El día que Los Pumas casi dan el zarpazo

AUCKLAND, 6 de octubre – En el estadio de Ferrocarril Oeste sufrían más de 30 mil almas, que una semana atrás habían visto un gran partido de Los Pumas frente a los All Blacks. Había sido derrota del seleccionado local por 33 a 20, en una gran actuación de los argentinos.

Siete días después Argentina hizo historia. Por primera –y única- vez Nueva Zelanda no se llevó la victoria, ya que aquel 2 de noviembre de 1985 el score terminó empatado en 21 puntos, en una inspirada tarde de Hugo Porta (autor de todos los tantos argentinos: 4 penales y 3 drops).

Tomás Petersen fue parte de esa épica hazaña en la historia del rugby argentino. El tercera línea de San Isidro Club jugó ese memorable match, y por estos días se acercó a Los Pumas, que volverán a reeditar la contienda el próximo domingo, por los cuartos de final de la Copa del Mundo.

“Fue justo un año donde el equipo andaba muy bien, teníamos un rendimiento muy parejo, le habíamos ganado a Francia (24 a 16, la primera vez en 17 años de enfrentamientos) y paradójicamente el recuerdo que todos tienen es el del empate en 21 puntos con los All Blacks, pero el que yo recuerdo como el mejor partido fue el que perdimos, no el que empatamos” dijo el aguerrido ala, reconocido por un tackle feroz, compañero en ese equipo de Fabián Turnes, actual entrenador asistente de Argentina.

No pudo ser

Los testigos de ese partido jamás olvidarán la última jugada del match, que terminó en knock on del octavo Puma, Ernesto Ure, cuando el scrum ingresaba al ingoal neocelandés. “Sí, pobre, porque muchos lo estigmatizaron con esa jugada, pero él era un gran jugador, con mucho despliegue, un gran manejo y sobre todo áspero, no te lo llevabas así nomás”, dijo Tomy sobre aquella jugada que hubiera decretado la única victoria en 17 enfrentamientos entre ambos países.

Petersen dejó aquel empate en el pasado y lo aseguró al decir que “no, no lo volví a ver muchas veces más. Son cosas que quedan ahí, lo ví un par de veces, porque me mandaron el video”.

Los Pumas habían perdido el primer tiempo por 18 a 9, recibiendo 4 tries en contra (dos de Kirwan, uno de Green y otro de Mexted, además de una conversión y un penal de Crowley). Pero en la segunda parte los envíos a los palos de Porta sellaron la igualdad.

“No sé si merecimos ganarlo, estuvimos muy cerca”, recordó Petersen y volvió a remarcar que “el partido que perdimos jugamos mejor y en este tuvimos suerte en el desarrollo del juego”.

El equipo más difícil

Sobre la experiencia de enfrentar a los neozelandeses, Petersen tiene conocimiento de causa. Además del mentado empate, Tomy los enfrentó tres veces más, perdió 18 a 9 en Dunedin y otra vez 15 a 6 en Wellington en la gira de 1979, y luego cayó 33 a 20, una semana antes del empate en 1985.

“Es tremendo enfrentarlos, porque levantás la vista y tenés una pared negra enfrente”, aseguró y luego amplió al decir que “es el equipo más difícil de enfrentar para nosotros. Los hemos enfrentado a todos y les hemos ganado a todos, excepto a los All Blacks”

Sobre el equipo anfitrión de la Copa del Mundo 2011, remarcó que “los All Blacks tienen esa mezcla de hacer lo difícil fácil, de resolver lo elemental, y después tienen un componente que para mí es fuertísimo, que es que son humildes, no se la creen. Nosotros jugamos con Georgia y nos la creímos y casi lo pagamos caro”.

Petersen habló de superar la barrera psicológica para vencer a un equipo al que nunca se le ganó al decir que “es algo innato, los grandes jugadores muchas veces son inconscientes, tienen esa locura, no saben lo que hacen o a lo que se enfrentan. Tal vez es algo ligado a la juventud. Hoy seguramente lo pensaría antes de enfrentar a los All Blacks, sin embargo estuve ahí cuando fui joven y dije ‘a estos los matamos’, hay que tener un poco de eso”

Incluso agregó que “hay que dejar de lado que sean los All Blacks o los Springboks, uno tiene que dejar lo mejor que pueda, esa es la diferencia. No decir que le voy a ganar a tal o cual, sino brindar lo máximo de uno y si le ganás le ganás y si perdés, perdés”

“Muchas veces depende de la confianza que tengas en vos mismo. Cuál es tu misión, ganar o entregar el 100 por 100, y si tu misión es entregar el 100 por 100, hacelo y el resto vendrá por añadidura. En esos casos uno se va tranquilo, porque dejó todo. Contra Inglaterra fue al revés, porque dejamos todo y ellos se llevaron el partido”, dijo el ala que jugó 30 test para Los Pumas entre 1978 y 1986, incluidos cinco test para Sudamérica XV.

Sobre el final, el hombre que le marcó un try a Australia en la victoria por 18 a 3 de 1983, en Brisbane, reconoció que “yo entiendo que en una Copa del Mundo de Rugby lo que importa es el resultado, la historia se acuerda del 21 a 21, pero no del 33 a 20, donde jugamos mejor”.

El encuentro se disputó en la cancha de Ferro, el árbitro fue el australiano Kerry Fitzgerald y la siguiente fue la síntesis del encuentro:

Los Pumas: B. Miguens; J. Lanza, D. Cuesta Silva, F. Turnes, P. Lanza; H. Porta (Cap.) y G. Holmgren; E. Ure, T. Petersen, J. Allen; G. Milano, E. Branca; F. Morel, A. Cubelli y D. Cash. Ingresó: Madero y Carossio

Nueva Zelanda: K. Crowley; J. Kirwan; V. Simpson, W. Taylor, C. Green; W. Smith y D. Loveridge; M. Mexted, J. Hobbs (c), M. Shaw; A. Haden, G. Whetton; B. McGrattan, H. Reid y S. McDowell.

Tantos en el primer tiempo: 11´ gol de Crowley por try-scrum (NZ); 13´, 24´ y 36´ penales de Porta (LP); 27´ y 29´ tries de Kirwan y Green (NZ).

Tantos en el segundo tiempo: 1´, 19´ y 21´ drops de Porta (LP); 27´ penal de Crowley (NZ); 36´ penal de Porta (LP)

 

Fuente: IRB