“En ningún momentó dudé que se nos podía dar”

Lucas Santamarina fue fundamental en defensa y en ataque. Cumplió su sueño  de ser campeón.

Lucas Santamarina fue fundamental en defensa y en ataque. Cumplió su sueño de ser campeón.

Lucas Santamarina cumplió su sueño de ser campeón con Tucumán Rugby. Y se sacó la espina del año pasado pero no de perder el título sino de no poder ayudar desde adentro de la cancha. Esta vez lo hizo y de qué forma: dejó todo junto a sus compañeros para sumar un trofeo más a la vitrina Verdinegra.

Minuto 64. Máximo Zerda entra al campo de juego en la finalísima del torneo Regional NOA en cancha de Universitario para reemplazar a un exhausto Lucas Santamarina. Le cuesta respirar, le duele todo y sale aunque hubiera dado lo que no tenía para seguir adentro, peleándola hasta el final, hasta escuchar el silbato que los decretó campeones del torneo Héctor Gringo Odstrcil.

“Sabíamos que teníamos que dejar todo porque si no lo hacés, no ganas la final. Quizás no jugamos bien, a que entrenamos pero no doy más. Recién saltando en el festejo se me acalambraron las pantorrillas y sé que todos están igual…….Se dejó todo”, habla el wing forward que ya más tranquilo, recibe los saludos de los cientos de hinchas que poblaron Ojo de Agua.

“Esto es de todos… es del club, de la familia, de un montón de  gente que ni se la ve: managers, preparadores físicos, médicos, nadie sabe el laburo que ellos hacen. Dejan familia, mujeres, hijos,  todo para que nosotros estemos cómodos. Ni siquiera para que logremos esto (el título). Sino para que estemos cómodos y estemos bien. Por esa gente todo el equipo dejó hasta lo que no tenía y fue la clave” enuncia hasta el cansancio la entrega del equipo. Y no es para menos. Fueron 9 años esperando el grito de campeón y no se les daba.

“El partido fue un ida y vuelta en el que no estábamos cómodos. Cuando nos hacen el try del empate nos juntamos en el in goal y nos dijimos que teníamos que ganar la pulseada nosotros. Que no sea palo y palo. Ahí en el segundo tiempo entramos  bien, hicimos bien las cosas y logramos dos tries . Quizás nos relajamos un poco aunque ellos metieron un par de cambios que le dieron resultados” analizaba el golpe de efecto al inicio del segundo tiempo y la levantada de Universitario que puso a tres puntos.

“Nosotros queríamos ganar por uno, por dos, por cincuenta, por medio punto pero queríamos ganar. Yo al campeonato compartido no lo hubiera firmado ni en pedo porque la gloria la quiero para mí no para dos. La  gloria es de uno. Sabíamos que se podía dar pero salimos para que se nos dé a nosotros”, dijo sobre una pequeña pero anecdótica polémica sobre si firmaban el título compartido por el sólo hecho deser campeón.

“Para mí era una cuenta pendiente  jugar la final porque el año pasado no pude jugarla y la sufrí desde el costado. Me costó muchísimo. Esta semana pensé mucho en eso. En cómo lo sufrí desde afuera y este año tenía la posibilidad de hacer algo desde adentro de la cancha. Por suerte se me dio” añadió sobre su ausencia y lo que significó para él no poder jugar el año pasado el único partido que no supo resolver Tucumán Rugby quedándose con las manos vacías luego de un gran año.

Tuc Rugby Lawn TennisPor eso, luego del primer partido ante el mismo rival Lawn Tennis, muchos creyeron que el Verdinegro no tenía resto. “En ningún momento dudé que se nos podía dar. Este es un grupo que se viene preparando desde hace cinco años. Yo hace cuatro que estoy en el plantel superior y es un grupo espectacular. Pasamos por buenas y malas pero nunca dudas de tus compañeros cuando el grupo está bien. Hubo malos momentos porque se nos escaparon partidos pero lo supimos superar”, aclaró con respecto de dónde sacaron la fortaleza para recuperarse de esa primera caída.

Pero el domingo no fue un día más. Allá, en Inglaterra, estaba alguien especial para Lucas. José Santamarina, más conocido en el ambiente como El Cheto, su tío y la felicidad de saber que le está yendo bien en el staff de Los Pumas. “Qué alegría lo de Los Pumas!… Le envié un mensaje al Cheto  de felicidades porque me dio mucha alegría que ellos estén bien porque sé cuánto laburó él y Huevo (Hourcade) para estar donde están. El es como viejo para mí. Yo siempre digo que tengo dos papás… él es uno y el otro Mario, mi papá (se emociona…) Y siempre está. El volvió a ver rugby en el club por mí y por mi hermano. No iba porque estaba enojado con algunas personas. Y creo que esto es para toda esa gente, mi hermano que no está y se muere por disfrutar esto, para mi  viejo que me viene a ver todos los días, mi vieja, el Cheto… todos. Darles las gracias a él y a todos los que están acá al lado nuestro”, dijo.

Al consultársele si recibió llamados de Inglaterra dijo que “seguro debe estar contento por mí” pero por ahora, no hubo chat ni whatsup. Pero no es necesario. Los mensajes del Cheto los lleva grabado a fuego en el corazón.

TucumnRugby-CampenNOA2015-URT-T“Como dice él y yo estoy convencido que es así, hoy somos campeones y la alegría durará mucho tiempo. Pero mañana, para volver a ser campeones, le tenés que volver a ganar a todos de nuevo. Si mañana jugamos con el último y no ganamos, de qué te sirvió el título. La alegría dura muchísimo, mucho más que un día, pero sinceramente el campeonato es efímero. Dura sólo un día. Mañana hay que levantarse para trabajar y volver a ser campeón”, finalizó.