El equipo detrás del equipo

Los Pumitas lograron la clasificación al Mundial Juvenil con un gran trabajo del staff aceitando su juego. Pero para llegar, los tucumanos tuvieron otro equipo de fierro: su familia.

No es fácil formar jugadores para después elegirlos y armar un seleccionado. Eso tampoco te da garantías de que el equipo se consolide y logre los objetivos propuestos.

Los Pumitas, en el Mundial Juvenil de Santa Fe, hicieron ese proceso y se vió un gran equipo en la cancha, sólido, solidario y con talentos que se destacan. Sobre todo, los tucumanos.

Pero en lugar de conocer las virtudes técnicas y físicas de Thomas Gallo, Francisco Coria, Mariano Muntaner, Gonzalo García y Mateo Carreras, aquí queremos presentar el equipo que los apoyó siempre. Su familia.

El Gallo del que todos hablan

La clasificación con Francia era un dura prueba. Pero ahí apareció Thomas Gallo para abrir el camino de la victoria, con una corrida que quedó para la historia de los Campeonatos Mundiales.

«Ví sola el partido… llantos, gritos, rezos… Se me vinieron tantas cosas a la cabeza» arranca Fabiana Villarreal, mamá del jugador de Universitario.

«Están todos allá. Mi esposo Delfor Sebastián, mi otro hijo Matías, mi hija Delfina y mi sobrino… yo sólo me quedé por trabajo”, señaló.

“Thomas llega al club Universitario tras pasar por todos los deportes: fútbol, básquet, natación, kung fu…. Nos fuimos a vivir al barrio San Martín y a él le causaba intriga la pelota de rugby del tanque de agua. Me decía que quería jugar con la pelota que no era redonda. Y luego que la doctora me dijera que necesitaba hacer deporte porque era hiperactivo, comenzó rugby sin que ningún familiar antes haya jugado”, nos repasó su historia.

“Cuando hizo el try ante Francia, se me vinieron todos esos momentos a la cabeza. Cuando lo llevamos al club por primera vez, estaba fascinado. Y nunca dejó de jugar. Sólo cuando estuvo enfermo a los 12 años. Iba feliz a los entrenamientos, a jugar los domingos. Una señora, que toda su familia jugó al rugby, me dijo que cuando lo veía jugar a Thomas, se le venía a la mente Juan Manuel Hernández. Yo no tenía idea de quién era en esa época. Y que algún día me iba a acordar de ella. Y así fue… ja ja ja” contó emocionada.

El aprendiz de Creevy

«A mi hijo le pusieron Vaca pero no sé bien por qué… No sabés lo que me divertí este fin de semana con los amigos de mi hijo. Uno alquiló un traje de vaca y le pedían que se saque fotos con él. Increíble!!» nos contó María Fernanda Dumeni, mamá de Mariano Muntaner el jugador de Tucumán Rugby convocado a último momento para reemplazar al hooker XXX, lesionado.

“Mariano desde chico siempre tuvo facilidad para el deporte. Cuando el mayor, Martín, comienza a jugar en Tucumán Rugby (antes lo hacía en Lawn Tennis), Mariano se prende con 12 años. Siempre jugó de 6 y cuando entró al Pladar (después de salir campeón argentino con los Naranjitas en Santa Fe en el 2017) le dijeron que su futuro estaba como hooker. Salvando las diferencias, está haciendo el camino de Agustín Creevy. El 2018 se la pasó viajando. Fue a la gira a Uruguay con Los Pumitas pero quedó afuera del Mundial. Fue un golpe… durísimo. Enorme. Porque estaba en una etapa de aprendizaje. Apenas lo convocaron, decidí acompañarlo, como lo hice toda su vida deportiva. Llueva o truene, siempre a la par con ellos. Por eso -se emociona, mucho- estoy orgullosa de mi hijo, de la conducta que tiene, de cómo lo quieren en el club que me brindó todo y me contuvo en un momento difícil de mi vida, criando sola a los chicos… Sabés? Creo que el rugby salvó a mis hijos de muchas cosas. Y le estoy agradecida por eso», señaló.

En el nombre del hermano

El apellido Coria en el rugby tucumano es muy fuerte. Pero para los de Lince lo es más aún. Con pasado Pumita, Emiliano Coria le dejó su lugar a su hermano Francisco Coria Marchetti que se ganó un lugar de titular en este plantel 2019.

«Es un orgullo tremendo para Mi familia (nos escribe Emiliano, así, con mayúscula). Están todos contentos por lo que él está logrando como jugador. Fue una sorpresa para todos que se haya ganado la titularidad pero es el fruto de todo el esfuerzo que hizo. Nosotros lo vivimos de adentro desde que se quedó fuera del Argentino porque se cortó los ligamentos hasta hoy… que él llegue hasta aquí, es puro mérito suyo. El no paró un segundo y de a poco, se ganó su lugar en el equipo a pesar de ser un año menor. Este es un equipo que está lleno de jugadores que darán que hablar en los próximos años» nos comentó desde Santa Fe.

Los más viejos del grupo

Y no podemos dejar de hablar de los más experimentados, como Gonzalo García (con 3 mundiales) y Mateo Carreras (segundo mundial).

Para Gonzalo García padre «fue una tarde de mucha alegría (la del sábado). Los chicos salieron a dejar todo en la cancha y se vió reflejado en los resultados. Todos jugaron muy bien, pero para nosotros fue distinto….el try de un hijo, siempre se lo vive distinto, con el plus de haberle hecho al último campeón» nos dijo el ex hooker de Natación que fue campeón en 1995 y 1997.

«El esfuerzo es de él principalmente. Después, del resto de la familia. Nosotros tratamos de acompañar a nuestros hijos siempre, sus sueños….todos sueñan con llegar alguna vez a vestir esa camisa. El primer sueño de él fue jugar en la primera de su club, su otro sueño salir campeón con los Blancos. Los cumplió a los dos. Ahora está viviendo el sueño de haber llegado a una semi con Los Pumitas. Y nosotros, acompañándolo siempre en cada uno de ellos», aseguró.

Para Juan Carreras el esfuerzo se vivió día a día acompañando a su hijo en todas sus etapas y ahora está en Santa Fe. «Lo vivimos intensamente, con mucha alegría y como habíamos hablado días anteriores, estaban convencidos de ganarle a Francia. Jugaron un partidazo y Mateo, jugó un gran partido para el equipo. Después estuvo un rato en la tribuna con nosotros, vino a cenar al departamento que alquilé junto con los chicos de la 99 de Tarcos que vinieron a alentarlo. Estos chicos no tienen techo, son un grupo divino, se los ve juntos, disfrutando del juego y pueden pensar tranquilamente en un título», aseguró el papá de Mateo.

Hubo un trabajo invisible durante muchos años, un apoyo fundamental para que los chicos logren el carácter que hoy desmuestran con la camiseta de Los Pumitas. Por todo ese esfuerzo, por toda esa dedicación, ojalá se les pueda dar. Pero si así no sucediera, que no se preocupen.

Ellos ya ganaron.

Relacionados