El seleccionado “Naranja” con buen rumbo

Pasó el primer amistoso del seleccionado tucumano. Fue ante su par salteño y pese a la goleada se vio algunos puntos a corregir, con vistas al inicio del Torneo Argentino el 3 de marzo frente a Chile. Pero, también, hay que rescatar los puntos buenos que tuvo Tucumán en los 90 minutos.

La defensa: a lo largo de los tres tiempos de 30 minutos que se jugaron, fue el punto más alto que tuvo el equipo. En gran parte del partido, nunca falló el primer tackle. El apoyo de los forwards en primera instancia fue casi permanente y eso ayudó a darle continuidad al juego.

El Ataque: a la hora de crear juego, por momentos, Tucumán careció de ideas. Los medios scrum no estuvieron 100% precisos a la hora de soltar la pelota por los tres cuartos. Pero si se destaca una buena labor de los aperturas tucumanos. Tanto Federico Mentz como Martín Arregui tuvieron una buena labor a la hora de hacer jugar a los “flacos”.

Debutantes: durante los segundos 30 minutos se pudieron ver varios juveniles que debutaron con la casaca Naranja entregaron todo y se hicieron ver. Tuvieron una defensa aguerrida y sin fisuras y aprovecharon cada pelota recuperada para terminar en el in goal visitante.

Pasó el examen no oficial de la Selección Tucumana. Quedó demostrado que recambio y ganas hay. La cantera sigue intacta y el sueño de obtener otro Argentino ya está en marcha. A afinar el sonido, que la orquesta quiere tocar.