El futuro en un joven scrum

34El scrum sigue figurando entre los «debe» de Los Jaguares en lo que va de su primera excursión en el Super Rugby. La formación de Los Pumas que deslumbró en el ultimo Mundial aún no apareció pero mirándolo en perspectiva hay mucho futuro.
Desmenuzando la cuestión la edad madura de un primera línea esta después de los 27/28 años. De los titulares de hoy, el único que tiene esa edad es Agustín Creevy. El capitán es, inclusive, el segundo más grande del pack de fowards que jugó hoy ante Stormers. El ex-San Luis cumplió el pasado 15 de marzo los 31 años y está en su plenitud. Todo lo contrario para Santiago García Bota y Felipe Arregui (quien apenas disputo un puñado de partidos), con 23 y 21 años respectivamente.
En la segunda línea aparecieron Tomás Lavanini, con 23 años, y Matías Alemano, con 24. La tercera presentó dos jugadores que también son clase 90: Pablo Matera y Tomás Lavanini. El ex-Alumni está a dos meses de cumplir los 23 años. Por su parte el santiagueño Tomás Lezana cumplió 22 el pasado mes de febrero. Mucha juventud, mucho porvenir. El pack se cierra con Leonardo Senatore como el más experimentado con 31 años.
 Es decir que entre los ocho fowards dan un promedio de edad de poco más de 24 años, con varios jóvenes que recién comienzan a hacer sus primeras armas fuertes en el rugby de elite. Hay mucho por trabajar y bastante por corregir, pero con un futuro enorme y con una base que se sigue ampliando. No perdamos de vista que el verdadero objetivo sigue siendo Japón.
Fuente: El Intransigente