para incomodar a los locales y las patadas de Handré Pollard también se hicieron sentir. A los 28 minutos nuevamente Pollard igualaba la acciones, merced de un penal.Sin embargo a los 31 minutos llegaría otro desnivel para los de Hourcade. Gran jugada que contó con muchas fases, los forwards percutieron y luego de un pasamanos la pelota le cayó a Montero y este aterrizó en el ingoal sudafricano. Todo era algarabía en el Padre Martearena con el 13 a 6 parcial. Pero luego vendrían dos minutos que para Los Pumas serían letales. A los 36 el apertura de los “boks” clavaría otro penal acortando diferencias a 4 puntos y cuando el reloj marcaba 38 minutos, el arbitro  ignoró varios tackles altos. Esto hubiera pasado inadvertido si Habana no hubiese aprovechado la circunstancia para poner, con la posterior conversión del 10, a su selección arriba por primera vez en el partido. El primer capítulo dejaba caer su telón con un 16-13 favorable a la visita.

Los segundos 40 minutos se parecieron a los primeros. Los Pumas comenzaron mejor, tan es así que a los 7 minutos Tuculet ponía a los de celeste y blanco nuevamente arriba del cartel. Avance de Los Pumas con muchas fases y apoyo, la pelota parecía que se iba junto con Montero pero la jugada continuo y Cubelli arrastró a su marcador hasta el ingoal. Walsh tuvo que recurrir al T.M.O. para convalidar la conquista. La conversión de “cachorro” dejaba a los locales 20 a 13. Tan solo 6 minutos después Joaquín Tuculet estiraba la ventaja tras un buen pasamanos de los backs que no dan por perdida la pelota ante el asedio de los hombres de verde y la jugada luego de otro T.M.O. termina en try. Los Pumas quedaban delante por 25 a 16.  Antes de los 20 minutos Tuculet pone bomba a cargar y el mismo recoge la pelota, esta jugada termina en un penal que convierte Sánchez. Pero otra vez los Springbocks reaccionaron. Gran escape de los sudafricanos desde la mitad de cancha, la misma se traslada al sector derecho del ataque visitante y después de consultar con el TMO, nuevamente, Walsh concedió try de Hendricks. En la cancha ya estaba Morné Steyn y este mandaría la conversión dentro. Los de verde achicaban la diferencia, ahora el parcial era 28 a 23 para Los Pumas. Hay que reconocerlo el apertura le cambió la cara a su equipo. Ahora las acciones se daban en campo argentino y la remontada sudafricana llegó. Line y maul  que terminó en try de Cotzee. Steyn no falló la conversión. Las cosas quedaban en favor de las visita tan solo por 30 a 28. Pero como se dijo antes la levantada de los hombres de Meyer se concretó, pese a que Bosch metió un patadón. El penal con el que contó el apertura venido desde el banco pusó el broche al partido. 33 a 31. Los Pumas jugaron un gran partido, pero otra vez eso no fue suficiente.

Los Pumas jugaron un buen primer tiempo, sobre todo en los primeros 20 minutos, mucha concentración y también fueron inteligentes en el traslado de la pelota. Sudáfrica demoró para entrar en ritmo de partido pero cuando lo hizo le planteó un buen partido a Los Pumas. Los lines y los scrums estuvieron repartidos para ambos lados. La diferencia en los primeros cuarenta minutos la marcó el XV visitante luego de un try de Habana. Argentina tuvo chances, pero nuevamente aparecieron los errores en los metros finales y las oportunidades quedaron solo en eso. Sánchez tuvo un buen partido, criterioso para distribuir, se cortó cada vez que pudo. Luego, varios golpes sudafricanos terminaron sacándolo de partido. Los Springocks nunca estuvieron comodos, el XV de Hourcade no los dejó jugar como ellos saben hacerlo.Lo de Tuculet también fue destacable, muy seguro siempre se mostró como opción de ataque. Siempre hay cosas para corregir, como eso de jugar con la misma intensidad los 80 minutos, la concentración y saber cerrar el partido. Pero no hay que perder de vista que el seleccionado argentino siempre buscó desnivelar y asentó tres tries frente a una potencia por primera vez en este torneo. Argentina fue protagonista y mostró gran mejora en su juego. Ya no es solo garra y mucha voluntad, ahora también juega y es atrevido. Sin dudas este es el camino. Por último, a los que amamos el rugby se nos enseñó que el árbitro siempre tiene la razón, pero en esta ocasión eso solo quedó en teoría.

 

EQUIPOS:

Argentina: 1- Marcos Ayerza, 2- Agustín Creevy (capitán), 3- Ramiro Herrera; 4- Mariano Galarza, 5- Tomás Lavanini; 6- Pablo Matera, 7- Juan Martín Fernández Lobbe, 8- Juan Manuel Leguizamón; 9- Martín Landajo, 10- Nicolás Sánchez; 11- Manuel Montero, 12- Juan Martín Hernández, 13- Marcelo Bosch, 14- Lucas González Amorosino; 15- Joaquín Tuculet.

Ingresaron:  Tomás Cubelli, Leonardo Senatore, Nahuel Tetaz Chaparro, Matías Alemanno, Bruno Postiglioni, Jerónimo De la Fuente, Horacio Agulla, Matías Cortese.

Entrenador: Daniel Hourcade.

 

Sudáfrica: 1- Gurthrö Steenkamp, 2- Bismarck du Plessis, 3- Jannie du Plessis; 4- Eben Etzebeth, 5- Lood de Jager; 6- Francois Louw, 7- Juan Smith, 8- Duane Vermeulen; 9- Ruan Pienaar, 10- Handré Pollard; 11- Bryan Habana, 12- Jean de Villiers, 13- Damian de Allende, 14- Cornal Hendricks; 15- Willie le Roux.

Ingresaron: Tendai Mtawarira, Frans Malherbe, Adriaan Strauss, Marcell Coetzee, Morné Steyn, Francois Hougaard, Bakkies Botha.

Entrenador: Heyneke Meyer.

 

SINTESIS

PRIMER TIEMPO: 4 min pt penal Sánchez (LP); 11 min penal de Handré Pollard (SA); 14 drop de Hernández (LP); 28 penal de Pollard (SA); 31 try de Montero conversión Sanchez (LP); 36 penal de Pollard (SA); 38 try de Habanna, conversión de Pollard (SA)

Resultado parcial: Los Pumas 13 – Springbocks 16

SEGUNDO TIEMPO: 7 min try de Cubelli, conversión de Sánchez (LP); 13 min try de Tuculet (LP);  18 min penal de sanchez (LP); 24 try de Hendricks y conversión de Steyn (SA); 6 try de Coetzee, conversión de Steyne (SA); 40+ penal de Bosch (LP); 40+ penal de Steyn (LP).

Resultado final: Los Pumas 31 – Springbocks 33

Estadio: Padre Ernesto Martearena, Salta

Referee: Steve Walsh (Australia)

Árbitros Asistentes: John Lacey (Irlanda) y Marius Mitrea (Italia)

TMO: Vinny Munro (Nueva Zelanda)

 

Producción: Gustavo M. Ribó