Enredados

Ultima conformación. La Comisión Directiva de la URT en la entrega de distinciones cerrando el ciclo 2016. ¿Quién sucederá a Fernando Martoni?

Ultima conformación. La Comisión Directiva de la URT en la entrega de distinciones cerrando el ciclo 2016. ¿Quién sucederá a Fernando Martoni?

La elección del próximo presidente de la URT todavía está en veremos. Los 11 presidentes no se pusieron de acuerdo y por algunos oscuros intereses, difícilmente salga un titular de forma consensuada. El lunes, será la fecha límite.

La reunión del lunes pasado en la sede de la Unión de Rugby de Tucumán entre los 11 presidentes de los clubes afiliados, trajo varios interrogantes. Debía elegirse al titular de la casa madre del rugby local pero en lugar de los nombres en danza que sonaban hace tiempo, se sumaron tres más, lo que motivó un cuarto intermedio para después de las fiestas de Navidad.

Santiago Taboada, propuesto por Tucumán Rugby y con el apoyo de Huirapuca (y en teoría, otros dos clubes más), era uno de los nombres fuertes durante el 2016 para quedar al frente de la URT. Sin embargo, tuvo intervención en la sanción al jugador de Universitario (caso Ignacio Fordham) que le restó puntos en su carrera presidencial. Ergo: el club del barrio San Martín postuló a su propio candidato, Pablo Garretón.

Eran las dos caras más visibles en la puja por ser presidente de la URT. Taboada, con un perfil más dialoguista y más en sintonía con la UAR, mientras que Garretón, fiel a su estilo revolucionario, defendía volver al torneo con los equipos tucumanos lo que llevaría a reformar la actual diagramación.

Volviendo a la reunión del lunes, no sólo se tiraron estos dos nombres. Desde Natación, se propuso a Martín Tincho Alves, lo que provocó que al unísono (salvo Néstor Díaz) se desconociera de quien se trataba y la sorpresa mayor la dio Lawn Tennis: proponía a Franco Veglia (sí, el de Universitario y dos veces presidente ya) y Pablo Rubén Kantarovsky (actual vocal de la institución), como vicepresidente.

Sumado a que Tarcos y Lince proponían a Jorge Juárez Chico, actual titular del club de la Silvano Bores al 800, se pidió una cuarto intermedio para que durante la semana, se intentaran poner de acuerdo y llevar un nombre consensuado después de las fiestas de Navidad.

Pero eso parece estar lejos de suceder….

Oscuros intereses

En primer lugar, Pablo Garretón (según fuentes extraoficiales) quiere tener la decisión unánime del Concejo para llegar a la presidencia, cosa que dista mucho de la realidad. Si no obtiene los 11 votos, se bajaría de la presidencia. Con lo que Universitario se abstendría de votar a algún candidato.

A Santiago Taboada le faltan los votos de confianza de, por lo menos, 4 o 5 clubes (Tarcos, Lawn Tennis, Universitario, Lince y se sumaría Natación). Suma a los de Tucumán Rugby y Huirapuca, los probables votos de Jockey Club y Bajo Hondo. Cardenales y Corsarios son los otros dos que están a la espera de la mejor invitación.

La postulación de Franco Veglia es la menos entendible de todas, salvo que tenga razón el análisis que surgió tras su nombramiento: el ex presidente querría postularse para llegar a la vicepresidencia de la UAR. El actual vicepresidente, Kuky Chavanne, es tucumano y su mandato culmina a fines del 2017. La idea de Veglia sería entonces renunciar a una eventual presidencia de la URT para postularse a nivel nacional, dejando a Pablo Kantarovsky en su lugar. Con este movimiento, se pretendería el regreso del Ruso Raúl Sanz, acérrimo enemigo de Agustín Pichot y actual vicepresidente de la World Rugby.

Tantas ganas tiene el médico de volver a la presidencia tucumana, que hasta le habría ofrecido a Taboada ser secretario, a lo que el espigado concejero se negó. Y minutos después, la vicepresidencia. Eso habla a las claras que las intenciones de Veglia son serias. Las de llegar a la presidencia.

¿Se resolverán los conflictos, oscuros intereses y egoísmos tras la Nochebuena? No se sabe. Ojalá que sí.

El rugby de Tucumán no merece mezquindades tan bajas sino gestos de grandeza.

 

Relacionados