«El Seven es una fuente inagotable de destrezas»

Leonardo Gravano, a la izquierda juntoa Gómez Cora en Sydney, el último torneo donde fueron campeones de Plata.

Leonardo Gravano, a la izquierda junto a Gómez Cora en Sydney, el último torneo donde fueron campeones de Plata.

Quien lo dice, algo sabe. El tucumano Leonardo Gravano, está en la provincia y se hizo un alto para hablar con Rugby Tucumano sobre esta variante de juego reducido, sobre la actuación del equipo nacional que dirige junto a Santiago Gómez Cora y también sobre el torneo del Bicentenario, que se disputará en El Cadillal.

«Si me preguntan, respondo con seguridad que los juveniles deberían jugar más seguido al Seven porque les da destrezas increíbles para ayudarlos a resolver situaciones en el juego de 15», nos dice Leonardo Gravano que está colaborando a nivel nacional hace más de cinco años y ahora, junto a Santiago Gómez Cora, es el encargado de Los Pumas 7’s que juegan el Circuito Mundial.

– Qué buena producción que tuvieron estas últimas dos etapas con el plantel nacional de Seven, Leo…

– Sí, lo que pasó es que con Santiago (Gómez Cora) estuvimos trabajando el mismo grupo de jugadores desde agosto del año pasado. Y cuando podés trabajar un plantel, desarrollar un sistema y los jugadores se adaptan a lo que planteas, llegan los resultados. Sólo tenés que trabajar sobre los detalles. Estuvimos muy cerca de llegar a una final pero trajimos una de plata en el último torneo, que no es poco. Ahora, me preguntás si nos venimos conformes, te digo que no.

– ¿Por qué?

– Porque creemos que podemos llegar a más. Lo que pasa es que en el juego reducido, tenés mucha presión, jugás seis partidos a mil, con mucha dinámica, muchos desgaste físico y de la cabeza. Entonces, una decisión que tomés mal, puede resultar en try en contra. Fallás en el uno a uno, en el punto de contacto, y es try en contra. Entonces, es lo que debemos mejorar. Las potencias nos ganan en los detalles. Por ejemplo, ahora nos toca ir a Las Vegas, en los primeros días de marzo. Todavía no nos juntamos porque los chicos están con los planteles superiores de quince, lo que nos provoca un orgullo tremendo porque para eso trabajamos. Pero los equipos de otros países ya están trabajando para llegar en optimas condiciones físicas y mentales al próximo torneo.

Gravano con el plantel– Por qué creés que el juego reducido todavía no tiene un circuito nacional para lograr más adeptos… 

– Básicamente por la cantidad de jugadores, porque es cultural y también tiene que ver con la estructura. Sería fantástico que tengamos varios torneos de Seven y armar un circuito a final de temporada y que jueguen todos, absolutamente. No sólo los tres cuartos y algunos flaquitos tercera línea. El Seven te da herramientos que difícilmente pueda dártelas el juego de quince.

– Cómo cuáles…

– Por ejemplo que un primera línea sepa cómo atacar al espacio y no al bulto como está acostumbrado. No hay pick & go, entonces, el ataque es diferente. También le enseña la jugado cómo medir al contrario en defensa en espacios amplios. Cómo resolver los «momentos» (cuando rompés la defensa) y tenés dominio de pelota. No es sólo lo que vemos a los fijianos o samoanos de tirar la pelota para atrás como sea o con fajas, que es totalmente válido, sino que me refiero a otras virtudes técnicas.

– Y cómo ves que Tucumán tenga dos torneos seguidos…

– Es válido si realmente vamos a sacar cosas positivas. Lo hablo desde el juego. Siempre me gustó el Seven de Tafí del Valle y ahora, si puedo, me llegaré a ver el de El Cadillal. Tenemos que hacer ver a la dirigencia, a los entrenadores, que el Seven puede hacer crecer a los equipos. Es una fuente inagotable de destrezas.